CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Sociedad

OPINIÓN | La tendencia del ‘divorcio de las canas’: como muestra la separación de los Gates, más parejas mayores se están divorciando. ¿Por qué?

Por John Duffy

Nota del editor: El psicólogo John Duffy, autor de «Criar los nuevos adolescentes en la era de la ansiedad», ejerce en Chicago. Se especializa en el trabajo con adolescentes, padres, parejas y familias.

(CNN) — Después de 27 años de matrimonio, Bill y Melinda Gates tuitearon su decisión de divorciarse. ¿Por qué dos personas en un matrimonio de larga data, una unión que ha hecho que la pareja haya ganado miles de millones y el establecimiento de una de las fundaciones más grandes del mundo, decidieron separarse?

En la mayoría de los matrimonios, después de décadas juntos, conocemos las rutinas de cada uno, la idiosincrasia de nuestras familias de origen, la cadencia de los días de trabajo de cada uno y cómo nos gusta nuestro café. Después de tantos años de matrimonio, conocemos a nuestra pareja en su mejor momento y, por supuesto, en su peor momento.

Muchas parejas habrán criado a sus hijos juntos en este momento y habrán descubierto cosas que admiran el uno del otro, así como cosas en las que no están de acuerdo. Uno podría pensar que, si alguno de estos problemas sugiere incompatibilidad, un matrimonio terminaría mucho antes de que una pareja tenga 50 o 60 años.

Ese ya no es el caso. En mi trabajo actual con parejas, he notado una diferencia perceptible en las parejas mayores en matrimonios de larga data. Hace años, la gran mayoría de mis clientes que no eran felices en su relación eligieron permanecer casados por conveniencia o rutina, o incluso por un sentido de familiaridad. En los últimos años, muchos han optado deliberadamente por separarse. Mi base de clientes refleja la tasa de divorcios de los estadounidenses de 50 años o más, que se ha duplicado desde 1990.

¿Por qué se divorcian las personas mayores? Una mujer que pronto se divorciará me dijo que ve su vida en capítulos. Y aunque pensó que su actual esposo sería parte de su vida a través de todos ellos, ahora quiere escribir algo por su cuenta, y tal vez, algún día, con otra pareja. Ella no quiere hacerle daño a su esposo y quiere liberarlo para que también encuentre la verdadera felicidad en sus próximos capítulos.

Las parejas ya no están simplemente «separándose» con el tiempo. Una o ambas personas en el matrimonio están tomando la decisión abierta de cambiar de rumbo por el tiempo que les queda. Y reconociendo que la vida es corta y preciosa, uno o ambos en la pareja eligen lo que sienten que es el camino más satisfactorio. Tienden a creer que, si un matrimonio no les está funcionando, tampoco le está funcionando a su cónyuge. Por lo tanto, se dan el espacio para ganar o recuperar la felicidad y la realización.

¿Qué ha cambiado en el matrimonio y el divorcio a largo plazo?

Hay varias razones para las separaciones más deliberadas. Encuentro que los modelos tradicionales de matrimonio no funcionan de manera uniforme para todas las parejas, especialmente para las de mediana edad. Estas personas ya no asumen que su matrimonio es necesariamente un compromiso de por vida si ya no funciona para uno o ambos cónyuges.

Las personas reevalúan sus relaciones en tiempo real. Esto, en mi experiencia, es relativamente nuevo. Históricamente hemos sido callados ante cualquier insatisfacción en el matrimonio, a menudo siguiendo el tropo de quejarnos con amigos del mismo sexo sobre los problemas en las relaciones: la falta de sexo o conexión, el aburrimiento con lo cotidiano, los hábitos molestos, el cónyuge tacaño o que gasta en exceso.

En los últimos años, más y más parejas están hablando entre sí o conmigo, su terapeuta, abiertamente, sobre su insatisfacción en sus relaciones. Es probable que ahora las parejas hablen sobre la naturaleza de sus relaciones y determinen si quieren trabajar para mantener sus matrimonios o separarse.

Los tabúes son menos prominentes

También he notado que el tabú que rodea tal reevaluación, e incluso las nociones de separación y divorcio tras un matrimonio prolongado, está disminuyendo rápidamente. A medida que vivimos vidas más largas, muchas personas, como la mujer que pronto se divorciará, están viendo sus vidas en capítulos. Y el matrimonio que los lleva desde los 20 hasta los 50 o 60 años es un capítulo muy importante, uno en el que enfrentan dificultades financieras, establecen carreras y crían hijos.

Muchos eligen esto como su historia de por vida, respetando la tradición. Pero, cada vez más, otros están dispuestos a considerar la posibilidad de que, incluso si fueran la pareja adecuada entre sí en un momento o durante algún tiempo, es posible que ya no lo sean. A veces buscan terapia para hablar sobre ello.

Un nuevo capítulo en una vida más larga

Después de criar hijos o ver a un cónyuge en una carrera, muchas personas casadas con las que he trabajado en la mediana edad quieren reinventarse. Quieren comenzar una nueva carrera o embarcarse en nuevas aventuras, a menudo por su cuenta, a veces con un amigo o, en ocasiones, con una nueva pareja. Pueden sentir que su matrimonio ha perdido toda alegría o que han perdido la conexión entre ellos.

Ahora que vivimos mucho más tiempo en promedio que nuestros padres hace una generación, he trabajado con muchos clientes de mediana edad que sienten que ahora es el momento, mientras que queda tiempo suficiente, para continuar con el próximo capítulo.

He trabajado con algunas personas de 70 e incluso de 80 años que se arrepienten de no haber aprovechado esa oportunidad para sí mismos, de permanecer en un matrimonio que con demasiada frecuencia se siente sin vida, rancio o lleno de conflictos.

Por qué los hombres y las mujeres se van

Me parece que los hombres tienen más probabilidades de terminar un matrimonio en la mediana edad para buscar otra relación o participar más plenamente en una relación en la que ya están involucrados. Esto huele al estereotipo de la crisis de la mediana edad: los hombres persiguiendo la juventud sintiéndose deseados, a menudo por mujeres más jóvenes. Algunos hombres con los que he trabajado también dicen que se han enamorado y quieren darse la oportunidad de encontrar el amor nuevamente antes de que se les acabe el tiempo.

Las mujeres que inician rupturas, por otro lado, a menudo buscan cambiar sus vidas. Muchas me han descrito que todavía se sienten bastante jóvenes en sus 50 y 60 años, y que sus maridos parecen mayores y menos enérgicos. Suelen ser ellas los cónyuges que buscan nuevas carreras, nuevas aventuras y nuevas oportunidades. Pueden iniciar un negocio, ponerse en forma o mudarse a otra parte del mundo.

Para las mujeres de mediana edad que se están divorciando con las que he trabajado, las razones parecen ser más basadas en la experiencia. Algunas de ellas ni siquiera están imaginando relaciones futuras. Para los hombres, por otro lado, las razones dadas tienden a basarse en lo que sienten que falta en su matrimonio, que sienten que pueden descubrir en otra relación.

¿Son estas tendencias saludables o perjudiciales?

Algunas parejas han optado por permanecer juntas durante décadas, hasta los 50 o 60 años, con el fin de proporcionar un entorno estable, constante y amoroso para ellos mismos y, sobre todo, para sus hijos. He trabajado con varias que han sufrido durante muchos años la soledad y el aislamiento, los matrimonios sin amor y, a veces, llevan un desprecio y un resentimiento cada vez mayores por su cónyuge.

Este puede ser un ejercicio muy doloroso de muchos años que, al final, puede que no beneficie a los hijos en absoluto. Los jóvenes con los que trabajo tienden a decirme que quieren que sus padres sean felices. Si estar juntos no proporciona eso, lo entienden. Y una ruptura respetuosa en un matrimonio infeliz o insatisfactorio es un modelo de relaciones saludables para nuestros hijos.

Estos cambios en la forma en que vemos el matrimonio en los 50 y 60 años también pueden verse como bastante saludables y refrescantes. Debido a que estamos más abiertos a hablar entre nosotros sobre lo que funciona y lo que no en nuestros matrimonios, las parejas parecen estar desarrollando relaciones más saludables que tienen la oportunidad de crecer y profundizarse verdaderamente con el tiempo.

Si no está contento con su relación

Las parejas que han estado juntas la mitad de su vida o más tienen opciones disponibles que no estaban abiertas a sus padres en la mediana edad. Si no está satisfecho con su relación, no asuma que es demasiado tarde para trabajar en ella. Hable con su cónyuge abiertamente sobre la naturaleza de sus sentimientos y lo que su cónyuge, o los dos juntos, podrían hacer para mejorar las cosas o para inyectar una nueva vida en su relación.

Cambie sus patrones de trabajo para que puedan pasar más tiempo juntos. Proteja el tiempo para salir juntos, de modo que puedan volver a conocerse a nivel romántico y sexual si faltan esos elementos.

En esencia, si siente que su relación sigue siendo viable, pero necesita mejorar, intente escribir los próximos capítulos juntos. Y si es necesario, busque un terapeuta que lo guíe a través del proceso.

Finalmente, puede sentir que esta iteración de su relación ha seguido su curso. Le sugiero encarecidamente que pase un tiempo con su cónyuge explicando con calma sus sentimientos si se siente cómodo y seguro al hacerlo, y si su nivel de comunicación permite tal conversación.

Permítanse los unos a los otros la gracia de reflexionar sobre lo bueno de los años que han pasado juntos: los hijos, los trabajos, las batallas ganadas y perdidas, el humor y el amor. Luego, pueden soltarse el uno al otro para completar separados los capítulos siguientes.