CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Tiroteos

Los demócratas y el FBI dicen que el extremismo blanco es un gran problema. Trump no está de acuerdo

Por Zachary B. Wolf

(CNN) — El tema del extremismo blanco está tomando un nuevo rol importante en el debate político estadounidense y va separado del problema de las armas y las personas que las usan para atacar a sus conciudadanos.

Los dos problemas se mezclan después de tiroteos masivos llevados a cabo por asesinos por motivos raciales. Pero a menudo son diferentes.

Aparentemente, no hubo motivación racial para el hombre armado en Dayton, Ohio, quien llevó a cabo su masacre horas después de que otro hombre armado en El Paso, Texas, publicara un manifiesto racista y luego realizara un tiroteo en un Walmart. Y no hubo armas involucradas en la violencia en torno a una reunión de nacionalistas blancos en 2017 en Charlottesville, Virginia.

LEE: El supremacismo blanco es una “amenaza persistente y generalizada” para EE.UU., dice el director del FBI

El tema de la violencia armada ha dividido a los estadounidenses en líneas políticas durante décadas y continuará haciéndolo, pero el extremismo blanco está saltando a la vanguardia de la conversación política de una nueva manera: los demócratas dicen que es una crisis que debe abordarse de inmediato, mientras el presidente Donald Trump y algunos expertos parecen creer que no hay ningún problema.

Dos candidatos presidenciales demócratas, el exvicepresidente Joe Biden y el senador Cory Booker de Nueva Jersey, dieron discursos este miércoles en los que trazaron líneas entre el odio extremista que motivó al atacante de El Paso este sábado y la retórica que Trump usó para construir su base política nacionalista. También volvieron a la esclavitud y a Jim Crow y denunciaron el racismo institucional que todavía envenena Estados Unidos.

Trump, mientras tanto, tuiteó sobre su aburrimiento por las palabras de Biden.

Cory Booker, precandidato presidencial demócrata.

“El supremacismo blanco siempre ha sido un problema en nuestra historia estadounidense, si es que no siempre en la superficie, acechando no tan lejos debajo de ella”, dijo Booker en la Iglesia Episcopal Metodista Africana Emanuel en Charleston, Carolina del Sur, el lugar de un tiroteo masivo con motivos raciales ocurrido en 2015.

“No hay neutralidad en esta lucha”, dijo Booker. “O eres un agente de justicia o estás contribuyendo al problema”.

También dijo que el problema del racismo se extiende más allá de extremistas y terroristas.

“Debemos reconocer como país que, a pesar de que el supremacismo blanco se manifiesta en actos de terror peligrosos y mortales, se perpetúa por lo que con demasiada frecuencia es una ignorancia voluntaria o una tolerancia peligrosa de su presencia en nuestra sociedad”.

Biden, hablando en Burlington, Iowa, advirtió sobre una “marea creciente del supremacismo blanco” y trató de avergonzar a Trump por no rechazarla con más fuerza.

“Sus palabras con poca energía y vacías condenando a los supremacistas blancos esta semana no creo que hayan engañado a alguien en casa o en el extranjero”, dijo Biden.

El mensaje de Biden no fue muy interesante para Trump. Mientras Biden hablaba, Trump estaba entre visitas a Dayton y El Paso para consolar a las familias de las víctimas.

“Viendo al Somnoliento Joe Biden pronunciar un discurso. ¡Taaan aburrido! Los penosos medios morirán en los ratings y clics con este tipo. Se acabará para ellos, sin mencionar el hecho de que nuestro país tendrá un mal desempeño con él, será un gran accidente, pero al menos China será feliz”.

MIRA: Los rostros de las víctimas de los tiroteos en EE.UU.

En Fox News, el martes por la noche, el comentarista Tucker Carlson calificó el problema del extremismo blanco como un engaño y lo comparó con la investigación de Rusia.

“En realidad no es un problema real en Estados Unidos”, dijo Carlson. “Todos los miembros de todas las organizaciones del supremacismo blanco en este país podrían caber dentro de un estadio de fútbol universitario. En serio. Este es un país donde la persona promedio se está empobreciendo. Donde la tasa de suicidios está aumentando. Supremacismo blanca. Ese es el problema. Esto es un engaño, al igual que el engaño de Rusia. Es una teoría de la conspiración utilizada para dividir el país y mantener el poder”.

Si es un engaño, el director del FBI designado por Trump está involucrado.

Christopher Wray advirtió a los legisladores en julio que las amenazas de terrorismo interno están en aumento, poniendo su número de arrestos aproximadamente al mismo nivel que los arrestos internacionales por terrorismo, alrededor de 100 en los primeros tres trimestres fiscales de 2019, dijo.

Wray dijo que la mayoría de esos casos internos están motivados por alguna versión de la violencia del supremacismo blanco, pero sostuvo que la mayor amenaza terrorista a Estados Unidos siguen siendo los extremistas locales inspirados por los movimientos terroristas yihadistas.

“Creo que la mayor amenaza terrorista para la patria es el extremista violento de cosecha propia… que es la violencia inspirada por los yihadistas. Eso no significa, por ninguna extensión de la imaginación, que no tomemos el terrorismo interno, incluido el crimen de odio cometido en nombre de algún tipo de ideología del  supremacismo blanco, extremadamente en serio”, dijo, recordando una serie de investigaciones sustanciales por el FBI en los últimos meses, incluido el caso contra el teniente de la Guardia Costera Christopher Hasson y el atacante de la sinagoga de Pittsburgh.

Jake Tapper de CNN informó este miércoles que la Casa Blanca rechazó los intentos del Departamento de Seguridad Nacional de hacer del terrorismo interno una mayor prioridad en la Estrategia Nacional de Contraterrorismo oficial. Terminó obteniendo un solo párrafo.

Trump, aunque condenó el extremismo en un discurso escrito este lunes después del tiroteo en El Paso, dijo después de un tiroteo por motivos raciales en Nueva Zelandia en marzo que no cree que el extremismo blanco sea un problema creciente en todo el mundo.

“Realmente, no”, dijo. “Creo que es un pequeño grupo de personas que tienen problemas muy, muy serios”.

Los demócratas dicen que tratarían las cosas de manera muy diferente.

Otro candidato presidencial demócrata, el gobernador del estado de Washington Jay Inslee, dio a conocer un plan a raíz de los disparos que dijo que haría que el gobierno hiciera más para centrarse en el terrorismo doméstico.

“Necesitamos un presidente que se enfrente a las epidemias gemelas del creciente nacionalismo blanco y la creciente violencia con armas que han costado demasiadas vidas estadounidenses”, dijo.

– David Shortell, de CNN, contribuyó a este informe.