CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Religión

Papa Benedicto XVI pide perdón, pero niega haber actuado mal frente casos de abuso sexual

Por CNN

(CNN) –– El papa Benedicto XVI rechazó este martes las acusaciones de que él sabía en 1980 que un sacerdote bajo su control era un abusador. También negó haber ocultado intencionalmente su presencia en una reunión sobre el sacerdote ese año. Y luego pidió perdón a las víctimas de abuso.

Benedicto XVI, ahora de 94 años, fue el primer papa en siglos que renunció al cargo en 2013. A su mandato de ocho años lo opacó un escándalo mundial de abuso sexual en la Iglesia católica.

Recientemente, Benedicto ha sido blanco de críticas por su tiempo como arzobispo de Munich y Freising, entre 1977 y 1982, luego de que se conociera un informe que encargó la Iglesia sobre abusos de parte del clero católico allí.

La investigación encontró que a Benedicto le informaron sobre cuatro casos de abuso sexual que involucraban a menores —incluidos dos durante su estadía en Munich—pero él no actuó. El reporte también reveló que él había asistido a una reunión sobre un abusador identificado como el Sacerdote X, aunque el testimonio que el papa entregó a los investigadores señalaba que no participó.

Días después de la publicación del informe, Benedicto XVI admitió que había estado en la reunión. Y culpó de su negación anterior a los investigadores a "un error en la edición de su declaración".

publicidad

Este martes, cuatro expertos que trabajan para Benedicto XVI dijo que él, entonces conocido como Joseph Ratzinger, estuvo presente en la reunión, no sabía que el sacerdote era un abusador.

“Se trataba exclusivamente del alojamiento del joven Sacerdote X en Munich porque tenía que someterse a terapia allí. Esta solicitud se cumplió. Durante la reunión no se mencionó el motivo de la terapia”, dijeron los expertos.

Papa pide perdón a víctimas de abuso

Investigación de de abusos a niños pone en aprietos a Benedicto XVI 1:35

El papa Benedicto XVI también aseguró que está "de buen ánimo" al enfrentarse al "juez final de mi vida", en su respuesta personal a las acusaciones del informe sobre abusos cometidos por sacerdotes en Munich, donde fue arzobispo desde 1977 hasta 1982.

“Muy pronto, me encontraré ante el juez final de mi vida. Aunque al recordar mi larga vida puedo tener muchos motivos para temer y temblar, no obstante, estoy de buen ánimo, porque confío firmemente en que el Señor no es solo el juez justo, sino también el amigo y el hermano que él mismo ha sufrido por mis defectos”, escribió en una carta que publicó el Vaticano.

Benedicto XVI, de 94 años, admitió nuevamente este martes que había estado presente en una reunión en 1980 sobre un sacerdote. Y calificó el hecho de negarlo a los abogados que compilaron el informe como un “descuido”.

“Este error, que lamentablemente se verificó, no fue intencional y espero que pueda ser excusado”, escribió Benedicto XVI.

También emitió una disculpa general a los sobrevivientes de abuso: “Una vez más, solo puedo expresar a todas las víctimas de abuso sexual mi profunda vergüenza, mi profundo dolor y mi sincero pedido de perdón”.

Uno de los principales grupos que representan a los sobrevivientes de abusos por parte del clero católico rechazó este martes el perdón del papa Benedicto XVI.

SNAP the Survivors Network dijo que la carta de Benedicto XVI “está admitiendo una cosa para encubrir 1.000”. También acusó al papa de “repetir palabras de disculpa que han caído en oídos sordos durante décadas”.

“Las verdaderas disculpas son seguidas por las verdaderas enmiendas, un concepto que la Iglesia no parece ser capaz de comprender”, dijo el grupo en un comunicado.

Benedicto XVI admite haber estado en reunión

El pasado 24 de enero, Benedicto XVI admitió que estuvo en esa reunión de 1980 en la que se habló del sacerdote abusador. En ese momento atribuyó su negación de haber estado allí a "un error en la edición de su declaración".

La admisión se produjo en un comunicado a la Agencia Católica de Noticias a través de su secretario privado, el arzobispo Georg Gänswein, quien dijo que el error "no se había cometido con malas intenciones", sino que era "el resultado de un error en el procesamiento editorial de su declaración" a la investigación independiente encargada por la arquidiócesis de Munich-Freising.

Está "muy arrepentido" por esto y pidió que lo excusaran, dijo Gänswein.