CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Lujo

Slim Aarons, el fotógrafo que retrató a la alta sociedad en acción

Por Oscar Holland

(CNN) -- Slim Aarons se forjó una carrera documentando la vida de los ricos y bellos.

El fallecido fotógrafo pasó cinco décadas fotografiando a aristócratas y miembros de la alta sociedad con todo su glamour, trabajando para publicaciones como Town & Country, Harper's Bazaar y la revista Life. Ya sea descansando en villas italianas, navegando por la costa de Mónaco o cazando zorros en la campiña inglesa, sus sujetos trotamundo personificaban la alta sociedad... y el dinero antiguo.

Pero según el autor de un nuevo libro sobre la obra de Aarons, el motivo del fotógrafo no era ni celebrar ni criticar la opulencia que encontraba. Lo que le movía era la curiosidad periodística por saber cómo vivían las personas más privilegiadas del mundo, dijo Shawn Waldron, coautor de "Slim Aarons: Style".

"Era un reportero", dijo Waldron por teléfono desde Nueva York. "Hay que pensar que muchas de estas fotos se crean por encargo. Lo enviaron a algún lugar para registrar lo que ocurría en ese lugar concreto".

La heredera Nonie Phipps fotografiada con amigos en Biarritz, Francia, en 1960. Crédito: Slim Aarons/Getty Images

La agencia fotográfica Getty Images adquirió todo el archivo de Aarons en 1997, varios años después de su jubilación. Waldron, que también trabaja como conservador de Getty, dijo que hasta ahora solo se han digitalizado 6.000 de las aproximadamente 750.000 imágenes.

En el momento de la compra, Aarons estaba "un poco olvidado" y "un poco en desuso", añadió Waldron. Pero ahora, unos 15 años después de su muerte, los expertos y el público están revisando y reinterpretando la vasta obra del fotógrafo. En un momento en que las redes sociales permiten a la gente del jet-set controlar de cerca la representación de su vida privada, su obra ofrece una visión refrescante y sincera de una época pasada.

publicidad

Y aunque Aarons se movía con facilidad por los círculos más exclusivos de la sociedad, conservaba su objetividad y se mantenía "con los pies en la tierra", dice Waldron.

"Obviamente, se hizo amigo de algunas de estas personas", añadió. "Fotografió a los sujetos a medida que ascendían en la sociedad y luego fotografió a sus hijos décadas después. Se trata de relaciones a largo plazo... pero también era una mosca en la pared y siempre mantenía esa distancia profesional".

"Iba constantemente de un sitio a otro, pero siempre volvía a casa, a su pequeña granja del condado de Westchester, en Nueva York".

Olivier Coquelin, que abrió la primera discoteca en Estados Unidos, y su esposa, la cantante y actriz hawaiana Lahaina Kameha. Crédito: Slim Aarons/Getty Images

Estilo, no moda

Puede que Aarons haya pasado medio siglo rodeado de riqueza, pero su fijación por el glamour puede tener sus raíces en experiencias de pobreza y guerra.

Aunque el fotógrafo siempre afirmó ser huérfano de Nuevo Hampshire, un documental producido tras su muerte reveló que procedía de una familia judía inmigrante del Lower East Side de Nueva York. Con un padre ausente y su madre ingresada en un hospital psiquiátrico, Aarons se "pasaba entre los miembros de la familia", dijo Waldron.

Utilizando todavía su nombre de nacimiento, George Allen Aarons, en lugar de su posterior apodo, Slim, escapó de la pobreza alistándose en el ejército como fotógrafo a los 20 años.

Durante la Segunda Guerra Mundial, no perfeccionó su arte en los partidos de polo o en las fiestas en la piscina, sino en las maniobras militares, incluidos los desafortunados asaltos de los Aliados contra Italia en la batalla de Montecassino. El fotógrafo "no le dio importancia" a sus experiencias, pero se quedaron con él, dijo Waldron.

"Mucha gente que fue fotógrafa en la guerra, ya sea fotógrafos del ejército o corresponsales de guerra... simplemente se quedó con eso. Y Slim dijo: 'No, ya he visto suficiente'", dijo Waldron, refiriéndose a la famosa respuesta de Aarons a la sugerencia de que también documentara la Guerra de Corea. ("Solo fotografiaré una playa si hay una rubia en ella", dijo supuestamente el fotógrafo).

El heredero de Kleenex, Jim Kimberly (en el extremo izquierdo, de naranja), habla con sus amigos a orillas del lago Worth, en Florida, en 1968. Crédito: Slim Aarons/Getty Images

El nuevo título de Waldron es el último de una serie de libros temáticos sobre el fotógrafo, publicados en los últimos años. Centrado en las interacciones del fotógrafo con el mundo de la moda, sus 180 fotografías muestran una serie de iconos del estilo, como Gianni Versace en el lago Como y la modelo Veruschka von Lehndorff jugando al limbo en Acapulco.

Las fotos también trazan la evolución de la moda de lujo a lo largo de las décadas, desde la formalidad de los años de posguerra hasta las chaquetas de esquí estampadas de los años 90. Sin embargo, aunque Aarons realizó algunas sesiones de moda convencionales al principio de su carrera, evitó las normas del género. Nunca recurrió a un estilista, y a menudo llevaba poco más que una cámara y un tripié, por lo que no se identificaba con la fantasía asociada a la fotografía de moda, dijo Waldron.

"La fotografía de moda consiste en crear una historia y una tipología y representarla... pero Slim no quería hacer eso", dijo Waldron. "Le interesaba la persona real, no solo lo que llevaba puesto, sino lo que conducía, dónde iba a cenar después. Se trata de todas las partes que conforman el estilo personal. Eso es con lo que realmente conectaba".

Aquí radica lo que Waldron describió como la diferencia entre la moda y el estilo, entre lo transitorio y lo atemporal. De hecho, Aarons parecía no preocuparse por los armarios de sus sujetos o de las tendencias del momento.

"Yo no hacía moda", dijo una vez el fotógrafo. "Fotografié a las personas con sus vestimentas que se convirtieron en moda".

"Slim Aarons: Style", escrito por Shawn Waldron y Kate Betts, y publicado por Abrams Books, ya está disponible.