CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Juegos Olímpicos Tokio 2020 (2021)

Por qué los atletas olímpicos muerden sus medallas y qué hacen luego con ellas

Por Ben Morse

(CNN) -- La imagen de júbilo de un atleta olímpico de pie en lo alto del podio después de salir victorioso en su disciplina con una medalla de oro entre los dientes es icónica.

Ya lo hemos visto en numerosas ocasiones en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, en una gran cantidad de disciplinas.

La cuenta oficial de Tokio 2020 incluso fue más lejos el domingo para tratar de recordarle a la gente que las medallas no son, de hecho, comestibles.

medallas Tokio 2020

Los medallistas de bronce Matteo Castaldo, Marco di Costanzo, Matteo Lodo y Giuseppe Vicino de Italia muerden sus medallas durante la ceremonia de entrega de medallas.

"Solo queremos confirmar oficialmente que las medallas #Tokyo2020 no son comestibles", dijo.

"Nuestras medallas están hechas de material reciclado de dispositivos electrónicos donados por el público japonés. Por lo tanto, no tienes que morderlas ... pero sabemos que aún lo harás".

¿Pero por qué estos atletas victoriosos deciden celebrar su coronación pretendiendo darle un mordisco a sus medallas de oro?

publicidad

David Wallechinsky, miembro del Comité Ejecutivo de la Sociedad Internacional de Historiadores Olímpicos, le dijo a CNN en 2012 que probablemente sea un intento de satisfacer a los medios.

"Se ha convertido en una obsesión para los fotógrafos", dice Wallechinsky, coautor de "The Complete Book of the Olympics". "Creo que lo ven como una toma icónica, como algo que probablemente puedas vender. No creo que sea algo que los atletas probablemente harían por su cuenta".

La ciclista suiza Marlen Reusser posa para una fotografía y muerde su medalla de plata tras la contrarreloj individual femenina.

Sin embargo, el fenómeno no es exclusivo de los Juegos Olímpicos.

La superestrella del tenis Rafael Nadal se ha hecho famoso por parecer que quiere arrancar un trozo de los trofeos que gana, en particular la Coupe des Mousquetaires, el trofeo masculino del Abierto de Francia, con el que se ha familiarizado tanto.

Nadal muerde la Coupe des Mousquetaires tras la victoria en el Abierto de Francia.

Un lugar seguro

Los atletas victoriosos de todo el espectro olímpico han hecho todo lo posible para encontrar un lugar para sus medallas.

Tom Daley, del equipo británico, quien ganó la competencia masculina de clavados sincronizados de 10 metros con su compañero Matty Lee el lunes, tejió una bolsa para mantener su medalla de oro a salvo mientras estaba en Tokio.

Daley, quien se dedicó a tejer a ganchillo durante la pandemia de coronavirus, publicó en Instagram que había creado el soporte para "evitar que se raye".

El ciclista esloveno Primoz Roglic, que ganó el oro en la contrarreloj individual masculina, admitió que la medalla en sí misma lo sorprendió.

"En realidad, es algo bastante pesado, pero es hermoso. Estoy superorgulloso y feliz", dijo a los medios.

En 2008, la futbolista del equipo de EE.UU. Christie Rampone le dijo al Tampa Bay Times que su colección de medallas estaba escondida entre las ollas y sartenes de su casa, ya que creía que serían los últimos lugares donde alguien podría buscar.

Durante sus primeros días en los Juegos Olímpicos, Michael Phelps ideó algunos métodos innovadores para transportar sus medallas.

En una entrevista en "60 Minutes" con Anderson Cooper en 2012, Phelps dijo que guardó sus ocho medallas de oro de los Juegos de Beijing 2008 en un estuche de maquillaje de viaje envuelto en una camiseta gris.

El medallista de oro Lasha Bekauri de Georgia mordisqueando su premio durante la ceremonia de entrega de medallas para el concurso masculino de judo de -90 kg.

Dado que es el atleta olímpico más condecorado de todos los tiempos con un total de 28 medallas, es posible que Phelps tenga que adoptar un nuevo método para guardarlas.

Sin embargo, no todos los atletas se han aferrado a sus recuerdos olímpicos.

El boxeador superestrella Wladimir Klitschko le dijo a CNN que vendió la medalla de oro que ganó en los Juegos de Atlanta de 1996 por US$ 1 millón, y destinó los fondos a la fundación Klitschko Brothers, una organización benéfica creada por él y su hermano Vitali para ayudar a los niños pobres en su nación natal de Ucrania.

"Nos preocupamos por la educación y el deporte, esa es la clave en la vida de cualquier niño", dijo Wladimir.

"Si tienen conocimientos, pueden tener éxito con eso en su vida adulta y el deporte les da las reglas: cómo respetar a su oponente, cómo respetar las reglas .

"Siempre es así en la vida, bajas pero tienes que levantarte, y el deporte te da esta gran lección".

El nadador estadounidense Anthony Ervin subastó su medalla de oro olímpica de 2000 en eBay para ayudar a los sobrevivientes del tsunami de 2004 en el océano Índico.