CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Alimentos

Los precios de los alimentos se disparan en EE.UU. Estos productos ahora son más caros

Por David Goldman

(CNN Business) — Si eres un lector leal de CNN tal vez has visto un titular más temprano que decía «Los precios están cayendo a un ritmo alarmante«. O uno que afirmaba que los precios de los productores cayeron un monto récord.

Eso probablemente te resulta extraño. Y por una buena razón: cada vez que vas al supermercado, ese número al final del recibo se hace más grande.

Las dos cosas son verdad. Los precios están cayendo en casi todas las categorías: ropa, hoteles, automóviles, seguros de automóviles y billetes de avión cayeron por el piso a medida que la gente se quedaba en casa. Todo el mundo sabe que los precios de la gasolina están mucho más baratos.

Pero los precios de los supermercados se están disparando. En conjunto, el costo de los alimentos aumentó un 2,6% en abril, incluyendo los ajustes estacionales. Se trata de la mayor suba de un mes a otro desde 1974, según la Oficina de Estadísticas Laborales.

Los precios en el supermercado están subiendo de manera pronunciada porque el coronavirus afectó la cadena de suministro de alimentos: cuando los restaurantes cerraron, los estadounidenses empezaron a cocinar en casa y la demanda de alimentos se disparó. Pero los productores de alimentos y los agricultores no tenían la capacidad de trasladar rápidamente sus entregas a las tiendas de comestibles. Las cadenas de suministro son bestias supercomplejas.

El desequilibrio entre la oferta y la demanda se disparó aún más cuando empleados de plantas procesadoras de carne comenzaron a contagiarse de coronavirus. Eso creó su propio atraso, los productores debieron cerrar plantas en todo el país y ahora Estados Unidos enfrenta cierta escasez de carne.

Hay otro factor que no ayuda a mantener la cuenta del supermercado bajo control: los clientes en pánico que compran mucha comida que no necesitan comer inmediatamente. Algunas tiendas están poniendo límites a las compras para evitar que los productos se agoten. Otras están subiendo los precios para racionar ciertos artículos, y algunas están trasladando a los consumidores finales el aumento de los costos de sus proveedores.

Compras de pánico arrasan estantes en Miami 2:01

Es economía básica: el suministro de alimentos se reduce y la demanda es alta. Eso hace que los precios suban.

No hay mucha forma de escapar.

Desayuno

¿Piensas en preparar un omelette antes de empezar la jornada de trabajo desde el sillón? Te va a costar. El precio de los huevos subió un 16,1% en el mes pasado.

Elegir un desayuno sencillo y pasarte a los cereales no ayudará. El costo de los cereales para desayunar aumentó un 1,5%. También están más caras la leche, el pan y el jugo, que subieron 1,5%, 3,7% y 3,8% respectivamente.

Darte un gusto también se volvió más caro. Los precios de los donuts aumentaron un 5% en abril y los muffins están un 4,7% más caros.

¿Café para tu paseo matutino al estudio? Los precios del café tostado subieron un 1,2% y el café instantáneo un 2,5%.

Almuerzo

¿Tal vez quieras sopa para el almuerzo? Te costará un 2,6% más.

¿Regalarte un refresco para mediodía? Los precios de las bebidas gaseosas subieron un 4,5%. ¿Quizás una galleta para poner un poco de azúcar en el cuerpo? Las galletas costaban un 5,1% más en abril que en marzo.

Ok, mantengamos el almuerzo saludable. ¿Qué tal un poco de fruta? Los precios de las frutas crecieron un 1,5%, liderados por las manzanas (4,9%) y las naranjas (5,6%). La categoría de cítricos aumentó un 4,3%.

Cena

Los precios de la carne aumentaron un 3,3%. ¿Así que tal vez quieras probar algo diferente? La carne de cerdo cuesta un 3% más. El pollo subió un 5,8%. El pescado fresco subió un 4,2%. Y si quieres asar a la parrilla, los perritos calientes están un 5,7% más caros.

Las noticias no son mucho mejores incluso si intentas mantenerte sano. Las verduras subieron un 1,5% y los precios de las verduras enlatadas se dispararon un 3,6%.

Alimentar a tu bebé también se volvió más caro. Los precios de los alimentos para bebés subieron un 2,7%.

Algunas buenas noticias

No hay mucho alivio fuera. Pero si buscas precios de alimentos que están bajando, tienes algunas opciones.

Los precios del jamón cayeron un 1,7% y las salchichas para el desayuno un 0,3%. La mantequilla bajó un 1,3% y las ensaladas preparadas cayeron un 3,6%. Las magdalenas frescas cayeron un 2,3% y los tomates un 1,4%.