CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Finanzas Personales

Los precios al consumidor están cayendo a un ritmo alarmante en Estados Unidos en medio de la crisis por coronavirus

Por Anneken Tappe

(CNN Business) — Los precios están cayendo en Estados Unidos a medida que el bloqueo del coronavirus se prolonga y la gente gasta menos.

Los precios al consumidor en Estados Unidos disminuyeron por segundo mes consecutivo en abril, informó la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS por sus siglas en inglés) este martes. Los precios cayeron un 0,8% sobre una base desestacionalizada en abril, marcando la mayor caída desde diciembre de 2008.

Esa es una caída alarmante, arrastrada principalmente por la caída de los precios de la gasolina y la energía. Pero excluyendo los precios volátiles de los alimentos y la energía, que cayeron aún un 0,4%. Esa es la mayor caída mensual en el llamado índice de precios al consumidor básico desde que el BLS comenzó a rastrear los datos en 1957.

Latinos en EE.UU.: Perdimos ahorros y negocios por covid-19 3:38

La caída de los precios puede parecer algo bueno, pero los economistas coinciden en que la deflación, lo opuesto a la inflación, sería una muy mala noticia.

Cuando los precios caen porque las personas no están comprando cosas, los fabricantes a veces no pueden cobrar lo suficiente para fabricar el producto que están tratando de vender. Eso significa que dejarán de fabricar esos productos y despedirán a los trabajadores. Eso puede iniciar un círculo vicioso en el que la demanda sigue cayendo a medida que más personas pierden sus empleos.

La deflación aún no está en marcha en EE.UU.: los precios han aumentado un 0,3% en los últimos 12 meses. Pero si las órdenes de confinamiento continúan hundiendo a la economía en una recesión masiva, los precios más bajos podrían exacerbar el daño.

El sorprendente descenso del petróleo

El impacto del derrumbe del petróleo de EE.UU. 2:17

El colapso de los precios del gas fue provocado por una crisis de la demanda en el mercado del petróleo, combinada con un momento inoportuno para una gran guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia.

El mercado petrolero está luchando con la disminución de la demanda a medida que las personas cancelan sus planes de viaje, trabajan desde casa o pierden sus empleos. Sin embargo, las compañías petroleras continuaron produciendo, mientras que la capacidad limitada de almacenamiento de barriles de petróleo arrastró el precio de un contrato de futuros de petróleo a territorio negativo el mes pasado.

Los estadounidenses sintieron el efecto en las estaciones de servicio, pues el índice de precios de la gasolina del BLS se desplomó un 20,6% en abril. El índice general de energía cayó un 10,1%.

Los precios de la ropa, los automóviles y los pasajes aéreos también cayeron

A pesar de que la caída de los precios de la energía representó la mayoría de los precios en caída del mes pasado, no fue la única área donde los precios cayeron.

Los precios de la ropa, los seguros de automóviles, las tarifas aéreas y los alojamientos vacacionales ayudaron a reducir el índice general a medida que la demanda de estos bienes y servicios desapareció.

Como la mayoría de Estados Unidos continúa bajo cierto grado de restricciones y bloqueos, la cantidad de gastos en vacaciones y muchos artículos discrecionales se ha reducido. Los economistas temen que este tipo de gasto pueda tomar tiempo para recuperarse ya que los consumidores se mantienen cautelosos incluso después de que las restricciones se levanten.

Los precios de los alimentos y de alquiler se disparan

Mientras tanto, los precios de los alimentos subieron más, y la categoría de alimentos en el hogar registró su mayor aumento desde febrero de 1974, con un aumento del 2,6%.

La economía de EE.UU. se contrae 4,8%

El índice de precios de los huevos subió más del 16%, el mayor aumento para cualquier artículo alimenticio.

Los alquileres y los costos médicos también aumentaron ligeramente.

Los economistas esperaban que la crisis del coronavirus tuviera un efecto deflacionario en gran medida. Los datos de abril son prueba de ello. Esas son malas noticias para los encargados de formular políticas en la Reserva Federal (Fed), a quienes les gusta mantener la inflación en torno al 2%, ampliamente aceptado como el equilibrio ideal para la economía de Estados Unidos.

«Incluso cuando la economía se reabre, la inflación subyacente probablemente se sitúe por debajo del 1% en el próximo año debido al alto desempleo y los bajos precios de los productos básicos», dijo Sal Guatieri, Economista Senior de BMO.

La Fed ha desatado un enorme paquete de estímulo de política monetaria para estabilizar los mercados y ayudar a la economía a superar esta crisis.

Normalmente, se espera que una acción monetaria como esa aumente la inflación. Pero el economista en jefe de Oxford Economics, Gregory Daco, dijo que dada la dirección en que se dirigen los precios, «un aumento en la inflación es la menor de nuestras preocupaciones».