CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

El mayor fabricante de vacunas del mundo está estancando las exportaciones, un problema para los más vulnerables del planeta

Por Julia Hollingsworth

(CNN) — Cuando Uddhab Gautam recibió su primera dosis de vacuna en febrero, los casos de covid-19 en Nepal eran bajos.

Ahora, tres meses después, las infecciones por coronavirus en la nación del Himalaya se han salido de control, lo que ha provocado una escasez de camas de hospital y oxígeno, y ha cerrado la mayor parte del país.

Pero a pesar de necesitarlo más que nunca, el banquero jubilado, de 67 años, no tiene idea de cuándo recibirá su segunda dosis de Covishield, la vacuna de AstraZeneca contra el covid-1, fabricada por el Serum Institute of India (SII, por sus siglas en inglés).

«Como persona mayor, tengo miedo de contraer el virus», dijo desde su casa en la capital de Nepal, Katmandú. «He elegido quedarme en casa».

La situación de Gautam es similar a la que comparten millones de personas en todo el mundo: a medida que la propia crisis del nuevo coronavirus en la India se ha disparado, el SII, el mayor fabricante de vacunas del mundo, ya no puede exportar sus productos.

La semana pasada, el SII dijo que no reiniciaría las entregas al Covax, una iniciativa mundial destinada a distribuir vacunas a países independientemente de su riqueza, hasta finales de este año.

publicidad

Si bien la decisión del SII será un salvavidas para la India, que todavía informa alrededor de 200.000 nuevos casos al día, el retraso plantea un gran problema para los países en desarrollo que dependen del Covax para controlar sus propios brotes.

El mundo ya tiene un retraso de 140 millones de dosis, y para fines de junio, esa brecha habrá alcanzado los 190 millones de dosis, dijo –la semana pasada– la agencia de las Naciones Unidas para la infancia, uno de los socios de Covax. Actualmente no hay un plazo para resolver la escasez, dijo Unicef.

Eso crea un problema muy real, no solo para los países con acceso limitado a las vacunas donde los casos están aumentando, sino también para todo el mundo.

«Nos preocupa que el repunte mortal en India sea un precursor de lo que sucederá si esas advertencias no se escuchan», dijo la directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore, en un comunicado de prensa, la semana pasada. «El costo para los niños y las familias será incalculable».

Por qué hay escasez en el Covax

El año pasado, el SII, que fabrica Covishield, el nombre que se le da a la vacuna de AstraZeneca contra el covid-19 fabricada en la India, prometió entregar 200 millones de vacunas al Covax.

Se estableció que más de 111 millones de esas dosis se entregarían entre febrero y mayo de este año, principalmente en países de África y Asia-Pacífico, según datos de Gavi, una asociación público-privada de salud global que lidera el Covax.

Pero hasta el martes, solo alrededor de 30 millones de dosis del SII se habían distribuido a través del Covax, según Gavi.

Según Unicef, los retrasos en la entrega del SII son una de las principales razones por las que el lanzamiento del Covax está tan retrasado, junto con el nacionalismo de las vacunas, la capacidad de producción limitada y la falta de financiación. El Covax ya debería haber administrado 170 millones de dosis totales, dijo Unicef. En cambio, hasta el martes, ha entregado 71 millones de dosis a 125 países y territorios, con aproximadamente el 42% proveniente del SII y el 56% de AstraZeneca, según datos de Gavi.

El SII comenzó a distribuir vacunas en el extranjero a principios de año cuando los casos de la India habían disminuido y otros países estaban «desesperadamente necesitados de ayuda», explicó el CEO de la compañía, Adar Poonawalla, en un comunicado, la semana pasada.

Pero a medida que aumentaron los casos de la India, el SII mantuvo suministros en casa donde había una creciente necesidad. El Gobierno indio negó los informes de los medios de comunicación de que había prohibido la exportación de vacunas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió en marzo que las dosis del SII se retrasarían. En ese momento, había entregado solo 28 millones de dosis.

A medida que la carga de casos de la India comenzó a aumentar, la demanda de vacunación creció y varios estados reportaron una escasez de vacunas. Eso generó preguntas sobre por qué la India, líder mundial en la fabricación de vacunas, se estaba quedando sin dosis. Hasta el martes, solo el 3% de la población de la India había sido completamente vacunada. El SII dijo, la semana pasada, que había entregado más de 200 millones de dosis en total.

«Continuamos ampliando la fabricación y dando prioridad a la India. También esperamos comenzar a entregar al Covax y otros países para fines de este año», dijo Poonwalla.

Poonwalla dijo que el SII nunca había exportado vacunas «a costa de la gente de la India» y que «seguiría comprometido a hacer todo lo posible para apoyar la campaña de vacunación en el país». «Hemos estado trabajando incansablemente con el Gobierno para hacer nuestro mejor esfuerzo por la humanidad y continuaremos con el mismo espíritu», dijo.

Un portavoz de Gavi dijo en un comunicado que estaba en estrecho contacto tanto con el SII como con el Gobierno indio, y esperaba que las entregas pudieran reanudarse en una capacidad reducida en el tercer trimestre de este año.

Lo que esto significa para los países en desarrollo

Crisis en el Everest por covid-19: escaladores temen contagios 3:22

Al otro lado de la frontera, en Nepal, donde los casos de coronavirus y las muertes están aumentando, el anuncio del SII ha dejado a las autoridades en apuros.

Nepal solo ha vacunado completamente al 1,9% de su población y casi se ha quedado sin vacunas.

El país ha reportado más de 500.000 casos de covid-19 y 6.700 muertes por la enfermedad. Pero Nepal tiene la tercera tasa de positividad de pruebas más alta del mundo (alrededor del 40% de las pruebas dan positivo), lo que sugiere que no detecta todos los casos.

El portavoz del Ministerio de Salud y Población, Dr. Jageshwor Gautam, dijo, la semana pasada, que el país solo tiene entre 50.000 y 60.000 dosis de Covishield del SII almacenadas para «fines de emergencia». El ministro de Salud de Nepal, Hridayesh Tripathi, dijo, la semana pasada, que las autoridades planeaban usarlas en unos días para darles a las personas mayores su segunda dosis.

El país esperaba recibir 1 millón más de vacunas para fines de abril, pero nunca llegaron. En total, Nepal solo recibió 348.000 dosis de sus 1,9 millones de dosis asignadas de la vacuna de AstraZeneca a través del Covax. Según Tripathi, el Covax prometió inicialmente 14,8 millones de dosis, suficiente para aproximadamente una cuarta parte de la población del país.

Millones de nepalíes no han recibido ninguna dosis y 1,5 millones de personas, la mayoría de ellos de 65 años o más, han recibido una dosis de la vacuna, pero aún no han recibido la segunda, lo que genera preocupaciones sobre cuánto tiempo durará su inmunidad.

«No he escuchado nada desde la primera dosis», dijo Durga Kaumari Paudel, de 66 años, ama de casa que vive con su esposo e hijo en Katmandú. Una de sus vecinas murió este mes por covid-19, lo que aumenta su preocupación: ha tenido tanto miedo que no ha salido de su casa en un mes.

No está claro si retrasar el momento de la segunda dosis disminuirá la eficacia, pero los ensayos muestran que es probable que dos dosis de una vacuna sean mejores que una, según Gavi.

El ministro de Salud, Tripathi, dijo que Nepal está en conversaciones con varios países en un intento por obtener las vacunas que necesita. Dijo que habló con funcionarios de Estados Unidos, el Reino Unido y otros países sobre la vacuna de AstraZeneca, y envió cartas a los ministros de Salud de Estados Unidos, Reino Unido, China y Rusia el miércoles actualizándolos sobre las necesidades de Nepal.

«Pronto obtendremos las vacunas que necesitamos. Tenemos mucha confianza», dijo.

Nepal no está solo. Bangladesh iba a recibir más de 10 millones de dosis de Covishield a finales de mayo, según las asignaciones de Gavi. Pero no está claro si llegaron alguna vez, y Bangladesh ahora se ha quedado sin vacunas, según la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR).

El país ha vacunado completamente solo al 2,4% de sus 164 millones de habitantes, y los casos parecen estar aumentando nuevamente. Después de una solicitud de Bangladesh, China obsequió otras 600.000 dosis de vacunas, dijo el viernes la embajada china en Dhaka en un comunicado.

Papua Nueva Guinea, Sri Lanka y Camboya también esperaban partos de Covishield y ahora todos están experimentando picos en los casos. Según la Federación Internacional, la «mayoría» de los países de Asia estaban luchando contra la escasez de vacunas.

«Asia es ahora el epicentro de esta pandemia mundial», dijo Alexander Matheou, director de Asia-Pacífico de IRFC. «Decenas de miles de vidas se pierden cada semana y las vacunas deben estar disponibles para que podamos evitar más tasas terribles en las próximas semanas y meses».

Lo que esto significa para el mundo

Argentina: así es el nuevo confinamiento por covid-19 3:52

Un Covax paralizado no es solo un problema para los países de Asia: tiene ramificaciones potencialmente mundiales.

«Hemos emitido repetidas advertencias sobre los riesgos de bajar la guardia y dejar a los países de ingresos bajos y medianos sin acceso equitativo a vacunas, diagnósticos y terapias», dijo Fore de UNICEF en un comunicado. «Cuanto más tiempo continúe propagándose el virus sin control, mayor será el riesgo de que surjan variantes más mortales o contagiosas».

Este mes, la co-líder de Covax, la Coalición para la Promoción de Innovaciones en pro de la Preparación ante Epidemias (CEPI), estableció un grupo de trabajo de fabricación de Covax para abordar los desafíos del suministro de vacunas, como la escasez de materias primas.

El portavoz de Gavi dijo que una de sus principales prioridades en la actualidad era trabajar con los gobiernos con los suministros más grandes para entregar vacunas a través de Covax a países donde podrían tener «un impacto inmediato para abordar esta interrupción del suministro a corto plazo». No especificaron qué países incluía.

Pero, como señala Fore, el SII no es el único grupo que puede ayudar a resolver la escasez de vacunas.

Solo las vacunas aprobadas por la OMS pueden implementarse a través de Covax. A principios de este mes, la OMS incluyó a Sinopharm de China para uso de emergencia, convirtiéndola en la sexta vacuna en recibir luz verde para ser utilizada como parte de Covax.

Gavi dijo a principios de este mes que estaba en conversaciones con los fabricantes, incluido Sinopharm, para obtener más dosis de Covax, informó Reuters.

Mientras que algunos países están desesperados por vacunas, otros están vacunando a los menos vulnerables, como los jóvenes, una situación que Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, describió –la semana pasada– como «un apartheid de vacunas». En sus comentarios de apertura en la Asamblea Mundial de la Salud el lunes, señaló que más del 75% de todas las vacunas se han administrado en solo 10 países.

«La actual crisis de las vacunas es una escandalosa desigualdad que perpetúa la pandemia», dijo. «El número de dosis administradas a nivel mundial hasta ahora habría sido suficiente para cubrir a todos los trabajadores de la salud y las personas mayores, si se hubieran distribuido de manera equitativa. Podríamos haber estado en una situación mucho mejor».

UNICEF dijo en un correo electrónico que estaba instando a los países con dosis excesivas a compartirlas como una medida provisional inmediata. La Federación Internacional también pide a los estados y a las empresas farmacéuticas que actúen con mayor rapidez en la distribución de vacunas.

«No podemos permitirnos atascarnos en las negociaciones durante los próximos seis meses», dijo el presidente de la Federación Internacional, Francesco Rocca, y agregó que el Gobierno necesitaba compartir acciones, particularmente con los países que experimentan aumentos repentinos de covid-19.

Tedros pidió a los fabricantes que otorguen a Covax el primer derecho de rechazo de las nuevas vacunas o que asignen el 50% de las vacunas a Covax este año.

«No hay forma diplomática de decirlo», agregó. «Un pequeño grupo de países que fabrican y compran la mayoría de las vacunas del mundo controlan el destino del resto del mundo».

Julia Hollingsworth, de CNN, escribió e informó desde Hong Kong. Sugam Pokharel informó desde Atlanta. Asha Thapa, Nishant Khanal y Kosh Raj Koirala informaron desde Katmandú, Nepal.