CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

Elecciones al Senado 2020: 9 cosas a tener en cuenta de esta contienda

Por Alex Rogers

(CNN) — Después de seis años de gobierno republicano, el Senado podría cambiar.

A estas alturas, las razones están claras.

La mayoría del país nunca aprobó al presidente Donald Trump, o su manejo de su principal crisis por la pandemia de coronavirus, que obligó a cerrar negocios y se ha cobrado la vida de más de más de 230.000 personas en Estados Unidos.

Los candidatos demócratas apostaron a que proteger y ampliar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, que puso fin al control del Senado por parte de su partido en 2014, sería su camino de regreso al poder.

Y los senadores republicanos advirtieron que su pérdida conduciría al socialismo, a pesar de que los estadounidenses desean cada vez más que el gobierno haga más para abordar los problemas del país, según Pew Research, y el exvicepresidente Joe Biden, el epítome del establecimiento, se apoderó del Partido Demócrata.

publicidad

Los republicanos controlan 53 escaños en el Senado. Los demócratas necesitan obtener una ganancia neta de tres, y la Casa Blanca, para recuperar la cámara.

Al menos una docena de escaños republicanos en el Senado están ahora en riesgo, incluidos dos en estados azules (Maine y Colorado) y 10 en estados que Trump ganó en 2016: Arizona, Georgia, Iowa, Montana, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Alaska, Kansas y Texas (Georgia tiene dos carreras por el Senado). Los demócratas están defendiendo solo dos escaños, en Alabama y Michigan, en contiendas competitivas.

Los republicanos esperan que un repunte económico y la confirmación tardía de la jueza de la Corte Suprema Amy Coney Barrett recuerden a los votantes por qué ponen al Partido Republicano a cargo y salvan a la mayoría del Senado.

Pero hay una serie de otros factores que podrían determinar el control futuro del Senado. Aquí hay nueve cosas que ver esta noche.

Dixville Notch ya conoce a su candidato más votado 0:53

1. ¿Concidirán los resultados del Senado y la presidencia perfectamente como lo hicieron en 2016?

El ciclo electoral de 2016 fue el primero en el que todos los estados votaron por el mismo partido tanto en la carrera presidencial como en la del Senado.

Si ese es el caso nuevamente en 2020, entonces los republicanos deberían beneficiarse, ya que muchas de las contiendas competitivas del Senado están en estados rojos.

La senadora republicana de Maine Susan Collins y el senador republicano de Colorado Cory Gardner perderían sus escaños, pero el candidato republicano Tommy Tuberville derrotaría al senador demócrata de Alabama Doug Jones. El resultado del Senado vendría entonces determinado por qué tan bien lo haga Trump en estados cerrados como Carolina del Norte, Iowa, Arizona, Georgia e incluso Texas.

El margen de la carrera presidencial se corta en ambos sentidos. Será crucial en estados como Michigan y Minnesota, donde se espera que Trump pierda, y también en otros como Montana y Carolina del Sur, donde el presidente debería ganar fácilmente.

John James, un empresario republicano que voló helicópteros del ejército en la guerra de Irak, está tratando de derrocar al senador demócrata de Michigan Gary Peters y convertirse en el primer senador negro del estado. Si bien James ha criticado al presidente por recortar los fondos de los Grandes Lagos y llamar a algunos países africanos «mierdas», los demócratas han tratado de atar a Trump a su alrededor, señalando que dijo que apoyaba la agenda de Trump en un «2000%» en 2018. Aún así, James y otros republicanos candidatos en contiendas reñidas, incluidos el senador de Georgia David Perdue y el senador de Carolina del Norte Thom Tillis, han hecho campaña con Trump en los últimos meses de la contienda, entendiendo que la base del partido lo ama.

Collins, la última miembro republicana del Congreso en Nueva Inglaterra, ha puesto más distancia entre ella y el presidente, negándose a decir si votará por él. Collins, la única republicana que se opuso a la confirmación de Barrett, no asistió a un mitin reciente en su estado con el vicepresidente Mike Pence. Algunas encuestas muestran que su estado está recompensando la marca única de Collins, con Trump perdiendo fácilmente Maine pero el senador codo con codo con la candidata demócrata Sara Gideon.

¿Qué estados podrían definir las elecciones en EE.UU.? 1:17

Algunos demócratas en los estados ganados por Trump han evitado confrontar al presidente, incluido el gobernador de Montana Steve Bullock, quien se postuló para la nominación demócrata para enfrentarse a Trump, pero ahora se postula contra el senador republicano Steve Daines en una plataforma centrada en la atención médica. Pero los republicanos han intentado vincular a Bullock con Biden, el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. En una manifestación de Halloween en Montana, Donald Trump Jr. dijo que Bullock y otros candidatos demócratas de Montana están «disfrazados como si no fueran liberales radicales todos los días del año».

El país se ha vuelto cada vez más partidista y es raro que se vote en forma dividida. Solo el 4% de los votantes registrados dicen que apoyarán a Trump o Biden y a un candidato al Senado del partido contrario, según el Pew Research Center. Desde 2012, el 88% de los 139 candidatos al Senado pertenecían al mismo partido que ganó las elecciones presidenciales más recientes del estado.

2. ¿Habrá un espejismo rojo o azul el día de las elecciones?

La pandemia ha cambiado fundamentalmente la forma en que la gente vota y cuenta las papeletas. En Texas, donde el senador John Cornyn se enfrenta al candidato demócrata MJ Hegar, más de 9,7 millones de personas ya han votado, más que el total del estado de la Estrella Solitaria en 2016, según la empresa de datos Catalist, una empresa que proporciona datos, análisis y otros servicios a los demócratas, académicos y organizaciones de defensa de problemas sin fines de lucro. En Carolina del Norte, donde el senador republicano Thom Tillis enfrenta una dura carrera contra el demócrata Cal Cunningham, más de 4,5 millones de personas ya han votado, solo unas 200.000 menos que el total del estado de Tar Heel en 2016.

Ambos estados podrían ver un supuesto «espejismo azul» porque los estados comenzaron a procesar las boletas por correo antes del día de las elecciones, y los primeros resultados que se harán públicos incluirán votaciones anticipadas, que favorecen a los demócratas.

Lo contrario, un «espejismo rojo», podría ocurrir en Michigan, donde el senador demócrata Gary Peters se enfrenta al candidato republicano John James, y en Minnesota, donde la senadora demócrata Tina Smith se enfrenta al exrepresentante republicano Jason Lewis, a medida que se cuentan las papeletas de voto ausente. tarde el martes por la noche.

3. ¿Las elecciones al Senado de Georgia llegarán a una segunda vuelta?

Perdue y el otro senador republicano de Georgia, Kelly Loeffler, se enfrentan a elecciones en 2020.

Perdue, quien ganó su escaño por primera vez en 2014, enfrenta la reelección contra el demócrata Jon Ossoff y el candidato libertario Shane Hazel. Si ningún candidato obtiene más del 50% el día de las elecciones, los dos que más votos obtengan competirán en una segunda vuelta el 5 de enero.

Si bien eso podría suceder en la carrera de Perdue, es «casi absolutamente seguro» que ocurrirá una segunda vuelta en Loeffler’s, según al Dr. Charles Bullock, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Georgia.

A fines del año pasado, el gobernador de Georgia Brian Kemp nombró a Loeffler para reemplazar al senador Johnny Isakson, quien renunció por problemas de salud. El ganador de la elección especial servirá hasta 2022, cuando finalice el mandato de Isakson. El formato cuerpo a cuerpo es inusual, con todos los candidatos, independientemente del partido, reunidos en la carrera. Loeffler se enfrenta a 20 candidatos, incluidos el representante republicano Doug Collins y el demócrata Raphael Warnock, pastor principal de la Iglesia Bautista Ebenezer en Atlanta.

Bullock dijo que los republicanos en Georgia han sido mejores que los demócratas en la participación de sus votantes durante las elecciones de segunda vuelta, y señaló que en 2008, la caída de votantes fue más dramática entre los votantes negros que entre los blancos, lo que ayudó al entonces senador republicano Saxby Chambliss a derrotar El demócrata Jim Martin.

«Lo que podría cambiar sería tener al reverendo Warnock, un afroamericano, en la segunda vuelta», dijo Bullock.

Loeffler y Collins se han atacado brutalmente durante meses, entregando directamente sus mensajes a los votantes más conservadores, dejando a Warnock una oportunidad para atraer tanto a demócratas como a independientes. Sin embargo, ninguno de los candidatos republicanos ha expresado dudas sobre su carrera hacia la derecha.

«No tengo que moverme a ningún lado en esta carrera», dijo Collins recientemente a CNN. «Georgia es un estado conservador y siempre lo ha sido».

¿Peligra la democracia en EE.UU.? Demócrata y republicana responden 4:02

4. ¿La votación por orden de preferencia perjudicará a la senadora de Maine Susan Collins?

La carrera de reelección de la senadora de Maine Susan Collins contra la demócrata Sara Gideon podría decidir qué partido gana el Senado. Pero a los republicanos les preocupa que el sistema de votación por clasificación del estado pueda perjudicar a Collins, ya que dos candidatos de terceros, Max Linn y Lisa Savage, también están en la boleta.

En Maine, un candidato no solo necesita obtener más votos que el otro candidato, sino al menos el 50% de los votos. Si ningún candidato obtiene la mayoría, las elecciones al Senado de Maine se vuelven más complicadas.

El estado de Pine Tree permite a los votantes clasificar a los candidatos en orden de preferencia en la boleta. Los votantes pueden seleccionar una primera opción, una segunda opción, una tercera opción, una cuarta opción, etc.

Si ningún candidato al Senado recibe la mayoría de los votos este año, entonces el candidato en cuarto lugar será eliminado, y sus votos se reasignarán a los otros candidatos en función de quiénes ocuparon el segundo lugar. Si ningún candidato alcanza el 50%, se volverán a aplicar los votos del candidato del tercer lugar a los dos candidatos principales, de nuevo en función de si clasificaron otras preferencias y cómo lo hicieron.

Si la carrera se convierte en una segunda ronda de votaciones, Collins podría sufrir. Una encuesta de septiembre de The New York Times / Siena College mostró que Gideon tenía una ventaja sobre Collins, pero no alcanzaba el 50%. Savage, una candidata del Partido Independiente Verde de Maine que se postula a la izquierda de Gideon en una plataforma pro-Medicare para Todos y pro-Green New Deal, está instando a sus partidarios a ubicar al demócrata en segundo lugar. Eso podría resultar fundamental si ningún candidato alcanza inicialmente la mayoría.

Cuando se inician las rondas de tabulación de votaciones por clasificación, se envían mensajeros por todo el estado para recolectar las boletas o dispositivos de memoria reales y llevarlos a un lugar seguro en Augusta, la capital del estado. Allí, los tabuladores de alta velocidad procesan las papeletas y se cargan los dispositivos de memoria. Luego, se utiliza una computadora segura para determinar los resultados aplicando las reglas de votación por clasificación.

El proceso puede tardar entre una y dos semanas en completarse, por lo que si ningún candidato gana el 3 de noviembre, el ganador no estará claro en la noche de las elecciones.

En 2018, el demócrata Jared Golden derrotó al representante republicano Bruce Poliquin en una carrera por la Cámara de Representantes de Maine a pesar de que Poliquin lideró en la primera ronda de votaciones. Golden fue anunciado el ganador nueve días después del día de las elecciones.

«Es poco probable que algún candidato obtenga la mayoría de los votos en la primera ronda de votación», dijo Mark Brewer, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Maine. «Si la elección de clasificación es necesaria, causará absolutamente un retraso en la determinación del ganador de la carrera».

5. ¿Hundirá un escándalo sexual a un demócrata en Carolina del Norte?

Aproximadamente un mes antes del día de las elecciones, los mensajes de texto y los informes que detallan la supuesta relación extramarital del candidato demócrata al Senado Cal Cunningham este verano socavaron la imagen que creó cuidadosamente como un hombre íntegro que sirve en la Reserva del Ejército. Pero aunque los votantes lo desaprobaron, él todavía tiene ventaja sobre el actual senador republicano Thom Tillis, según las encuestas.

Antes de que surgiera el escándalo sexual, Cunningham había subido entre un 42% y un 37%, según una encuesta de Times / Siena de mediados de septiembre. Desde entonces, CNN publicó una encuesta que muestra que la ventaja de Cunningham se redujo del 47% al 44%, debido en gran parte a que su déficit con los hombres era ligeramente menor que su ventaja con las mujeres.

Denise Adams, miembro del concejo municipal de Winston-Salem, le dijo a CNN que las mujeres «se dan cuenta de lo que está en juego», y agregó que la atención médica, el acceso al aborto y la financiación de la educación están en la boleta electoral.

«No estoy tratando de ver la paja en el ojo ajeno», agregó. «En este momento, los demócratas de Carolina del Norte están unidos, y nuestra tarea por delante es traer a este bebé a casa».

Pero los republicanos tienen la esperanza de que el escándalo les pueda costar a los demócratas el escaño y sus esperanzas de ganar la mayoría en el Senado.

Andrew Romeo, un portavoz de Tillis, dijo a CNN que mientras Cunningham está «escondido» y bajo investigación de la Reserva del Ejército por su conducta, el senador está «corriendo hacia la línea de meta» con una gira pública en todo el estado.

«Confiamos en que este contraste marcará la diferencia en esta reñida carrera y conducirá a la victoria del senador Tillis el martes», dijo Romeo.

Rachel Petri, portavoz de Cunningham, respondió que el candidato demócrata se está «conectando directamente con los votantes para hablar sobre los temas que realmente importan en sus vidas, como acceder a la atención médica, hacer bromas y responder a este virus».

«El senador Tillis no puede defender su historial sobre los temas, por lo que se ve obligado a pasar las últimas horas de esta campaña haciendo ataques personales desesperados en un último esfuerzo por salvar su carrera política», agregó.

6. ¿Condenará un tercer candidato al senador Lindsey Graham?

Bill Bledsoe, el candidato del tercer partido en la sorprendentemente reñida contienda en el Senado entre el senador republicano de Carolina del Sur Lindsey Graham y el demócrata Jaime Harrison, no quiere que nadie vote por él. Hace un mes, se retiró y apoyó a Graham.

Pero el candidato conservador del Partido de la Constitución seguirá estando en la boleta, lo que podría dañar la candidatura de Graham para un cuarto mandato.

La campaña de Harrison, que recaudó US$ 57 millones entre julio y septiembre, el mayor total de un solo trimestre por cualquier candidato en la historia del Senado de Estados Unidos, tiene muchos recursos. Entonces, el grupo ha emitido anuncios de televisión en un intento de impulsar a Bledsoe con los votantes republicanos, diciendo que es demasiado conservador, pro-Trump, anti-aborto y pro-armas para Carolina del Sur. Algunos de los anuncios muestran imágenes de la boleta con el nombre de Bledsoe resaltado.

La campaña de Harrison, junto con dos grupos externos, Duty and Country, un Super PAC demócrata alineado con el líder demócrata del Senado Chuck Schumer, y el Proyecto Lincoln, un grupo de exrepublicanos, han gastado millones en los anuncios, según la Campaña de Kantar. Grupo de Análisis de Medios.

Trump ganó en Carolina del Sur por 14 puntos en 2016, pero supera a Biden por ocho puntos, según una encuesta del New York Times / Siena College en octubre. Graham superó a Harrison entre un 46% y un 40%.

Pero otras encuestas han mostrado una competencia más cerrada, y los demócratas tienen la esperanza de que la candidatura de Bledsoe pueda ayudar a Harrison a ganar. El último candidato demócrata en ganar una carrera estatal en Carolina del Sur, el superintendente de educación de Carolina del Sur, Jim Rex, derrotó a un republicano en 2006 por 455 votos cuando cuatro candidatos de terceros también se postularon para el cargo.

«Eso va a ser enorme para Jaime», dijo a CNN el mes pasado Amanda Loveday, exdirectora ejecutiva del Partido Demócrata de Carolina del Sur. «El nombre [de Bledsoe] aparecerá en todas las boletas en el estado de Carolina del Sur. Y si vota por él, podría potencialmente determinar los resultados de las elecciones».

¿Qué temas están en juego en la elección de EE.UU.? 2:55

7. ¿Qué se puede comprar con dinero?

Los grupos políticos han gastado más de US$ 1.700 millones para publicitar en las elecciones al Senado, según CMAG. Los demócratas gastaron el 54% de esa cifra, luego de que sus candidatos ganaran la batalla de recaudación de fondos y rompieran récords estatales.

La disparidad entre los senadores republicanos y sus rivales demócratas fue particularmente aguda entre julio y septiembre. En los estados de batalla de Maine, Carolina del Norte, Iowa, Arizona, Georgia, Montana y Colorado, los candidatos demócratas superaron al senador republicano en cada estado entre aproximadamente US$ 15 millones y US$ 31 millones.

Pero incluso en los estados rojos, los demócratas superaron al titular con cifras asombrosas. En Carolina del Sur, Harrison recaudó US$ 29,4 millones más que Graham. En Kentucky, la demócrata Amy McGrath recaudó 21 millones de dólares más que el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell. En Kansas, la exlegisladora estatal Barbara Bollier recaudó US$ 10 millones más que el representante republicano Roger Marshall. En Alaska, Al Gross, un político independiente que se postuló como candidato demócrata, recaudó US$ 7,3 millones más que el senador republicano Dan Sullivan. Y en Texas, MJ Hegar recaudó US$ 6,7 millones más que el senador John Cornyn.

ActBlue, el portal de recaudación de fondos en línea de los demócratas, dijo que rompió su récord de un solo día tres veces en septiembre, recaudando US$ 43,2 millones el 29 de septiembre, el día del primer debate presidencial, US$ 66,9 millones el 30 de septiembre, el último día de la trimestre y US$ 70,6 millones el 19 de septiembre, el día después de la muerte de la jueza Ruth Bader Ginsburg.

Algunos estrategas republicanos dijeron que los demócratas estaban tirando buen dinero en las malas carreras.

«Sí, están gastando mucho más con todo este dinero nacional», dijo el estratega republicano Scott Reed. «Pero al final del día, estoy convencido de que van a ocupar el Senado».

Reed le dijo a CNN que era «impactante» que Harrison recaudara todo ese dinero, pero que estaba «convencido» de que Graham, el presidente de la Comisión Judicial del Senado, ganaría. Dijo que Trump ganaría el estado por dos dígitos y los votantes recompensarían a Graham por liderar la confirmación del Senado del reemplazo de Ginsburg, la conservadora juez Amy Coney Barrett. «Eso es muy importante», dijo.

Reed llamó a Steven Law, exjefe de gabinete de McConnell, y su constelación de grupos externos como el «MVP» (jugador más valioso) del ciclo electoral de 2020. Frente a candidatos demócratas extremadamente bien financiados, los grupos conservadores han tenido que salvar más de una campaña republicana al Senado.

En general, los grupos —el Fondo de Liderazgo del Senado, One Nation, Plains PAC, Defender Arizona, Keep Kentucky Great y Faith and Power PAC— juntos gastaron más de US$ 310 millones en anuncios, más que cualquier otra organización excepto Trump y Biden campañas, según CMAG.

El Comité Senatorial Republicano Nacional gastó más de US$ 79 millones. Y otros grupos típicamente alineados con la derecha gastaron incluso menos; La Cámara de Comercio gastó alrededor de US$ 6 millones.

Los grupos externos también impulsaron a los demócratas. El PAC de la mayoría del Senado, un Super PAC alineado con Schumer y dirigido por el estratega JB Poersch, junto con Duty and Honor, Majority Forward y Sunflower State PAC, gastó más de US$ 246 millones en anuncios, según CMAG. El Comité de Campaña Senatorial Demócrata gastó más de $ 73 millones.

9. ¿Cambiarán las mujeres el Senado?

Si los demócratas recuperan el Senado, será por las mujeres.

Durante mucho tiempo ha habido una brecha de género en la política estadounidense, con mujeres a favor del Partido Demócrata y hombres a favor del Partido Republicano. Las mayores brechas se registraron en 2016 y 1996, cuando el 41% de las mujeres y el 52% de los hombres apoyaron a Trump, y el 55% de las mujeres y el 44% de los hombres apoyaron al presidente demócrata Bill Clinton, respectivamente, según el Centro Rutgers para Mujeres y Política Estadounidenses. Algunas encuestas sugieren que la presidencia de Trump podría ampliar esa brecha en 2020.

En las encuestas del Senado en todo el país, muchos candidatos demócratas tienen una diferencia de dos dígitos en su apoyo entre mujeres y hombres.

«Sé que va a estar cerca, pero en realidad siento que estamos en posición de recuperar el Senado», le dijo a CNN Stephanie Schriock, presidenta de EMILY’s List.

Schriock dijo que estaba «realmente, realmente complacida» de que candidatos demócratas como Theresa Greenfield en Iowa, Barbara Bollier en Kansas y MJ Hegar en Texas pusieran sus carreras en el mapa. Estos estados ganados por Trump han sido sorprendentemente competitivos; Kansas no ha elegido a una demócrata para el Senado desde 1932.

Una brecha de género significativa está presente en varias elecciones al Senado, según una serie de encuestas de The New York Times / Siena College de los últimos dos meses.

En Arizona, el candidato demócrata Mark Kelly, astronauta de la NASA y esposo de la exrepresentante de Arizona Gabby Giffords, encabezó su intento de derrocar a la senadora Martha McSally porque su déficit con los hombres era menor que su ventaja sustancial con las mujeres. Obtuvo el 57% del apoyo de las mujeres, pero solo el 44% de los hombres.

En Iowa, Greenfield estaba muy por detrás del senador Joni Ernst. Si bien recibió el 50% del apoyo de mujeres, solo el 37% de los hombres la respaldaron.

Y en Maine, Gideon, la representante de la Cámara de Representantes, lideró a Collins porque la ató con los hombres y capturó el apoyo de una pluralidad de mujeres.

Schriock dijo que los esfuerzos republicanos para atacar la Ley de Cuidado de Salud Asequible, bloquear la legislación que aborda la brecha salarial de género y sus opiniones contra el aborto han hecho que el Partido Republicano sea impopular entre las mujeres.

«Y luego está su comportamiento, y el caos que produce constantemente», dijo Schriock, refiriéndose al presidente. «[No] es nada en lo que las votantes estén interesadas en este momento».

— Clare Foran, Marshall Cohen y Manu Raju de CNN contribuyeron a este artículo.