CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Música

Eminem fue demasiado lejos

Por Holly Thomas

Nota del editor: Holly Thomas es escritora y editora con sede en Londres. Ella tuitea en @HolstaT. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente las del autor.

(CNN) — Uno pensaría que, después de casi un cuarto de siglo, Eminem podría haber tenido suficiente controversia. Pero si sus últimas letras son una señal, su apetito por el escándalo sigue insatisfecho.

En una nueva canción de su álbum sorpresa “Music to Be Murdered By”, el rapero de 47 años apunta al ataque terrorista de 2017 en el Manchester Arena. La letra de “Unccommodating” incluye la frase: “Pero estoy contemplando gritar ‘bombas lejos’ en el juego como si estuviera afuera de un concierto de Ariana Grande esperando” (“But I’m contemplating yelling ‘bombs away’ on the game like I’m outside of an Ariana Grande concert waiting”).

La madre de Charlotte Hodgson, una adolescente que murió en el ataque de Manchester, calificó la canción de “asquerosa” e “irrespetuosa”.

Es poco probable que esta reacción sea una sorpresa para Eminem, para quien rapear desde la perspectiva de los asesinos atroces parece ser una presunción favorita, desde su icónico “Stan” (2000) al “Murder Murder” (1997) hasta “Kamikaze” (2018). Pero debe preguntarse si su punto, que parece ser uno en que “no son perturbadores los asesinatos”, con demasiada frecuencia se hace a expensas de las víctimas, en lugar de los perpetradores.

Solo en “Music To Be Murdered By”, Eminem se compara con los asesinos en serie Richard Ramirez (conocido como Night Stalker), Albert DeSalvo (conocido como Boston Strangler) y Charles Manson. También agrega una buena dosis de otra de sus marcas artísticas: el odio pugnaz hacia las mujeres, además de algunas referencias anticuadas de la cultura pop.

La intención de Eminem con el sencillo principal del álbum “Darkness”, que se centra en el tiroteo de Las Vegas en 2017, parece ser buena. La entrega es extraordinaria. Su letra: “Dedo en el gatillo, pero soy propietario con licencia / Sin convicciones previas, así qué pérdida, el cielo es el límite / Mis suministros son infinitos, atados como si fuera un soldado”, hace un comentario discordante sobre la facilidad con la que las personas pueden obtener armas de fuego en Estados Unidos.

Pero la cargada previsibilidad de la narración que exhibe “Darkness”, como de costumbre, interpretada desde la perspectiva de un atroz tirador, interpretado, en parte, por Eminem en el video musical, puede hacer que el oyente apague.

El truco inertido de Eminem también hace algunas suposiciones arriesgadas cuando, como es el caso de “Darkness”, la cuestión de la salud mental se incluye en la mezcla. Él critica que el tirador no muestra “signos de enfermedad mental”, pero el coro, que muestra “The Sound of Silence” de Simon y Garfunkel, resuena con soledad y sugiere que el tirador está sufriendo.

Es cierto que muchas personas tienen problemas ocultos de salud mental, pero trazar una línea directa entre las personas que están enfermas y las personas que asesinan, particularmente en un caso donde el motivo del tirador sigue siendo oficialmente desconocido, hace suposiciones potencialmente estigmatizantes sobre la enfermedad mental.

Y luego, por supuesto, está la misoginia.

La referencia rancia de “Unaccommodating” a un acto en particular en el video sexual de Kim Kardashian, que se filtró en 2007, es solo otro riff en una línea que ha estado repitiendo durante 20 años. Mire su referencia a Christina Aguilera en “The Real Slim Shady”, que se lanzó hace casi dos décadas. La broma es la misma, y siempre sobre la mujer. Como incluso una mirada superficial a su catálogo posterior le dirá, está lejos de ser su más grotesca.

“Kim”, de su LP de 2000 “Marshall Mathers”, describe el asesinato ficticio de la exesposa de Eminem. Es una fantasía de violencia doméstica perfectamente ejecutada, expertamente compuesta y realzada por la ira masculina aguda. La continuación, “’97 Bonnie and Clyde”, detalla a Eminem desechando el cuerpo de Kim, acompañado por su pequeña hija Hayley.

Ambas son emblemáticas de un tema común en sus primeros álbumes: tributos amorosos a Hayley, junto con literalmente docenas de canciones que describen actos de odio hacia las mujeres. Es una especie de disonancia emocional familiar para las mujeres en todas partes. Implica: esta mujer está bien, porque de alguna manera la hice. Pero el resto de ustedes es un juego justo. (Eminem ofreció una modesta disculpa a su exesposa en su álbum de 2017).

Ha habido una letanía de artículos en los últimos años que detallan ejemplos de las primeras letras de Eminem que nunca volarían si las lanzara ahora. Parecía haber entendido parcialmente el memorando sobre la homofobia. O, al menos, entendió el mensaje de que los insultos homofóbicos ya no son aprobados.

En una entrevista de 2018 con Sway, Eminem admitió que lamentaba el uso de la palabra f- en referencia a Tyler the Creator en su álbum “Kamikaze”, diciendo que era “demasiado” y que se dio cuenta de que estaba “lastimando a muchas otras personas al decirlo”. Pero no parece haber extendido esa empatía a muchos otros.

A lo largo de “Music to Be Murdered By”, lo físico y la habilidad de Eminem para rapear rap sigue siendo formidable. Pero el efecto es hacer que el oyente sienta nostalgia por un momento en que su oscuro alter ego aún podría haber brillado. Su escandaloso talento, sin mencionar una buena dosis de privilegio blanco en un escenario históricamente negro, ha visto a Eminem salir con más que la mayoría en la industria de la música.

Más de dos décadas después, su truco “en la cabeza del malo” ya no es subversivo. Su objetivo podría ser exponer la verdad de cuán retorcida puede ser la mente de una persona. Pero ahora, se siente como si estuviera agotado en todos los ángulos.