CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

El acuerdo de subsidios económicos del Congreso para mitigar la pandemia gana tiempo, pero siembra amargas batallas por delante

Por análisis de Stephen Collinson

Washington (CNN) — Por fin. El tardío acuerdo de ayuda económica para la pandemia de US$ 900.000 millones que el Congreso anunció este domingo ofrece algunas buenas noticias durante la temporada navideña de un año brutal y una ayuda, a corto plazo, para los trabajadores despedidos y las empresas cerradas golpeadas por dos crisis económicas y de salud.

La interpretación más optimista del acuerdo es que a pesar de un proceso tortuoso, un Capitolio profundamente dividido finalmente navegó por un camino hacia el consenso, impulsado por un núcleo de senadores bipartidistas más moderados que catalizaron el compromiso de una manera tradicional.

Los pasos para extender los beneficios por desempleo, hacer pagos de estímulo de US$ 600 a algunos adultos, recaudar cupones de alimentos y enviar dinero a las despensas de alimentos, acelerar el despliegue de vacunas y mantener a flote negocios como restaurantes, marcarán una diferencia tangible en la vida de los estadounidenses. Pero no es como si el Congreso tuviera otra opción, y su retraso agravó significativamente el dolor de muchos estadounidenses.

La privación causada por el último aumento de covid-19 se produjo en un momento en que algunos beneficios de desempleo ya habían expirado y muchos ciudadanos se enfrentaban al desalojo o pasaban hambre. Las nuevas restricciones causadas por la pandemia fuera de control están asfixiando a las empresas y amenazan con revertir una recuperación que se detiene.

EE.UU. sufre ataque cibernético y Trump no se pronuncia 5:36

Y cualquier idea de que el avance del domingo es un modelo para un Washington menos disfuncional durante una nueva presidencia, el próximo año, se ve socavada por la forma en que el amargo proceso de las últimas semanas reveló vastos abismos ideológicos, lo que sugiere que la desconexión en un sistema político fracturado se está volviendo cada vez más grande y mas extremo. Esto fue confirmado por el hecho de que el Congreso sigue teniendo que aprobar proyectos de ley de gastos a corto plazo para evitar el cierre del Gobierno.

publicidad

Si eso no fuera suficiente, las múltiples crisis que enfrentará el presidente electo Joe Biden, en enero, se ven exacerbadas por los últimos días de la agitación del aspirante a autócrata en la Oficina Oval. El presidente saliente, Donald Trump, no pasó el fin de semana reuniendo una respuesta de emergencia a la creciente pandemia ni ofreciendo condolencias a las familias de las víctimas de un desastre que su negligencia ha empeorado enormemente. No trabajó hasta altas horas de la madrugada presionando a ambos lados en el Senado y la Cámara para superar las diferencias de acuerdo con su deber jurado para con el pueblo estadounidense.

En cambio, intensificó su escandaloso intento de aplastar la democracia estadounidense. Dio la bienvenida a la Oficina Oval a su exasesor de seguridad nacional, el general retirado Michael Flynn, un hombre al que perdonó por mentirle al FBI sobre sus contactos con Rusia, para discutir la idea desquiciada de Flynn de una declaración de ley marcial para anular el resultado de las elecciones. Los abogados de Trump hicieron una nueva apelación a la Corte Suprema para invalidar millones de votos emitidos legalmente en Pensilvania, un estado que perdió. En Twitter, el presidente mantuvo una corriente corrosiva de mentiras sobre la elección, del tipo que ya ha convencido a la mayoría de los votantes republicanos de que la elección fue robada.

Y, quizás en su ejemplo más escandaloso hasta ahora de priorizar los intereses de seguridad nacional de Rusia sobre los de Estados Unidos, Trump absolvió a Moscú de su participación en lo que podría ser el peor ataque cibernético al Gobierno de Estados Unidos que sus propios funcionarios culparon públicamente al Kremlin.

Algunas señales de esperanza

Sin embargo, un fin de semana en el que los peligros inherentes a las últimas semanas de Trump en el poder y las fallas institucionales de Washington estaban en plena exhibición no pudo extinguir por completo el potencial de esperanza que tienen las nuevas vacunas.

En una señal alentadora, los camiones de FedEx ya se están desplegando por todo el país llevando frascos de la segunda vacuna contra el covid-19, la versión recientemente aprobada hecha por Moderna, para los trabajadores de salud de primera línea. El jefe del programa de vacunas del Gobierno, Moncef Slaoui, confirmó el domingo en State of the Union, de CNN, que el Gobierno enviaría el lunes 5,9 millones de dosis iniciales de la vacuna Moderna y dos millones de dosis adicionales de la vacuna Pfizer/BioNtech.

Pero Slaoui también advirtió que, a corto plazo, el terrible número de víctimas de la pandemia, que ahora se cobra un promedio de 2.500 vidas en Estados Unidos cada día, empeorará. «Habrá un aumento continuo», dijo Slaoui a Jake Tapper, de CNN.

«Exactamente cuáles pueden ser los números, no lo sé. Pero, desafortunadamente, lo más probable es que sean más altos de lo que son hoy», dijo Slaoui.

Y el nominado de Biden para ser el próximo director de Servicios de Salud de EE. UU., el Dr. Vivek Murthy, estableció un cronograma mucho menos optimista para que la mayoría de los estadounidenses obtengan la tranquilidad que ofrece una vacuna que la que pregonó la Casa Blanca de Trump, que busca un plazo tardío crédito para desviarnos de su trascendental mala gestión de la pandemia.

Si bien los miembros del Congreso y otros al frente de la línea prioritaria están recibiendo las vacunas ahora, podrían pasar muchos meses antes de que todos los estadounidenses obtengan la misma protección, dijo.

«Si todo va bien, es posible que veamos una circunstancia en la que a fines de la primavera, las personas que se encuentran en categorías de menor riesgo pueden recibir esta vacuna», dijo Murthy en Meet the Press, de NBC.

«Pero eso realmente requeriría que todo saliera exactamente según lo programado. Creo que es más realista suponer que podría estar más cerca de mediados del verano, principios del otoño, cuando esta vacuna llegue a la población general».

Demócratas y republicanos luchan en el Congreso para tejer el acuerdo del subisidio

El acuerdo del Congreso de ayuda para la pandemia proporcionaría dinero para la compra y distribución de vacunas, algo que debería alegrar a ambas partes.

El líder republicano del Senado, Mitch McConnell, quien tiene un ojo en dos elecciones de segunda vuelta por el Senado en Georgia en enero y espera que asegure su estrecha mayoría, dijo que el acuerdo estaba «repleto de políticas específicas que ayudan a los estadounidenses en apuros que ya han esperado demasiado».

Pero la atmósfera polémica que rodea al acuerdo y los tiempos de prueba que se avecinan fueron evidentes en la forma en que los líderes demócratas criticaron a sus colegas republicanos, incluso cuando dieron la bienvenida al compromiso.

«No se equivoquen al respecto, este acuerdo está lejos de ser perfecto, pero brindará ayuda de emergencia a una nación en medio de una emergencia genuina», dijo el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, en el pleno del Senado.

«El acuerdo sobre este paquete podría resumirse con la expresión más vale tarde que nunca, aunque sé que muchos de mis colegas republicanos desearían que nunca fuera así», dijo el demócrata de Nueva York.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, también acusó a los republicanos de retrasar el acuerdo durante semanas, aunque los críticos dicen que se exageró al exigir un paquete que valía mucho más de lo que el Partido Republicano estaba dispuesto a aceptar. Después de todo, Pelosi rechazó una oferta de 1,8 billones de dólares de la administración antes de las elecciones, que resultó ser el doble del tamaño del acuerdo final.

«¿Por qué tomó tanto tiempo? Es porque no pudimos lograr que nuestros colegas republicanos aplastaran el virus», dijo Pelosi en una conferencia de prensa, el domingo por la noche.

Entre las grandes divisiones expuestas por el debate sobre el proyecto de ley de ayuda están las negativas republicanas a permitir más ayuda a los gobiernos estatales y locales con problemas de liquidez que serán cruciales para distribuir la vacuna y hacer que los niños regresen a la escuela. Los demócratas bloquearon los esfuerzos del Partido Republicano para brindar protección de responsabilidad a las empresas que intentan operar incluso cuando el virus está desenfrenado.

Ambas disposiciones rompieron acuerdos durante semanas y es seguro que resurgirán cuando Biden y los demócratas busquen otro paquete de ayuda en el nuevo año.

Algunos senadores republicanos, después de años de complicidad con las políticas de Trump que explotaron el déficit, ahora están redescubriendo sus raíces como halcones del presupuesto que probablemente serán un impedimento severo para la administración de Biden. Otros, incluido el senador republicano de Pensilvania, Pat Toomey, buscaron limitar la autoridad de préstamos de emergencia de la Reserva Federal, en otra medida que los demócratas vieron como un esfuerzo para reducir el poder de la administración entrante de Biden.

Esas batallas pueden posponerse durante las vacaciones. Pero se ciernen entre los muchos desafíos de Biden tan pronto como llegue a la Oficina Oval.