CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS | Biden enfrenta un momento crucial en su presidencia

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — La presidencia de Joe Biden y los principales demócratas se enfrentan de repente a un momento de la verdad con una audaz agenda de cambio de nación que se ve amenazada por las traicioneras matemáticas políticas del Washington dividido y la dura resistencia de los republicanos pro-Trump.

Ahora se está desarrollando una fase crucial con los planes del presidente Joe Biden para redefinir el concepto de infraestructura, con un enorme gasto social del Gobierno, frenado por las tambaleantes conversaciones bipartidistas con el Partido Republicano. Las esperanzas de una ley de reforma de la votación radical para contrarrestar los esfuerzos republicanos en los estados para restringir el acceso a la boleta no tienen un camino claro a seguir en el Senado.

Una campaña bipartidista para un endurecimiento relativamente modesto de las verificaciones de antecedentes para algunos compradores de armas corre el riesgo de fracasar. La mejor oportunidad para una victoria que acaparará los titulares puede ser las intensas conversaciones sobre la reforma policial entre el senador republicano Tim Scott y dos importantes demócratas. Pero las esperanzas de que se pueda llegar a un acuerdo antes del aniversario de la muerte de George Floyd, esta semana, se han desvanecido. Y el presidente aún no ha revelado los esfuerzos previstos para abordar la reforma inmigratoria y el cambio climático, dos áreas de política altamente divisivas.

Biden está tratando de capitalizar la percepción entre los demócratas de que después de una pandemia única en un siglo y una grave crisis económica, el país está listo para un cambio fundamental de actitud hacia soluciones gubernamentales ambiciosas.

Joe Biden, presidente de EE.UU. Crédito: Drew Angerer/Getty Images

Pero la realidad de un Senado 50-50 significa que ni siquiera puede garantizar que todo su propio partido esté del lado de sus mayores objetivos.

Los republicanos, todavía esclavos del expresidente Donald Trump, ya se han encaminado hacia la guerra hacia las elecciones de mitad de período de 2022. Esta semana, en el Senado, se espera que bloqueen una comisión independiente bipartidista que investigue  la insurrección en el Capitolio del 6 de enero. La medida consagraría aún más el giro de un partido que una vez se jactó de haber ganado la Guerra Fría contra el comunismo totalitario lejos de salvaguardar la democracia en su propio país.

publicidad

Las percepciones de la economía –siempre un importante impulsor del sentimiento político y clave para la autoridad de un presidente– están atrapadas en un extraño limbo. Algunas señales apuntan a un rebote para coincidir con los locos años veinte de hace 100 años, pero otros datos sobre el empleo y la inflación ofrecen una oportunidad para las afirmaciones del Partido Republicano de que las grandes políticas gubernamentales de Biden están provocando problemas.

Un momento crítico

Durante sus primeros 100 días en el cargo y en un intento en gran medida exitoso de escalar la distribución de las vacunas contra el covid-19 que heredó de Trump, Biden pudo aprovechar una marea de apoyo público basado en el hecho de que por fin un presidente se estaba tomando la pandemia en serio. Sin embargo, ahora que se propone implementar una agenda partidista, su tarea política se vuelve mucho más complicada. La naturaleza de una presidencia nacida en una crisis es experimentar sucesivas pruebas de autoridad y destreza política. Y Biden está a punto de enfrentarse a otro.

El presidente ha hecho que el esfuerzo por encontrar un terreno común en la reforma de infraestructura sea la prueba de fuego de su promesa de unir al país, que ancló su campaña de 2020 y es una pieza central de toda su presidencia.

Esa creencia en el bipartidismo quedó patente la semana pasada cuando el presidente promulgó un proyecto de ley que protege a los estadounidenses de origen asiático y de las islas del Pacífico de una marea creciente de ataques motivados por el odio, que en gran medida obtuvo apoyo en el pasillo a pesar de 62 republicanos en la Cámara de Representantes y uno en el Senado se opone.

«Estoy orgulloso hoy de Estados Unidos. Estoy orgulloso hoy de nuestro sistema político, del Congreso de Estados Unidos. Estoy orgulloso hoy de que demócratas y republicanos se hayan puesto de pie juntos para decir algo», dijo el presidente.

Biden, sin embargo, puede ser la única persona en Washington con tanta fe en un sistema quemado por el partidismo más amargo, los ataques a las normas democráticas por parte de Trump y una desconexión fundamental en el propósito del Gobierno. Algunos demócratas creen que el presidente está perdiendo el tiempo negociando con republicanos que creen que nunca ofrecerán una contrapropuesta que se acerque a las esperanzas progresistas.

Aún así, la fe de Biden, o el deseo al menos de mostrar a los votantes que no ha renunciado a las aspiraciones que financiaron su atractivo para los votantes más moderados, lo llevó a asumir un papel clave en las conversaciones con un pequeño grupo de senadores republicanos que comenzó con ruidos alentadores, pero parece que se está hundiendo en la infranqueable división entre las partes. Si el intento del presidente de lograr un acuerdo de infraestructura bipartidista fracasa, es difícil ver algún otro problema en el que su visión de unidad tenga alguna posibilidad de realizarse.

Los republicanos se oponen tanto a la visión amplia de infraestructura de Biden, que incluye un gasto social significativo como a la reducción parcial de los recortes de impuestos corporativos de Trump para pagarla.

Pero la Casa Blanca insiste en que recortar el paquete de US$ 2,2 billones a US$ 1,7 billones es una oferta de buena fe para mantener al Partido Republicano a bordo. Hay una sensación palpable en Washington de que se acerca el momento decisivo del plan.

«[Biden] no permitirá que la inacción sea la respuesta. Y cuando llegue al punto en que parezca que eso es inevitable, lo verás cambiar de rumbo», dijo Cedric Richmond, un asesor principal de la Casa Blanca, en «State of the Union», de CNN.

El problema para Biden es que un movimiento para hacerlo solo, para tratar de aprobar un proyecto de ley basado en votos demócratas con intrincadas maniobras parlamentarias en el Senado, podría perforar el aura de unidad y centrismo con el que ha disfrazado su presidencia y fue importante para la aprobación de su proyecto de ley de rescate del covid-19.

Aún así, suponiendo que el presidente pueda resolver el enigma de cómo lograr que demócratas moderados, como el senador de Virginia Occidental, Joe Manchin, apoyen el proyecto de ley, podría obtener el crédito de los votantes por hacer frente a la obstrucción del Partido Republicano si cualquier plan de infraestructura partidista posterior termina siendo ampliamente difundido.

La relación de Biden con los progresistas está a punto de ser probada a lo grande

El presidente debe preocuparse cada vez más por su flanco izquierdo, así como por las esperanzas cada vez más deterioradas de conversaciones sobre infraestructura con los republicanos a su derecha.

El senador de Vermont, Bernie Sanders, quien preside la Comisión de Presupuesto del Senado, envió una clara señal de la creciente impaciencia de los progresistas por los esfuerzos bipartidistas que muchos de ellos sienten que no disfrutan de socios de buena fe.

«Nos gustaría tener bipartidismo», dijo Sanders en «Face the Nation», de CBS.

«Pero no creo que tengamos una seriedad por parte del liderazgo republicano para abordar las grandes crisis que enfrenta este país, y si no avanzan, tenemos que seguir adelante solos», dijo Sanders, cuyo elogio al paquete de ayuda de covid-19 de Biden proporcionó cobertura al presidente con los liberales a principios de este año.

Pero los lazos entre los progresistas y Biden se han tensado aún más por el papel tras bambalinas que asumió el presidente al mediar en los combates entre Israel y Hamas, la semana pasada, a medida que aumentaban las bajas palestinas.

Los progresistas están sintiendo que el presidente, a pesar de embarcarse en una agenda económica liberal, no está firmemente en su esquina en todo.

Biden le dijo recientemente al columnista de The New York Times, David Brooks, que Estados Unidos no tenía otra alternativa que «ir a lo grande» ante los desafíos a su competitividad y poder por parte de naciones como China. Pero también pareció indicar que su visión de un cambio político expansivo no se aliaba necesariamente con las percepciones de muchos en su propio partido.

«No les agrado a los progresistas porque no estoy preparado para asumir lo que diría y ellos dirían que es una agenda socialista», dijo Biden.

Tal cosmovisión podría ayudar a explicar por qué Biden está ansioso por expandir la red de seguridad social con políticas que ayuden a los trabajadores estadounidenses e inclinar el equilibrio de la economía hacia los menos acomodados, pero es reticente a aceptar la expansión de la Corte Suprema o poner fin el obstruccionismo del Senado.

Las próximas semanas comenzarán a definir exactamente si el pensamiento de Biden sobre el momento político ofrece un camino para su senda preferida a seguir o si no tendrá más remedio que recurrir a un enfoque más partidista para maximizar lo que puede ser una ventana estrecha para hacer cosas mientras se avecinan las elecciones de mitad de período.