CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Melania Trump ‘solo quiere volver a casa’

Por Kate Bennett

(CNN) — A mediados de noviembre, mientras el presidente Donald Trump arremetía contra los resultados de las elecciones, su esposa, la primera dama Melania Trump, estuvo de acuerdo públicamente con sus sentimientos. Pero, en privado, unos pocos días después del recuento estatal final, la primera dama le encargó a un emisario que averiguara discretamente qué estaba disponible para ella en términos de presupuesto y asignación de personal para la vida posterior a la Casa Blanca.

Mientras el presidente está ocupado buscando una manera de permanecer en la Casa Blanca, la primera dama está determinando qué guardar, qué va a las cavas de Trump en la ciudad de Nueva York y qué se debe etiquetar para su envío a Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida.

«Ella solo quiere irse a casa», dijo otra fuente familiarizada con el estado de ánimo de Melania Trump. Cuando se le preguntó cómo se siente la primera dama sobre los rumores de que su esposo podría anunciar una candidatura para 2024, la fuente agregó: «Eso podría no salir bien».

La primera dama llevó discretamente a Marcia Lee Kelly a su escaso personal del ala este en abril como una empleada especial del gobierno que podría agregar seriedad y experiencia. No recibe remuneración y se desempeña como voluntaria, pero su trabajo como asesora especial de Trump resultó útil durante los últimos meses de su primer mandato.

Kelly había dirigido previamente la Oficina de Administración de la Casa Blanca y después de que quedó claro que Trump necesitaría prepararse para su vida después de Washington, la primera dama le dijo a Kelly que le preguntara discretamente a los conocidos del Ala Oeste y a un miembro de la Oficina de Administración y Presupuesto si había fondos de los contribuyentes asignados a exprimeras damas, según dos fuentes familiarizadas con las discusiones.

La respuesta corta es no. Si bien existen beneficios pospresidenciales para tales cosas para el comandante en jefe saliente, presupuestos para establecer una oficina oficial y personal y cubrir algunos costos de viaje, no hay nada del gobierno para ninguna primera dama, excepto unos miserables US$ 20.000 de pensión anual, que se pagan sólo si su marido fallece.

publicidad

La información recopilada por Kelly sobre el presupuesto, que no existe, no ha disuadido a Melania Trump de dedicar sus energías a irse de Washington. Según las discusiones con tres fuentes familiares, actualmente se está realizando un inventario en la Casa Blanca de los muebles, el arte y los artículos personales de Trump.

Y la primera dama está muy concentrada últimamente en su legado. Una cosa que Trump está considerando es un libro, aunque probablemente no serán memorias, cuya escritura posterior a la Casa Blanca es una tradición a la que se han adherido la mayoría de las primeras damas. Las memorias de Michelle Obama, «Becoming», y las memorias de Laura Bush, «Spoken from the Heart», fueron grandes éxitos en ventas.

En cambio, se dice que Trump está decidiendo entre escribir un libro de mesa de café centrado en fotografías sobre la historia de la hospitalidad de la Casa Blanca, o uno quizá centrado en los proyectos de diseño que completó mientras era primera dama, según una fuente de la industria editorial familiarizada con las discusiones preliminares. Según los informes, Trump también ha hecho una de las últimas cosas que hacen la mayoría de las primeras damas antes de dejar el cargo: seleccionar el servicio de vajilla oficial de la administración.

«La Sra. Trump está enfocada en su papel de primera dama. El lunes, reveló su esfuerzo más actual para preservar la Casa Blanca al anunciar la finalización del pabellón de tenis. También recientemente reveló una nueva obra de arte en el recientemente renovado Rose Garden. Su oficina acaba de revelar la decoración navideña de este año. Su agenda sigue llena de deberes como madre, esposa y primera dama de Estados Unidos», dijo a CNN la jefa de personal de la primera dama, Stephanie Grisham.

LEE: Planeando el futuro: los hijos de Trump buscarían beneficiarse del legado caído de su padre

Una transición sin problemas

Melania Trump ahora está enfocada en Mar-a-Lago, dijo una fuente, asegurando una transición sin problemas fuera de Washington para ella y su hijo de 14 años, Barron, quien una fuente confirma que terminará su año escolar en Florida y no en la elegante escuela privada suburbana de Maryland a la que ha asistido durante los últimos tres años. Si bien Trump aún tiene que ceder, Melania Trump ya está supervisando los envíos de artículos personales a Mar-a-Lago desde la Casa Blanca y su ático de la Torre Trump en la ciudad de Nueva York, según confirma una fuente del complejo a CNN.

Tham Kannalikham, la decoradora de interiores que Trump contrató en 2017 para rediseñar las habitaciones personales de la residencia ejecutiva de la Casa Blanca cuando se mudaron, ha estado durante las últimas semanas enfocada en la «casa» de Trump en Mar-a-Lago, dijo una fuente. Eso incluye supervisar la pintura, nuevos textiles y brindar asistencia para una renovación estética para el espacio que ahora será la residencia permanente de la familia.

También se están llevando a cabo renovaciones menores en los baños, aunque no se puede construir nada importante en la propiedad sin un proceso agotador de permisos, ya que Mar-a-Lago es un Monumento Histórico Nacional y el permiso del ayuntamiento de la ciudad para alterar la fachada o agregar una adición es poco probable. Las actualizaciones menores fueron planeadas y puestas en marcha antes de las elecciones, según una fuente.

Para una familia acostumbrada a vivir en un penthouse de varios pisos en Manhattan, como refleja la residencia Trump Tower de Trump, van a reducir considerablemente su tamaño para residir en Mar-a-Lago, lo cual es parte de la razón por la que la primera dama ahora está ajustando los cuartos privados, donde, como en la Casa Blanca, tiene su propio dormitorio en suite y vestidor. La morada de Mar-a-Lago encapsula aproximadamente 278 metros cuadrados del edificio principal de la propiedad, una proporción generosa para muchas familias, pero un estudio relativo después de vivir en la mansión de la Casa Blanca de 5.000 metros cuadrados.

President Donald Trump's beach front Mar-a-Lago resort in Palm Beach, Florida.

Frente de playa del presidente Donald Trump en el resort de Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida.

«Se sentirá como estar a tiempo completo en un hotel agradable», dijo Laurence Leamer, autor de «Mar-a-Lago: Dentro de las Puertas del Poder en el Palacio Presidencial de Donald Trump». «Está bien por un tiempo, claro, pero ¿se pueden imaginar a Donald Trump simplemente sentado allí durante seis meses al año? Comenzará a sentirse limitado muy rápidamente».

Sin mencionar el flujo constante de miembros del club que esencialmente pasarán por la puerta principal del expresidente cada vez que pasean de la piscina al comedor, o del spa al patio.

«Será lo más extraño», dijo Leamer, quien sugiere que si Trump es tan rico como dice ser, debería cerrar el club y mantener toda la mansión como su hogar.

Una fuente con conocimiento de los preparativos para la llegada de Trump en enero dijo que actualmente hay «una presencia realmente extensa del Servicio Secreto ahora» en Mar-a-Lago, ya que se están evaluando elementos de seguridad para la protección a largo plazo de Trump.

Melania Trump ve a Mar-a-Lago como un respiro pacífico de sol, soledad y cuidado personal.

«Sus padres también tienen una suite de habitaciones allí, no lejos de las dependencias familiares», dijo Leamer, quien ha pasado mucho tiempo en Mar-a-Lago como invitado de varios miembros. Viktor y Amalija Knavs, los padres de Melania, se quedan en Mar-a-Lago con frecuencia y lo han hecho durante gran parte de las dos décadas que su hija ha estado con Donald Trump.

La primera dama también sabe que Mar-a-Lago es el único lugar donde su esposo podría encontrar una pizca de elogios que probablemente requerirá ahora que ha pasado cuatro años en el ojo público.

«Ella es consciente de que él no es el tipo de expresidente que se retirará a una vida tranquila escribiendo sus memorias o pintando al óleo», dijo una de las fuentes, refiriéndose a los hábitos posteriores a la Casa Blanca de Barack Obama y George W. Bush.

«Los miembros reforzarán su ego», agregó Leamer, destacando la lealtad del conjunto de Palm Beach que pertenece a Mar-a-Lago, muchos de los cuales apoyaron a Trump durante su presidencia.

Una fuente familiar agrega que los rituales del club cuando Trump hace una de sus visitas frecuentes «siempre» incluyen tocar «God Bless America» cuando Trump y Melania Trump entran al salón de baile o al patio al aire libre para la hora de la cena.

«Es… extraño», dijo la fuente sobre la forma en que el cantante de salón nocturno de Mar-a-Lago cambia de una lista de reproducción ambiental de melodías de Andrew Lloyd Webber a un himno patriótico, y todos se ponen de pie cuando Trump se acerca a comer.

El sábado en el mitin de Georgia, Trump le dijo a la multitud que esperaría con ansias la vida posterior a la Casa Blanca en Mar-a-Lago.

«Me iría a Florida… me lo tomaría con calma», dijo.

LEE: ANÁLISIS | La reunión sobre vacunas de este jueves ofrece un rayo de esperanza para el futuro mientras Trump insiste en el pasado

Los esfuerzos futuros de Melania Trump

Melania Trump speaks during a Rose Garden event at the White House in May 2019.

Melania Trump habla durante un evento en el Jardín de Rosas de la Casa Blanca en mayo de 2019.

Las consultas de la primera dama sobre los fondos para una oficina y el personal indicarían que está pensando en establecer una oficina oficial después de la Casa Blanca, como hacen la mayoría de las primeras damas, para continuar con las iniciativas o los objetivos de política iniciados mientras sus maridos estaban en el cargo.

Una fuente confirmó que Trump está sopesando la idea de mantener su plataforma «Be Best» destinada a ayudar a los niños, pero otra persona con conocimientos dijo que no se han determinado planes firmes sobre cómo o cuándo podría tomar forma. La oficina del ala este de Melania Trump tiene aproximadamente 12 personas y ha sido el personal más pequeño en la historia moderna.

En cuanto a la vajilla oficial de Trump, la primera dama recientemente seleccionó patrones y colores para cientos de cubiertos, que es el procedimiento estándar para una primera dama saliente.

La vajilla presidencial de la administración tradicionalmente ha permanecido en la Casa Blanca como parte de la colección oficial y, desde el presidente James Monroe, puede ser utilizada por administraciones futuras. Sin embargo, una fuente familiarizada con la orden dijo que Melania Trump no confía en que la Asociación Histórica de la Casa Blanca pague la cuenta del conjunto, lo cual no es un requisito, pero es una opción.

La última administración que no utilizó fondos de las Asociaciones Históricas de la Casa Blanca para la vajilla oficial fue la de Reagan, señala la fuente, que confirma que la asociación «no participó en un proyecto de adquisición relacionado con la vajilla de Trump».

Un servicio completo de vajilla oficial de la administración no es un esfuerzo barato.

The Obama State China service, designed with the assistance of First Lady Michelle Obama, is seen in the State Dining Room of the White House in April 2015.

La vajilla oficial de Obama, diseñada por la primera dama Michelle Obama, vista en el Comedor de Estado de la Casa Blanca en abril de 2015.

La vajilla de Obama, cuya planificación comenzó en 2011, se entregó en 2015, el color inspirado en las aguas azules de Hawai. Había 320 conjuntos de 11 piezas cada uno, con un costo de más de US$ 350.000. La selección de vajilla de Laura Bush totalizó 4.500 piezas y también se situó en seis cifras. (Bush ordenó un espacio adicional, menos formal, de 75 puestos para el entretenimiento en la residencia privada, que no fue pagado por la Asociación Histórica de la Casa Blanca).

Melania Trump ha optado por lo general por tomar prestados los puestos de la vajilla oficial de Clinton para sus eventos en la Casa Blanca, incluidas las dos cenas estatales organizadas por Trump. Hay 300 cubiertos de platos y vajilla de oro brillante y adornados a propósito seleccionados por Hillary Clinton cuando era primera dama.

Si la elección personal de Trump refleja la ostentación de la era Trump, solo el futuro lo dirá.

Jamie Gangel de CNN contribuyó a este informe.