CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Guerra comercial EE.UU.-China

Guerra comercial

¿Por qué New Balance se enemistó con Trump por los aranceles a China?

Por Katie Lobosco

(CNN) — New Balance, la empresa estadounidense de zapatillas, acogió con satisfacción la dura postura comercial del presidente Donald Trump en 2016, pero ahora el fabricante de calzado deportivo se opone firmemente a la última amenaza del presidente de ampliar los aranceles en China.

New Balance se jacta de que es la única compañía importante que hace más de cuatro millones de pares de zapatos deportivos al año en Estados Unidos. Tiene cinco fábricas de Nueva Inglaterra, y se espera que una más abra el próximo año. ¿La clave? Necesita importar partes componentes de China que ya no se fabrican en Estados Unidos.

“Los aranceles propuestos para el Tramo 4 pondrán en riesgo la salud financiera general de nuestra compañía, lo que a su vez limitará nuestra capacidad de mantener y reinvertir en nuestras fábricas estadounidenses”, se indica en una carta enviada por New Balance a la Oficina del Representante de Comercio de EE.UU. esta semana.

LEE: El “nivel sin precedentes” de la cooperación entre China y Rusia amenaza el dominio de Estados Unidos

Es solo un ejemplo de cuántas corporaciones estadounidenses han construido cadenas de suministro que abarcan todo el mundo y por qué las políticas comerciales proteccionistas de Trump no servirán para hacer que la manufactura regrese a Estados Unidos. Simplemente es demasiado difícil derrumbar a China sin perjudicar en el camino a las empresas, los trabajadores y los consumidores estadounidenses.

New Balance se unirá a un coro de oposición a una nueva ronda propuesta de aranceles sobre productos chinos en las audiencias de esta semana. Más de 300 ejecutivos de empresas y funcionarios de grupos comerciales están programados para declarar, desde industrias que van desde ropa y juguetes hasta pesca y fuegos artificiales.

Hasta ahora, New Balance se ha centrado en combatir los esfuerzos para abrir el comercio. La compañía luchó contra el acuerdo comercial de la Asociación Transpacífica, que habría eliminado los aranceles de los zapatos procedentes de Vietnam.

Finished New Balance sneakers waiting to be packaged and shipped.

Poco después de que se eligiera a Trump, el vicepresidente de asuntos públicos de la compañía, Matt LeBretton, dijo que “las cosas van a ir en la dirección correcta” con Trump como presidente, y agregó que la administración de Obama “hizo oídos sordos” a New Balance respecto a la Asociación Transpacífica.

Los comentarios provocaron una protesta inmediata, y algunos clientes quemaron sus zapatillas New Balance en protesta por los comentarios. Trump se retiró del acuerdo de libre comercio masivo como uno de sus primeros actos como presidente.

Ahora New Balance, que ha luchado contra las operaciones de falsificación en China durante años, dice que los aranceles de Trump, que Trump ha argumentado que harán que China acepte condiciones favorables en un nuevo acuerdo comercial, no ayudarán a los desafíos que enfrenta desde el exterior.

LEE: India está golpeando a Estados Unidos con más aranceles

“Los aranceles punitivos a las importaciones de componentes de calzado de China no promoverán estos importantes objetivos, sino que amenazarán nuestra capacidad de continuar fabricando e invirtiendo en nuestras fábricas de calzado en Estados Unidos”, se espera que Monica Gorman, vicepresidenta de cumplimiento global de New Balance, diga en la audiencia, según la carta enviada a la Oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos.

New Balance no respondió a las llamadas de CNN para esta historia.

Trump impuso una primera ronda de aranceles por 50.000 millones de dólares en productos fabricados en China hace casi un año, en medio de negociaciones para un acuerdo comercial más amplio que abordaría los problemas relacionados con el robo de propiedad intelectual y las transferencias forzadas de tecnología.

Pero los dos países aún tienen que llegar a un acuerdo y Trump continúa usando los aranceles como táctica de negociación. Puso un arancel del 10% en otros 200.000 millones de dólares a productos chinos en septiembre, y luego elevó la tasa a un 25% en mayo. Ahora está considerando imponer aranceles a 300.000 millones adicionales de productos de fabricación china, lo que efectivamente aplicaría un arancel a todas las importaciones procedentes de China.

La semana pasada, más de 600 compañías y asociaciones comerciales de la industria, entre ellas Walmart, Costco, Target, Gap, Levi Strauss y Foot Locker, escribieron a la Casa Blanca para instar a Trump a eliminar los impuestos sobre China y poner fin a la actual guerra comercial.

Los grupos de calzado dicen que los nuevos aranceles no traerán de vuelta a los proveedores de partes superiores (la parte alrededor de tu pie), suelas o inserciones. La industria del calzado de EE.UU. produce solo 25 millones de pares de zapatos al año, mientras que importa 2.500 millones de dólares, a pesar de los aranceles existentes sobre los zapatos y materiales de fabricación extranjera.

“No sucederá. Hemos tenido altas tasas de impuestos durante 90 años y la producción aún se mantuvo”, dijo Matt Priest, presidente y director ejecutivo de Footwear Distributors and Retailers of America, que se ha opuesto a las tarifas de Trump.