CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

La oficina de la primera ministra recibió el ‘manifiesto’ del atacante minutos antes de los tiroteos

Por Madeline Holcombe

(CNN) — La oficina de la primera ministra de Nueva Zelandia, Jacinda Ardern, recibió un correo electrónico con el manifiesto del sospechoso de los tiroteos en dos mezquitas de Christchurch, minutos antes de que comenzara el ataque.

El jefe de prensa de Ardern, Andrew Campbell, le dijo a CNN que el correo electrónico en una cuenta de correo electrónico “genérica” mantenida por el personal, no fue visto por la primera ministra.

Las autoridades se han negado a discutir los posibles motivos del ataque que mató a 49 personas y lesionó a docenas más. Pero el documento de 87 páginas, también publicado en redes sociales justo antes de que comenzara el tiroteo, estaba lleno de críticas antiinmigrantes y antimusulmanes.

Brenton Harris Tarrant, de 28 años, compareció ante el tribunal el sábado acusado de un cargo de asesinato. El comisionado de policía de Nueva Zelandia, Mike Bush, dijo que se presentarían más cargos.

LEE: Trump vuelve a apostar por la supremacía blanca tras los sangrientos ataques a dos mezquitas en Nueva Zelandia 

Tarrant estaba esposado y vestido con un uniforme de prisión blanco cuando entró a la sala de audiencias. Permaneció en silencio durante toda la aparición, pero hizo un gesto con la mano asociado con los supremacistas blancos. La sala del tribunal estaba cerrada al público debido a medidas de seguridad.

El sospechoso fue remitido bajo custodia y reaparecerá en la corte el 5 de abril. Otros dos permanecen bajo custodia en relación con el tiroteo, pero su rol aún no está claro. Posteriormente se determinó que una cuarta persona detenida después del ataque era un espectador armado que quería ayudar a la policía.

Ardern visitó a miembros de la comunidad musulmana en un centro de refugiados en Christchurch el sábado, donde rindió homenaje a las víctimas de los disparos del viernes y transmitió un mensaje de apoyo.

Nueva Zelandia y el mundo están de luto tras la muerte de 49 personas en el ataque a dos mezquitas.

Antes, ella dio más detalles sobre el ataque. Dos agentes de policía de la comunidad, ligeramente armados, pusieron fin a la atrocidad tras 36 minutos aterradores, dijo, aparentemente poniendo el auto del atacante a un lado de la carretera.

El atacante tenía la intención de continuar su ataque si no lo hubieran detenido, dijo ella. “Había otras dos armas de fuego en el vehículo en el que estaba el delincuente y fue su intención absoluta continuar con su ataque”, dijo Ardern a los periodistas.

Enfoque en las víctimas

Con el principal sospechoso bajo custodia, las autoridades están enfocándose en las víctimas y las familias de quienes perdieron la vida. “Nuestra otra prioridad clave es asegurarnos de que las personas tan horriblemente afectadas por estos eventos obtengan el apoyo y el bienestar que necesitan”, dijo la policía de Nueva Zelandia en un comunicado.

“Hay muchas, muchas víctimas de este trágico evento y les estamos brindando todo el apoyo posible”.

Ardern hizo hincapié en que las familias que perdieron a un ser querido, especialmente si dependían de la víctima, recibirán apoyo financiero. De las 48 personas heridas, 39 permanecen en el hospital y 11 están en cuidados intensivos, dijo. Memoriales improvisados han surgido en el área alrededor de las mezquitas, con flores y notas con mensajes de esperanza y amor. “Pueden tomar nuestra inocencia, pero le mostraremos al mundo el significado del amor y la compasión”, se leía en una nota pegada a unas flores.

Muchas de las víctimas proceden de todo el mundo. Algunos eran de Pakistán, Turquía, Arabia Saudita, Bangladesh, Indonesia y Malasia, dijo Ardern. Al menos dos ciudadanos jordanos murieron y otros cinco resultaron heridos en los disparos, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores del país.

El refugiado sirio Khaled Mustafa murió en el ataque, dijo Siria Solidarity New Zealand en su página de Facebook. Él estaba con con dos de sus hijos cuando el atacante abrió fuego durante las oraciones del viernes.

“Khaled Mustafa es un refugiado sirio que vino con su familia (esposa y tres hijos) a Nueva Zelandia, lo que pensaron que era un cielo seguro (sic), en 2018”, dijo en un comunicado Sirary Solidarity New Zealand. Según el grupo, uno de los hijos de Khaled se sometió a una cirugía de seis horas el viernes por la noche.

LEE: Facebook, YouTube y Twitter luchan para eliminar el video del ataque

Una niña de cinco años resultó herida de gravedad y fue sometida a una cirugía, pero permaneció en estado grave, le dijo su tío, Sabri al-Daraghmeh, a la televisión al-Mamlaka de Jordan. Le dispararon en la cara, el abdomen y la pierna. Al-Daraghmeh dijo a la estación que su hermano también resultó herido y se mantuvo en condición estable. Le dispararon en el abdomen y la pierna.

Cuatro ciudadanos paquistaníes también resultaron heridos, dijo el viernes el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Pakistán, Mohammad Faisal. Otros cinco ciudadanos pakistaníes seguían desaparecidos, dijo en un comunicado publicado en las redes sociales. Personas de más de 15 nacionalidades fueron asesinadas, según una lista compilada por la Cruz Roja.

Una de las víctimas, Haji Daoud Nabi, de origen afgano, buscó asilo en Nueva Zelandia en 1977.

Viajó por el mundo

Tarrant es un ciudadano australiano que había estado viviendo en la ciudad sureña de Dunedin, a unos 360 kilómetros de Christchurch, Ardern dijo. Había viajado por todo el mundo y estaba en Nueva Zelandia esporádicamente, agregó.

Los funcionarios dijeron que no tenía antecedentes penales en Nueva Zelandia o Australia y, al igual que con las otras dos personas detenidas en relación con el ataque, no había llamado la atención de la comunidad de inteligencia por sus posturas extremistas.

Un alto funcionario turco le dijo a CNN que Tarrant había viajado a Turquía varias veces y había pasado “un largo período de tiempo” allí. Turquía está “investigando actualmente los movimientos y contactos del sospechoso dentro del país”, dijo el funcionario a CNN. El sospechoso también pudo haber viajado a otros países de Europa, Asia y África, agregó el funcionario.

En un capítulo del manifiesto lleno de odio de Tarrant, pidió el asesinato del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, declarando que “debe desangrarse hasta el final”. La emisora estatal TRT, citando a las autoridades turcas, dijo que los funcionarios estaban investigando si Tarrant estaba en el país “para llevar a cabo un ataque terrorista y/o un asesinato”.

Erdogan condenó el ataque del viernes en una publicación en Twitter, calificándola de “el último ejemplo de racismo creciente e islamofobia”.

Piden que las leyes de armas cambien

El principal sospechoso, que obtuvo una licencia de armas en noviembre de 2017, utilizó dos armas semiautomáticas, dos escopetas y un arma de fuego de palanca en los ataques, dijo Ardern.

“Mientras se está trabajando en la cadena de eventos que llevan tanto a la posesión de esta licencia de armas como a la posesión de estas armas, puedo decirles una cosa en este momento: nuestras leyes de armas cambiarán”, dijo a los periodistas. . “Es el momento del cambio”, dijo Ardern.

El comisionado de policía Mike Bush dijo que acogía con satisfacción los cambios propuestos por Ardern a las leyes sobre armas de fuego. “Me sentí muy feliz de escuchar los comentarios de la primera ministra esta mañana de que habrá un cambio en la ley de armas. Pero no puedo decir nada más que eso”, dijo Bush en una conferencia de prensa en Christchurch el sábado.

Ray Sanchez, Helen Regan, Gul Tuysuz, Kara Fox, Sandi Sidhu y Tamara Qiblawi, todos de CNN, contribuyeron a este informe.