CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

La ciudadanía ya no será automática para los hijos de algunos militares estadounidenses que viven en el extranjero

Por Priscilla Alvarez, Geneva Sands, Ryan Browne

Washington (CNN) — La administración Trump implementó una política que pone más dificultades para que los hijos de ciudadanos estadounidenses naturalizados que nazcan en el exterior sean automáticamente ciudadanos de Estados Unidos, según una alerta de normativa publicada el miércoles por los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EE.UU.

La regla parece afectar principalmente a los hijos de ciudadanos estadounidenses naturalizados que sirven en las fuerzas armadas que no han vivido en EE.UU. durante un período de tiempo requerido, un número relativamente pequeño, estimado en aproximadamente 100 al año, según un funcionario del Departamento de Defensa.

No afecta a nadie nacido en Estados Unidos.

La ciudadanía estadounidense se puede adquirir de varias maneras, incluido el hecho de haber nacido en el país. Los niños nacidos en el extranjero pueden adquirir la ciudadanía a través de sus padres ciudadanos estadounidenses ya sea al nacer o antes de los 18 años.

Si bien la guía de política más reciente no impide a nadie ser elegible para la ciudadanía, parece limitar cómo los niños en el extranjero pueden obtenerla.

“El cambio de política explica que no consideraremos que los niños que viven en el extranjero con sus padres residan en Estados Unidos, incluso si sus padres son empleados del gobierno de Estados Unidos o miembros del servicio de Estados Unidos fuera de Estados Unidos, y como resultado, estos ya no se considerará para que los niños adquieran la ciudadanía automáticamente”, dijo un portavoz de USCIS, refiriéndose a una sección del código de inmigración sobre residencia.

“El Departamento de Defensa ha estado trabajando estrechamente con nuestros colegas del DHS / USCIS con respecto a los cambios recientes en las políticas y entiende que el impacto estimado de este cambio en particular es pequeño”, dijo un portavoz del Pentágono.

Un soldado de Estados Unidos saluda a la bandera de su país.

La política actualizada impacta directamente a los empleados del gobierno de EE.UU. y a los miembros del servicio, muchos de los cuales son asignados temporalmente a puestos en el extranjero por períodos prolongados. La política dice que los niños que viven en el extranjero con un padre que es un empleado del gobierno de EE.UU. o un miembro del servicio de EE.UU. no se considerarán “residentes en Estados Unidos con el propósito de adquirir la ciudadanía” en virtud de una sección de la ley de inmigración.

Anteriormente se hubiese considerado que sus hijos vivían dentro y fuera de Estados Unidos con el fin de obtener la ciudadanía. Al despojar a los niños de lo primero, la única forma en que pueden obtener la ciudadanía es a través de un padre que los solicite, mientras que antes hubiera sido automático siempre que cumplan con ciertos requisitos, dijo Cristóbal Ramón, analista de políticas senior en el Centro de Política Bipartidista.

USCIS dice que la política podría afectar a los hijos de residentes permanentes legales que se naturalizaron después del nacimiento de un niño.

La agencia citó conflictos con la definición de “residencia” en la ley de inmigración, así como conflictos con la orientación del Departamento de Estado, como motivo del cambio, de acuerdo con la orientación.

La orientación política generó confusión el miércoles entre las comunidades militares y diplomáticas.

“Obligar (a los miembros) a atravesar obstáculos burocráticos (sic) sin razón aparente, solo para naturalizar a sus hijos como ciudadanos estadounidenses, perjudica enormemente a las personas que han dedicado sus vidas a servir a su país”, dijo Eric Rubin, presidente de la Asocación de Servicio Exterior Estadounidense. “Francamente, es difícil de explicar y profundamente preocupante”.

“Los miembros militares ya tienen suficiente con lo que lidiar, y lo último que deberían hacer cuando están destacados en el extranjero es pasar por esto para asegurarse de que sus hijos sean ciudadanos estadounidenses”, dijo el director ejecutivo de la Asociación Militar Moderna de Estados Unidos, Andy Blevins. “Este cambio absurdo por parte de la administración Trump-Pence es realmente más allá de lo razonable, e instamos al Congreso a tomar medidas para garantizar que nuestras familias militares no sufran las consecuencias de una administración imprudente”.

Un oficial de la Marina también le dijo a CNN que la guía estaba inyectando un estrés grave entre los cónyuges militares. “Deberías ir a la página de Facebook de tu cónyuge y ver los efectos”, dijo el oficial a CNN.

Los abogados de inmigración también tuvieron problemas con el cambio.

“El hecho de que aquellos de nosotros que lidiamos con la ley de inmigración todo el tiempo podemos leer este memorando e inmediatamente señalar escenarios plausibles me lleva a creer que va a impactar a algunas personas. Impactar a una persona es demasiado”, dijo Martin Lester, presidente del Programa de Asistencia Militar de la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración, que brinda servicios de ley de inmigración a los miembros del servicio estadounidense.

La guía llega pocos días después de que el presidente Donald Trump dijo que estaba “seriamente” considerando terminar con la ciudadanía estadounidense. Sin embargo, el director interino del USCIS, Ken Cuccinelli, dijo en Twitter que la política “NO afecta la ciudadanía por derecho de nacimiento”.

El cambio de política entrará en vigencia el 29 de octubre.

Alex Marquardt, de CNN, contribuyó a este informe.