CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Judicial

Tulsa massacre: ¿Qué fue la masacre de Tulsa? Esto es lo que debes saber

Por Sara Sidner

Esta historia contiene un lenguaje que algunas personas pueden encontrar ofensivo.

Tulsa, Oklahoma (CNN) — El 31 de mayo y el 1 de junio se cumplen 100 años de la masacre de Tulsa. Esto es lo que debes saber sobre ese día oscuro para la comunidad negra en Estados Unidos.

El tiroteo contra Terence Crutcher, en 2016

Cuando la policía disparó contra el padre desarmado Terence Crutcher, el 16 de septiembre de 2016, en Tulsa, la reacción de la ciudad fue furiosa, pero pacífica.

Hubo vigilias de oración en iglesias negras y, en una semana, se presentaron cargos de homicidio culposo contra el agente que le disparó.

Pero el incidente también arrojó nueva luz sobre un momento oscuro en la historia de Estados Unidos que se ha olvidado en gran medida, o que nunca se aprendió.

Hace un siglo, en las mismas calles donde marcharon los manifestantes, gritando contra los asesinatos policiales de hombres negros desarmados en Estados Unidos, cientos de negros murieron en un solo día terrible.

publicidad

Se le conoce también como el «disturbio racial» de Tulsa, de 1921. Pero no es así como lo ve la nieta de una de las supervivientes.

«Realmente fue una masacre»

«Realmente fue un asesinato. Fue una masacre», dijo Joi McCondishie. Su abuela sobrevivió a la terrible experiencia. Cientos más no lo hicieron.

«Algún tipo de confrontación entre negros y blancos era inevitable debido al clima racial en ese momento, debido a la presencia del Ku Klux Klan en casi todos los aspectos de nuestra sociedad», dijo Mechelle Brown.

Brown es la directora de programas del Centro Cultural Greenwood, que ha recopilado y conservado recuerdos, fotografías y objetos de interés de Tulsa en 1921.

Tulsa también tenía algo especial que no existía en gran parte del país en la década de 1920. Los negros lo habían apodado Black Wall Street («El Wall Street Negro»).

En un Estados Unidos segregado, el distrito de Greenwood de Tulsa era el hogar de millonarios negros, un grupo de negros empresarios, médicos, farmacéuticos e incluso un piloto que era dueño de su propio avión privado.

«Black Wall Street» contaba con 300 negocios

Black Wall Street contaba con más de 300 negocios propiedad de negros, incluidos dos teatros.

Según Brown, el éxito de los negros fue la fuente de fricción en la ciudad porque «causó algo de envidia e ira entre los blancos que cuestionaron ‘¿cómo se atreven esos negros a tener un piano de cola en su casa, y yo no tengo un piano en mi casa?’”, comenta.

No todo el mundo estaba bien con eso, pero Tulsa se estaba convirtiendo rápidamente en un lugar de oportunidades para los negros que querían ganarse la vida. Lo que no sabían es que al final de la noche del 1 de junio de 1921, su vecindario sería diezmado.

Los historiadores dicen que la chispa fue un encuentro entre una menor blanca, de 17 años, llamada Sarah Page y un hombre negro, de 19 años, llamado Dick Rowland.

«Dick Rowland trabajaba como lustrabotas en el centro de Tulsa», dijo Brown.

Se podía ganar mucho dinero gracias a los ricos petroleros blancos que tenían dinero en efectivo para gastar. Eran finales de mayo.

Cargos presionados después del incidente del ascensor

A Rowland, dijo Brown, se le había dado permiso para entrar al edificio Drexel, un establecimiento blanco, para buscar agua y usar el baño cuando tenía mucho calor.

Page trabajaba en ese edificio como ascensorista. Los dos se veían casi todos los días porque Rowland usaba el ascensor que operaba Page. Ese día, el viaje no terminó tan silenciosamente como tantas veces antes.

«Este día en particular, después de que las puertas del ascensor se cerraron y Sarah Page y Dick Rowland estuvieron solos en el ascensor unos momentos, hubo un grito».

Las puertas del ascensor se abrieron. Roland corrió y luego fue arrestado. Y Page inicialmente afirmó que fue agredida, dijo Brown. Otros relatos históricos dicen que Rowland se tropezó al salir del ascensor, agarró a Page del brazo, ella gritó y un testigo acudió a las autoridades.

Page nunca presentó cargos. Pero las autoridades lo hicieron. Y el daño estaba hecho. Al final del día, la rumorología decía que Page había sido violada.

Una multitud enojada exigió un linchamiento

Los informes de prensa en gran medida inexactos se sumaron al furor. Las fotos muestran grandes multitudes de residentes blancos reunidos en el juzgado. Tenían una exigencia: querían que lincharan a Rowland.

Brown dice que la comunidad negra decidió protegerlo. Nadie creía que hubiera hecho tal cosa y acudieron en su ayuda.

«Estaban dispuestos a arriesgar sus vidas, sabían que arriesgarían sus vidas para ayudar a defender a Dick Rowland», dijo Brown.

Cuando llegaron al juzgado, miles de blancos también se habían reunido al frente. Estaban enojados y molestos por lo que había sucedido. Los blancos iban armados. Uno de los hombres armados se enfrentó a un residente negro que le preguntó por qué blandía su arma.

Brown dice que los registros históricos muestran que los dos hombres discutieron. Hubo una pelea por el arma. Se disparó. El residente blanco recibió un disparo. Se desató el infierno.

Los blancos decidieron asaltar el barrio negro. Algunas estimaciones sitúan en 10.000 el número de personas que irrumpió en las vías del tren que dividen el norte, del Tulsa negro, y el sur, del Tulsa blanco.

Al menos 300 vidas de personas negras perdidas

Sobreviviente de masacre no puede olvidar lo ocurrido 1:40

«Los negros estaban tan superados en número y armamento que los blancos finalmente atravesaron las vías del tren e invadieron lo que era el hogar de Black Wall Street, el distrito de Greenwood», dijo Brown.

Al final de la noche, 35 manzanas de la ciudad habían sido quemadas hasta los cimientos. Black Wall Street había sido borrado. Hay fotos de los cadáveres de residentes negros tirados en las calles. A algunos los habían matado a tiros.

El relato histórico es que al menos 300 personas negras fueron asesinadas.

«Realmente no hay forma de saber exactamente cuántas personas murieron. Sabemos que hubo varios miles de desaparecidos», dijo Brown, citando cuentas de sobrevivientes y recuentos de población. Muchos simplemente huyeron de la ciudad.

Los sobrevivientes informaron que aviones arrojaron bombas

Algunos de los sobrevivientes han dicho que recuerdan la muerte no solo en las calles, sino también lloviendo del cielo.

«Muchos de nuestros sobrevivientes han comentado que recuerdan haber visto aviones arrojando bombas. Arrojando bombas de nitroglicerina. Sabemos que al menos una compañía permitió que los alborotadores blancos usaran sus aviones para lanzar bombas», dijo Brown.

No hay un relato oficial de los atentados, pero el abogado Buck Colbert Franklin, padre del historiador John Hope Franklin, describió los ataques aéreos en un manuscrito que ahora se encuentra en el Museo Nacional de Historia y Cultura Negra del Smithsonian.

Franklin vio una docena o más de aviones dando vueltas en el aire y escuchó «algo como granizo cayendo sobre la parte superior de mi edificio de oficinas», escribió. Calle abajo, vio el Hotel Midway y luego otros edificios ardiendo desde sus techos hacia abajo.

«Las aceras estaban literalmente cubiertas con bolas de trementina ardiendo. Sabía muy bien de dónde venían y sabía muy bien por qué cada edificio en llamas se incendiaba primero desde arriba», continúa. «Hice una pausa y esperé el momento oportuno para escapar».

Un informe de la comisión estatal, en 2001, dijo, «Tulsa fue probablemente la primera ciudad (en Estados Unidos) en ser bombardeada desde el aire».

En 2016, quedaba al menos un sobreviviente vivo en Tulsa. Hazel Smith Jones tiene ahora 97 años, pero estaba cumpliendo tres cuando ocurrió el ataque.

«Mi papá no estaba en casa, solo los niños y la mamá. Vinieron y nos buscaron», dijo Smith Jones. Hombres blancos en un camión comenzaron a reunir a los residentes y sacarlos del vecindario.

Kamala Harris reacciona al veredicto contra Derek Chauvin 2:45

Los sobrevivientes se fueron sin nada

«Nos llevaron al recinto ferial y estuvimos allí dos o tres días», dijo Jones. «Nos quedamos allí y mi papá no sabía dónde estábamos».

Dijo que su madre pensó que sería lo más seguro. Jones era uno de 13 hijos. Su madre estaba asustada y pensó que si la familia estaba rodeada de otras personas en la misma situación, todos estarían más seguros. Puede que tuvieran razón, pero la ausencia de propietarios también significaba que era más fácil para la turba blanca que deambulaba por las calles saquear sus propiedades. Y lo hicieron.

Las familias negras que sobrevivieron a los incendios, saqueos y disparos se quedaron sin nada cuando regresaron.

Un artículo de opinión publicado en uno de los periódicos locales después del incidente parecía condonar las acciones de la turba diciendo: «Un distrito como el viejo niggertown nunca debe volver a ser permitido en Tulsa».

Esas palabras aún duelen. Lo mismo ocurre con lo que sucedió cuando los dueños de negocios negros adinerados contactaron a sus compañías de seguros.

Analista pide cuestionar prejuicios y ser autocríticos 1:16

Todas las reclamaciones de seguros fueron denegadas

Todas las reclamaciones de seguros del vecindario de Greenwood fueron denegadas.

Las reclamaciones totalizaron US$ 2,7 millones. Aún así, Black Wall Street fue reconstruido, pero nunca volvió a su antigua gloria.

Dado que los funcionarios calificaron lo sucedido de «disturbios» raciales, sus residentes blancos estaban protegidos. Si bien no hay prescripción para el asesinato, la hay para los disturbios. Y Brown dice que los residentes negros de Tulsa nunca fueron compensados.

«Nunca recibieron justicia por perder a sus seres queridos, sus hogares y los negocios por los que trabajaron tan duro, que construyeron desde cero», dijo Brown.

Sin embargo, Black Wall Street fue reconstruido. Brown dice que en realidad la desegregación fue el golpe final.

«El dólar solía circular 19 veces en las tiendas de propiedad negra antes de salir del vecindario», dijo Brown.

Pero una vez que los establecimientos blancos se vieron obligados a aceptar también el dinero de los negros, el dinero comenzó a migrar. Los residentes negros querían ejercer sus libertades recién descubiertas, sin darse cuenta de lo que eso les haría a los negocios en su propio vecindario.

Christopher Lett, de CNN, contribuyó a este informe.

Nota del editor: Esta historia se publicó inicialmente en 2016 después de que la Policía de Tulsa disparara contra Terence Crutcher, un hombre negro desarmado. En 2019, la serie de HBO «Watchmen» recreó el Tulsa Race Riot, de 1921, en su primer episodio. Esto es lo que sucedió ese horrible día.