CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
EE.UU.

Texas produce más energía que cualquier otro estado, pero sufrió un apagón de todos modos

Por Matt Egan

Nueva York (CNN Business) — Incluso el poderoso Texas, la potencia energética de Estados Unidos, está sintiendo la ira de la madre naturaleza.

Una helada profunda esta semana en Texas, que depende de la electricidad para calentar muchos hogares, está provocando que la demanda de energía se dispare. Al mismo tiempo, las instalaciones de gas natural, carbón, eólicas y nucleares en Texas han quedado fuera de servicio debido a las impensables bajas temperaturas.

Esta situación podría tener implicaciones de gran alcance a medida que la industria energética estadounidense intenta reducir las emisiones de carbono en respuesta a la crisis climática.

Esa situación de oferta y demanda de pesadilla ha hecho que los precios de la electricidad en Texas, rica en energía, se disparen más del 10.000% en comparación con antes de que llegaran las temperaturas sin precedentes. Texas se ha visto afectada por apagones potencialmente mortales. Más de 4 millones de personas en el estado se quedaron sin electricidad a primera hora del martes.

En respuesta, el gobernador Greg Abbott ha pedido una investigación sobre el Consejo de Confiabilidad Eléctrica de Texas, una organización sin fines de lucro, conocido como Ercot, que controla la mayor parte de la red del estado. El presidente ejecutivo del grupo defendió el martes los cortes controlados, diciendo que «evitaron que la red colapsara» y enviara al estado a un apagón total.

publicidad
Texas: pasan horas en autos ante falta de electricidad 0:42

«No está diseñado para manejar estas condiciones inusuales»

Aunque algunos intentan culpar a una fuente de combustible u otra, la realidad es que las temperaturas del Ártico están afectando tanto a los combustibles fósiles como a las energías renovables.

«El frío extremo está haciendo que todo el sistema se congele», dijo Jason Bordoff, un exfuncionario de energía de la administración Obama y director del Centro de Política Energética Global de la Universidad de Columbia. «Todas las fuentes de energía tienen un rendimiento bajo en el frío extremo porque no están diseñadas para manejar estas condiciones inusuales».

El efecto dominó se está sintiendo en todo el país a medida que la prolífica industria de petróleo y gas de Texas se tambalea.

La refinería de petróleo de Port Arthur en expansión de Motiva, la más grande de Estados Unidos, cerró el lunes, citando «temperaturas de congelación sin precedentes». Cerca de 2,5 millones de barriles por día de capacidad de refinación se cerraron entre Houston y Louisiana, según Rystad Energy.

Innumerables perforadores se desconectaron cuando las temperaturas en la Cuenca Pérmica, la capital del fracking del país, cayeron por debajo de cero. La escasez de suministro ayudó a que los precios del petróleo en Estados Unidos superaran los US$ 60 por barril por primera vez desde enero de 2020.

Los precios en las gasolineras también están aumentando. El promedio nacional podría subir fácilmente 15 centavos por galón durante la próxima semana o dos, según Patrick De Haan, jefe de Análisis de Petróleo de GasBuddy.

Texas es el principal productor de gas natural, petróleo y viento de EE.UU.

Es sorprendente que estos cortes de energía estén ocurriendo en un estado con abundantes recursos energéticos. Texas produce más electricidad que cualquier otro estado de Estados Unidos, generando casi el doble que Florida, el siguiente más cercano, según estadísticas federales.

Texas es el estado número uno de Estados Unidos tanto en petróleo crudo como en gas natural, según la Administración de Información de Energía de EE.UU. El estado representó un asombroso 41% de la producción de petróleo de Estados Unidos en 2019 y una cuarta parte de su producción de gas natural comercializado.

La energía eólica también está en auge en Texas, que produjo alrededor del 28% de toda la electricidad eólica de Estados Unidos en 2019, dijo la EIA.

Pero el problema es que Texas no solo es una superpotencia energética, sino que tiende a ser un estado de temperatura por encima del promedio. Eso significa que su infraestructura está mal preparada para la ola de frío que actualmente está causando estragos. Y las consecuencias las están sintiendo millones.

Precio del petróleo pasa los US$ 60 en EE.UU. 1:08

No es solo energía eólica

Los críticos de la energía renovable han señalado que las turbinas eólicas se han congelado o deben cerrarse debido al clima extremo.

Y eso es significativo porque casi una cuarta parte (23%) de la energía en Texas, el año pasado, fue generada por energía eólica, según el Ercot.

Aunque otros lugares con clima más frío (como Iowa y Dinamarca) dependen del viento para obtener una proporción de energía aún mayor, los expertos dijeron que las turbinas en Texas no fueron acondicionadas para la helada inesperada. La protección contra el clima frío, como el anticongelante y los elementos calefactores dentro de las palas y componentes de la turbina, no se usan comúnmente en Texas.

«Eso agrega costos, por lo que es más barato no tener esas características adicionales», dijo Jesse Jenkins, profesor asistente en la Universidad de Princeton que estudia Políticas y Sistemas Energéticos.

Pero esto no se trata solo de que las turbinas eólicas dejen de funcionar. Las centrales eléctricas de gas natural y carbón necesitan agua para mantenerse en línea. Sin embargo, esas instalaciones de agua se congelaron con las bajas temperaturas y otras perdieron el acceso a la electricidad que necesitaban para funcionar.

«La capacidad de algunas empresas que generan la energía se ha congelado. Esto incluye los generadores de gas natural y carbón», escribió el gobernador Abbott en Twitter.

Y eso es aún más importante para Texas que las turbinas eólicas congeladas porque el gas natural de ciclo combinado (40%) y el carbón (18%) generaron más de la mitad de la energía del estado en 2020, según el Ercot.

El aumento de los precios de la energía en Texas

La energía nuclear también depende del agua para operar y al menos una unidad en el sur de Texas se apagó, según la Comisión Reguladora Nuclear. Texas obtiene aproximadamente el 11% de su energía de la energía nuclear.

«Incluso si Texas no tuviera energía eólica, los precios de la energía seguirían subiendo a la luna», dijo Matthew Hoza, gerente de Análisis de Energía de BTU Analytics.

El problema, según Hoza, es que muchas empresas en Texas no invirtieron en protección contra el frío para plantas de energía e instalaciones de gas natural.

«Cuando esté en el oeste de Texas, ¿realmente va a gastar dinero en ese equipo?», dijo Hoza.

La nieve toma El Álamo 0:46

Texas, aislado de la red nacional

Es demasiado pronto para decir definitivamente qué salió mal en Texas y cómo evitar cortes similares. Las autoridades estatales deberán proporcionar más información.

Sin embargo, algunos expertos dicen que las críticas a la energía eólica ya parecen exageradas.

«En términos del juego de la culpa, el enfoque en el viento es una pista falsa. Es más un problema político que lo que está causando los problemas de energía en la red», dijo Dan Cohan, profesor asociado de Ingeniería Ambiental en la Universidad de Rice.

Cohan dijo que había un déficit mucho mayor en términos de la cantidad de energía que Texas esperaba del gas natural que del viento.

Está claro que una amplia gama de fuentes de energía, desde combustibles fósiles hasta energías renovables, no estaban preparadas para el clima inusual en Texas.

«Las regiones deben repensar las condiciones extremas para las que están planeando y asegurarse de que sus sistemas estén diseñados para ser resistentes a ellas», dijo Jenkins de Princeton.

La crisis energética en Texas también plantea preguntas sobre la naturaleza de la red eléctrica desregulada y descentralizada del estado. A diferencia de otros estados, Texas ha tomado la decisión consciente de aislar su red del resto del país.

Eso significa que cuando las cosas van bien, Texas no puede exportar el exceso de energía a los estados vecinos. Y en la crisis actual, tampoco puede importar energía.

«Cuando se trata de electricidad, lo que sucede en Texas se queda en Texas», dijo Cohan. «Eso realmente ha vuelto a preocuparnos».