CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Celebridades

OPINIÓN | Lo que hizo Will Smith no es lo que quieren las mujeres

Por Holly Thomas

Nota del editor: Holly Thomas es escritora y editora radicada en Londres. Es la editora de la mañana en Katie Couric Media. Puedes encontrarla en Twitter @HolstaT. Las opiniones expresadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora. Lee más artículos de opinión en cnne.com/opinion.

(CNN) — Nadie esperaba drama en los Oscar 2022. Para un evento que supuestamente celebra la innovación y la imaginación en la industria del cine, los Premios de la Academia han cultivado en los últimos años una reputación tan tediosa que es casi impresionante, con varias horas de palmadas en la espalda que se repiten y principalmente gente blanca ganando cosas, intercaladas con el ocasional discurso emotivo.

Como el mundo ya lo sabe, esa insulsa previsibilidad se quebró en la noche del domingo, cuando Will Smith irrumpió en el escenario y abofeteó a Chris Rock, mientras el comediante presentaba el premio al mejor documental.

Rock había hecho una broma sobre Jada Pinkett-Smith, esposa de Smith, en la que la comparaba con "G.I. Jane", de Ridley Scott. Un personaje para el que Demi Moore se afeitó la cabeza. Pinkett-Smith, quien ha hablado públicamente sobre su alopecia, una condición que causa la caída del cabello, actualmente luce un cabello rapado al ras.

Después de golpear a Rock, Smith regresó a su asiento y pareció insultarlo: "Deja el nombre de mi esposa fuera de tu p*** boca".

¿Qué opinas sobre la reacción de Will Smith? Opiniones divididas en Hollywood 2:43

En ese momento, Smith no se disculpó con Rock, quien, según la Policía, se negó a presentar cargos sobre el incidente. Smith dijo, en últimas, que lo sentía a través de una publicación de Instagram en la noche de este lunes. "La violencia en todas sus formas es tóxica y destructiva. Mi comportamiento de anoche en los Premios de la Academia fue inaceptable e inexcusable. Las bromas a mi costa forman parte del trabajo, pero una broma sobre la condición médica de Jada fue demasiado para mí y reaccioné emocionalmente. Me gustaría disculparme públicamente contigo, Chris. Me pasé de la raya y me equivoqué", se lee en una parte del mensaje.

Durante la ceremonia, cuando poco después regresó al escenario para aceptar el premio a mejor actor por su papel de Richard Williams en "King Richard", Smith se refirió a lo sucedido de manera indirecta. Y se desmarcó de la responsabilidad. “El arte imita a la vida. Parezco el padre loco, tal como decían de Richard Williams”, dijo entre lágrimas. "Pero el amor te hará cometer locuras".

Al menos podemos agradecer porque Smith no se transformó completamente en "Ali", como tributo al personaje de un boxeador campeón que interpretó antes. Pero, volviendo al punto, la reacción de Smith, al igual que sus palabras durante su discurso de aceptación, fueron más sobre él mismo que sobre su esposa. Y eso es lo que más irrita. Los hombres no deberían usar el bienestar de las mujeres como una justificación para golpear a alguien. Además, enviar el mensaje de que esto es lo que las mujeres quieren de los hombres no solo es inútil, sino también potencialmente peligroso.

Como una superestrella con todos los recursos y herramientas de relaciones públicas a su disposición, Will Smith podría haber elegido entre innumerables formas de responder a la broma de Rock. Podría haber comunicado sus sentimientos verbalmente a sus millones de seguidores en las redes sociales, donado a una organización benéfica para la alopecia o atado a sus amigos famosos en una interpretación relajante de "Imagine".

Independientemente de lo que decidiera hacer, debió haber esperado a ver si su esposa, contra quien se dirigió la broma, realmente quería eso, antes de centrarse en sí mismo y escalar un conflicto que quizás ella no estaba feliz de amplificar.

Peor aún, los comentarios de Smith sobre ser "un protector del amor" al aceptar su premio hacen eco de una de las principales justificaciones que emplean los perpetradores de abuso doméstico: que el "amor los lleva" a golpear. Algo de lo que el propio Smith tiene conocimiento de primera mano como sobreviviente.

La agresión nunca es una respuesta justificable a una broma, aunque sea de mal gusto. Sin embargo, la violencia en nombre de otra persona es un territorio aún más turbio. Si Pinkett-Smith hubiera subido al escenario y abofeteado a Chris Rock por sí misma, igualmente habría estado mal. Pero, al menos habría elegido la acción que se tomó en su nombre y asumido las consecuencias de eso. En cambio, ahora está obligada a asociarse con un comportamiento que tal vez no apruebe. Y probablemente no lo haga, si sus respuestas pasadas sirven como pauta.

Cuando Rock bromeó acerca del boicot de Pinkett Smith y su esposo contra los Oscar en 2016, ella lo tomó con calma. "Mira, es algo que se esperaba", dijo en ese momento. Y agregó: "Tenemos muchas cosas que debemos manejar, muchas cosas están sucediendo en nuestro mundo en este momento. Tenemos que seguirnos moviendo". Si Smith hubiera seguido su ejemplo, el comentario de Rock ya estaría olvidado. En cambio, se consolida como uno de los momentos más vergonzosos en la historia de los Oscar.

La excusa de Will Smith de "defender" a su familia y comportarse como un "padre" ––que su publicación de disculpa reconoció era "fuera de lugar" e "incorrecta"–– podría haber tenido sentido si su arrebato hubiera respondido a una amenaza física para su prole. O si ser padre tuvo algo que ver con lo sucedido. Pero interrumpir la gran victoria de otra persona para abofetear a alguien por un comentario picante sobre tu esposa es un modelo bastante insostenible para el comportamiento paternal. Sin mencionar que resulta un ejemplo de basura para sus millones de fans.

Para el tipo que fue famoso por estar por encima de maldecir en su música ––aparentemente porque su abuela lo convenció de que las "personas verdaderamente inteligentes" no necesitan hacerlo–– es un lapsus de juicio bastante significativo.

Durante milenios, los hombres han elegido el mejor curso de acción en nombre de las mujeres. Durante milenios, casi siempre se han equivocado.

Jada Pinkett-Smith es una mujer adulta e inteligente que ha demostrado una y otra vez que habla por sí misma. Es una veterana del entretenimiento por derecho propio. Incluso tiene un podcast en el que comparte regularmente sus opiniones más audaces y crudas sobre temas desafiantes, entre ellos su matrimonio y la alopecia en sí. No había necesidad de que su esposo intercediera por ella en un asunto que ella es más que capaz de manejar.

¿Podría Will Smith enfrentar cargos por golpear a Chris Rock? 2:22

Después de que terminó la ceremonia, Smith agregó un comentario debajo de una foto de Instagram de él y su esposa arreglados para la noche, bromeando: "¡No puedes invitar a personas de Filadelfia o Baltimore a ninguna parte!"

Quizás se refería a sus raíces popularmente ficticias, pero Smith ya no es un niño. Es un hombre de unos 50 años, con décadas de experiencia en la industria. Fácilmente podría haber tomado una hoja del libro del joven Will y terminar por elegir el camino de la no violencia, retirándose a alguna "mansión en Bel Air".

En cambio, eligió golpear a un hombre que no amenazaba con ningún peligro, en nombre de su esposa. Al hacerlo, avergonzó a su esposa y se avergonzó a sí mismo.