CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Lo que ‘Hustlers’ nos dice sobre la política de EE.UU. y el sueño americano

Por Análisis de Brandon Tensley

Washington (CNN) — El sueño americano, como la mayoría de nosotros pensamos hoy en día, puede estar sujeto a una variedad de interpretaciones.

En la mente del presidente Donald Trump, la noción de escribir su propio destino es algo así como un escenario de «Juegos del Hambre» sin restricciones: enfrentando a las personas, como los inmigrantes y los pobres, una contra la otra para desechar el mismo pedazo pequeño de pastel mientras los ricos disfrutan de su propia recompensa.

A la izquierda, Elizabeth Warren y Bernie Sanders buscan reimaginar radicalmente lo que un país estructuralmente desprovisto debe a sus más pobres. Este enfoque también es contradictorio: aparentemente toma de los ricos y da a los pobres. Pero es un correctivo anclado en el reconocimiento de que las cosas han sido manipuladas en gran medida a favor de unos pocos privilegiados desde el principio.

Es esta segunda visión más complicada del sueño americano que se refleja en recientes y llamativas piezas de cine y televisión.

El excelente drama criminal «Hustlers» de Lorene Scafaria sigue a un escuadrón de strippers de la ciudad de Nueva York que buscan mantenerse a flote después de que la recesión de 2008 redujera su cartera de grandes clientes de Wall Street. De otro lado, la mordaz comedia oscura de Showtime «On Becoming a God in Central Florida», ambientada a principios de la década de 1990, narra las hazañas del personaje de Kirsten Dunst mientras intenta desesperadamente evitar que su vida sea tragada por completo después de ser atrapada en la red de un marketing de esquema multinivel.

Ambas películas llegan en un momento de creciente precariedad económica: 6 de cada 10 estadounidenses creen que hay otra recesión en el horizonte, según una encuesta reciente de The Washington Post-ABC News. Y la Oficina del Censo de EE.UU. acaba de publicar datos que muestran que la desigualdad de ingresos en Estados Unidos está en su punto más alto desde que la agencia la ha estado rastreando.

publicidad

Las dos piezas también coinciden con el regreso de la temporada de ofrecimientos.

Pero a diferencia de algunas de las historias de estafa más centradas en la élite de hoy (Elizabeth Holmes y Theranos, Caroline Calloway y sus hilos de Instagram, el escándalo de admisión a las universidades), «Hustlers» y «On Becoming a God in Central Florida» arrojan luz sobre el espectro menos glamoroso del régimen de clase de Estados Unidos; sobre cómo la gente en la clase baja a veces estafa porque el sistema no era justo al inicio.

«Todo el país es un club de striptease», dice el personaje de Jennifer Lopez en «Hustlers». «Hay gente que tira el dinero y gente que baila».

¿Qué mejor manera de describir la relación cáustica en ocasiones entre los que tienen y los que no tienen en Estados Unidos o, en la lengua vernácula actual, entre el 1% y el 99%?

Pero en lugar de reducir sus historias a juegos de moralidad directa del bien contra el mal, tanto «Hustlers» como «On Becoming a God in Central Florida» fomentan la empatía por las timadoras al interrogar sus motivos sin dejarlos fuera de juego cuando las ambiciones salen mal.

«No volveré a ser pobre», dice el personaje de Dunst. Al igual que con el grupo de strippers de «Hustlers», el carácter de madre soltera de Dunst no está inicialmente alimentado por la codicia. Más bien, ella está luchando para pagar la enorme deuda que su difunto esposo ha dejado atrás.

Es crucial subrayar que ambas historias tienen mujeres en sus ejes centrales. Estos personajes son golpeados implacablemente por el sexismo, encajando con un patrón contemporáneo más amplio que investiga las persistentes consecuencias de esa discriminación.

«Desacreditar a las mujeres basándose únicamente en su género, acosarlas sexualmente y reducirlas a su capacidad reproductiva perdura hoy en día desde el patio de la escuela hasta la sala de reuniones, en parte porque esto era, en general, un comportamiento extendido, ubicuo y aceptado en los años 90», escribió la periodista Allison Yarrow en su libro de 2018, «90s Bitch: Media, Culture, and the Failed Promise of Gender Equality», («Perra de los 90: medios, cultura y la promesa fallida de igualdad de género», en español), que explora una década que» se suponía que era la era moderna».

Ambas obras van en contra de la versión antes mencionada de Trump del sueño americano. Iluminan la mano, a veces oculta, otras no, inclinando el otro lado más rico de la balanza mientras los que no tienen, bueno, se apresuran. (Como Sanders tuiteó recientemente: «La mayoría de las personas trabajan duro, dicen la verdad, pagan sus impuestos. Trump hace lo contrario»).

Que «Hustlers» y «On Becoming a God in Central Florida» confronten las formas cruzadas en que la economía y el género operan, a menudo en desventaja para las mujeres, es lo que las hace sentir vitales y frescas.

«Hay un tema de control que se extiende a lo largo de la película, y no quise aclarar nada sobre eso, quería que fuera muy clara», dijo Scafaria a Vulture sobre «Hustlers». «Cuándo lo tenemos, cuándo no lo tenemos. Incluso cuando tenemos el poder, no significa que tengamos el control».

Si bien ambas tramas pueden ser devastadoras en sus representaciones de lo injustas que son las instituciones de Estados Unidos, no están completamente desprovistas de esperanza. Eso es porque incluso cuando sospechas que las cosas en la pantalla no irán exactamente de acuerdo con los planes de los personajes, aún detectas el poder en el hecho de que estas mujeres están resistiendo, aunque sea brevemente, un sistema que no fue creado pensando en ellas.