CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Fútbol

Christiane Endler, la portera que lidera a Chile en la Copa Mundial Femenina y abre las puertas a otras mujeres

Por Matias Grez

Paris, Francia (CNN) — Christiane Endler tartamudea y trata de encontrar las palabras. “Pucha”, dice, una expresión de conmoción muy chilena.

Teniendo en cuenta que hace apenas tres años Chile, el equipo nacional del que ellas es capitana, ni siquiera tenía un puesto en el ranking de la FIFA, la idea de que su equipo se enfrente contra Suecia el 11 de junio en la Copa del Mundo femenina aún es poco creíble.

Endler hará historia este martes contra unas oponentes mucho más experimentadas, que están 30 lugares por encima de las sudamericanas en el ranking mundial, como la primera mujer en ser la capitana de Chile en una Copa Mundial.

Christiane Endler, la portera de la selección femenina de Chile, liderará su equipo en el Mundial de Fútbol femenino en Francia.

“Es emocionante, estoy muy feliz”, le dijo a CNN desde París, la ciudad natal de su equipo de clubes, el Paris Saint-Germain femenino. “Para mí, lo más increíble es representar a Chile y esperamos hacerlo de la mejor manera posible”.

“Estamos muy emocionadas de que hagamos exactamente eso y muy emocionadas de vivir una primera Copa Mundial. Espero llegar (en Francia) en las mejores condiciones posibles. Nunca se sabe lo que puede pasar, pero estoy trabajando duro para representar bien a mi país”.

Chile se clasificó al Mundial de Francia 2019 con una victoria de 4-0 sobre Argentina, lo que le valió el segundo lugar en la Copa América Femenina de 2018, detrás de la fuerza dominante de Sudamérica, Brasil.

Era la primera vez que Chile organizaba la competencia y frente a una multitud de 18.200 personas en La Serena, una ciudad a 470 kilómetros al norte de Santiago, jugadoras y fanáticos celebraron el histórico logro de estas mujeres durante toda la noche.

“Fue muy emotivo”, recuerda Endler. “Los estadios nos apoyaron por completo todo el tiempo. Fue muy agradable haber estado allí y haber compartido esa experiencia con mis compañeros de equipo.

“Creo que todos recordarán esos momentos para siempre, fueron realmente encantadores”.

Christiane Endler celebra la clasificación de Chile a su primera Copa Mundial Femenina.

“Ni siquiera sabía que existía”

Mientras crecía, Endler nunca se atrevió a soñar que lograría tanto como futbolista.

Sus primeros recuerdos del fútbol son patear una pelota con su hermano mayor en el hogar de su infancia. Ella dice que él fue la mayor influencia para ser futbolista, inculcándole el amor por el deporte desde una edad temprana.

A pesar de su pasión, había pocas oportunidades, o ninguna, para que las niñas y las mujeres jugaran fútbol en Chile, dice Endler, y aún menos oportunidades para verlo.

“Nunca imaginé llegar tan lejos porque ni siquiera sabía que existían importantes (campeonatos) de fútbol femenino”, explica. “Que jugaran torneos importantes como la Liga de Campeones o las ligas domésticas profesionales en ese momento.

“En Chile nunca tuvimos una referencia en el fútbol femenino, alguien que se hubiera ido y hubiera probado suerte afuera. Se sabía muy poco, pero una vez que comenzó a crecer, vimos que existía esta realidad y que podíamos lograr cosas en el fútbol femenino”.

Fue solo cuando comenzó a asistir a una escuela secundaria alemana —el papá de Endler es alemán— que empezó a jugar correctamente al fútbol con cierta estructura y, como tenía talento, jugó como portera y como delantera.

Pero dada la falta de participantes en el fútbol femenino “solo podíamos jugar con los niños porque no había otra opción”, recuerda.

Endler finalmente decidió dedicarse a ser portera y en 2008 fue recompensada con un llamado para representar a Chile en la Copa Mundial Femenina Sub-20.

Chile jugó un amistoso el año pasado contra el país número 1 del ranking femenino, la selección de Estados Unidos.

El hecho de que el torneo se celebrara en su propio país solo aumentó su importancia. Para muchos en el país, esta fue la primera vez que estuvieron expuestos al fútbol femenino.

Y para las mujeres jóvenes que participaron, fue la primera vez que fueron tratadas como profesionales.

“Tuvimos una gran preparación, un año completo de capacitación y nos dedicamos exclusivamente a ese evento”, recuerda.

Endler tenía solo 17 años en ese momento y, aunque Chile no logró salir de la fase de grupos, aún así su equipo hizo historia.

“Fue increíble jugar en la primera Copa Mundial Femenina en la que Chile había competido, en cualquier grupo de edad”, dice. “En Chile, con el apoyo de tanta gente, los estadios siempre estuvieron llenos. Para mí, será una experiencia que nunca olvidaré y ha sido una de las mejores que he tenido en mi vida.

“Lo hice bien”, agrega con humildad. “Recibí muchos reconocimientos de diferentes partes y también me llamaron de una universidad en Estados Unidos para seguir jugando y estudiando al mismo tiempo”.

“En ese momento me di cuenta de que podía hacer una carrera a partir de esto y tal vez dedicarme a ser futbolista profesional y vivir de ello”, recuerda.

El mejor de España, el mejor de Francia

Solo tres años después, Endler ganó la Copa Libertadores, el equivalente sudamericano de la Liga de Campeones y el trofeo de clubes más prestigioso del continente, y se ubicó en el radar de algunos de los mejores clubes europeos.

En 2014 obtuvo un pase al Chelsea Ladies, pero una sucesión de lesiones obstaculizó su progreso y su capacidad para lograr un lugar en el primer equipo.

Después de solo una temporada en Londres, regresó a Chile con el exclub Colo-Colo, no solo para ganar algo de tiempo de juego sino también para redescubrir su pasión por un deporte del que había comenzado a enamorarse.

Pero su próximo paso a Europa sería el primer paso real en su camino para convertirse en una de las porteras más calificadas del mundo.

Jugando para el Valencia en la temporada 2016-2017, Endler ganó el trofeo de Zamora de España por ser la guardameta con el menor número de goles durante la temporada.

Le anotaron solo 11 goles en la campaña de 30 juegos y durante gran parte de la temporada el Valencia estuvo compitiendo en la cima de la liga con las potencias Atlético de Madrid y Barcelona.

“Para nosotros fue un logro para el club en general, no solo para mí”, dice ella. “Porque Valencia no era uno de los clubes más grandes y estábamos peleando en la parte superior de la mesa. Fue una gran temporada”.

Sus actuaciones después de solo una temporada convencieron al PSG Feminines de firmarla como parte del ambicioso nuevo proyecto del club para tratar de desafiar a las campeonas perennes, Lyon, no solo para la liga francesa sino también para la Liga de Campeones.

Christiane Endler juega para el PSG. En esta foto aparece durante los cuartos de final de la Champions League femenina contra el Chelsea. (Catherine Ivill/Getty Images)

En el primer año de Endler en París, el club ganó la Copa de Francia, el segundo título más importante en su historia, y esta temporada terminó en Lyon, llevando la carrera por el título al penúltimo día de la temporada.

Después de terminar segunda en la liga y llegar a las semifinales de la Liga de Campeones, la joven de 27 años fue elegida como la mejor portera en Francia por sus compañeros profesionales para coronar otra buena temporada en Europa.

“Me hace muy feliz”, dice ella. “Los votos provienen de las jugadoras y estoy feliz de que me reconozcan y me califiquen de esa manera. Te hace sentir que estás haciendo las cosas bien y que eres importante para el equipo. Es un gran premio”.

“Desafortunadamente, este año nosotras (PSG) no ganamos ningún título, pero creo que con el cambio de entrenador y con las nuevas jugadoras que son todas muy jóvenes, nos estamos adaptando y preparando para lograr buenas cosas el próximo año”, dice la chilena, refiriéndose a la cita del entrenador Olivier Echouafni en 2018. “Pero creo que en general, han sido dos años muy buenos”.

En el primer partido de la Copa Mundial que jugará Chile contra Suecia, Endler se enfrentará a su compañera de equipo PSG y buena amiga Hanna Glas. Ella admite que competir contra alguien que ha entrenado y con quien jugó toda la temporada será una experiencia inusual, pero aún así la está disfrutando.

“Tenemos chistes entre nosotras, pero todas estamos muy concentradas, preparándonos de la mejor manera para llegar a la Copa del Mundo en las mejores condiciones”, dice Endler.

“Tenemos una gran relación y es bueno enfrentar a personas con las que ya sabes que tienes una amistad”.

Christiane Endler encabezó a Chile al segundo lugar en la Copa América del año pasado.

Modelo a seguir

Habiendo logrado tanto en su carrera, Endler es muy consciente de su posición como un modelo de conducta y de lo importante que es para ella ser el punto de referencia para las niñas en Chile.

A finales de este año, abrirá su tercera escuela de fútbol femenino en el país y tiene visiones de abrir más en el futuro.

Aunque ya ha habido varias jugadoras talentosas que han llegado a las escuelas, la idea es simplemente darles a las niñas un lugar para jugar al fútbol en lugar de tratar de encontrar la próxima estrella del equipo nacional.

“La idea surgió porque vivía en Chile y, a pesar del hecho de que abrieron escuelas y que hoy hay lugares para practicar, pero no muchos, no había una escuela de fútbol que fuera 100% femenina”, explica.

“Sentimos la responsabilidad de ayudar a las niñas que vienen de más abajo [más pobres en la sociedad], que no tienen la oportunidad de jugar al fútbol y abrirles puertas con las escuelas y darle a mi país un buen nombre fuera de Chile. Me siento como una referencia y espero ser una referencia positiva para ellas”, añade.

“Se siente como si se abrieran puertas para que otras mujeres realicen sus sueños y no solo en el fútbol. Hay cosas que se pueden lograr con mucho trabajo y esfuerzo, y creo que podemos ayudar a muchas mujeres a cumplir sus sueños”.