CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

Quién se ha beneficiado de la ayuda de emergencia de US$ 6 billones hasta ahora

Por Katie Lobosco

(CNN) — El Gobierno federal ha inyectado alrededor de US$ 4 billones a la economía de Estados Unidos desde que comenzó la pandemia, en marzo de 2020, enviando efectivo directamente a los hogares, aumentando los beneficios por desempleo y creando varios programas nuevos de subvenciones y préstamos para empresas.

Ahora que la economía estadounidense ha vuelto casi a la normalidad, algunos se preguntan si el Gobierno donó demasiado dinero y, con millones todavía necesitados, si llegó a quienes más lo necesitaban.

Casi un 37% menos de pequeñas empresas están abiertas en comparación con enero de 2020, la tasa de empleo para los trabajadores de bajos ingresos todavía está muy por debajo de los niveles prepandémicos y se estima que 7 millones de estadounidenses están atrasados ​​en su alquiler.

Otros US$ 2 billones de los casi US$ 6 billones incluidos por el Congreso en varios paquetes de ayuda de covid aún no se han desembolsado, según el Comité para un Presupuesto Federal Responsable, una organización sin fines de lucro que realiza un seguimiento de los gastos.

FMI: EE.UU. crece a su ritmo más rápido desde 1984 0:54

La última ley, que se aprobó en marzo, autorizó US$ 1,9 billones en gastos en beneficios para estados, empresas e individuos, incluidos los pagos por adelantado de un crédito tributario por hijos ampliado, que enviará a las familias con hijos miles de dólares más a partir del 15 de julio.

Aquí hay una lista parcial de quién recibió dinero y cuánto al 10 de mayo, según el Comité para un Presupuesto Federal Responsable:

publicidad

Pequeñas empresas: US$ 1 billón, con US$ 42.000 millones más en camino

El Congreso creó una variedad de programas de préstamos y subvenciones para propietarios de pequeñas empresas, muchos de los cuales tuvieron que cerrar sus puertas debido a las reglas de confinamiento estatales y locales durante la pandemia.

El Programa de Protección de Cheques de Pago, creado en marzo de 2020, llegó a la mayoría de las empresas, entregando más de 11 millones de préstamos por un valor de casi US$ 800.000 millones que el Gobierno perdonará si el propietario usa una cierta porción de dinero para pagar al personal.

Se han prestado otros US$ 220.000 millones a los propietarios de empresas a través del programa de préstamos por desastre para daños económicos, que ofrece créditos a largo plazo a bajo interés.

Posteriormente, el Congreso creó otros dos programas de subvenciones, uno para restaurantes con dificultades y otro para teatros cerrados, locales de música, promotores y museos. El programa de restaurantes ha entregado casi US$ 6.000 millones hasta la fecha y otros US$ 23.000 millones están en camino. Los teatros y locales siguen esperando que salga el dinero. El Congreso ha autorizado US$ 16.000 millones.

¿Cuáles empresas recibieron estímulos en EE.UU. por la pandemia? 2:25

Cheques de estímulo: US$ 804.000 millones

El Gobierno de Estados Unidos ha enviado US$ 804.000 millones de dólares directamente a personas y familias de ingresos bajos y medios a través de tres rondas de pagos de estímulo que se entregaron mediante depósito directo, cheques o tarjetas de débito.

Cada ronda tenía parámetros de calificación ligeramente diferentes, pero los legisladores no pusieron demasiadas limitaciones a los cheques a propósito para poder retirar el efectivo lo más rápido posible. Los estadounidenses de ingresos más bajos obtuvieron el monto total y el valor se eliminó gradualmente para aquellos que ganan más.

La primera ronda, que envió pagos por valor de hasta US$ 1.200 por persona, le costó más a los contribuyentes: US$ 388.000 millones. La segunda ronda de pagos tuvo un valor de hasta US$ 600 por persona y costó US$ 142.000 millones.

Cheques de estímulo podrían llegar hasta los US$ 2.000 1:08

Los legisladores redujeron la elegibilidad para la última ronda de modo que excluyó a las personas que ganan al menos US$ 80.000 al año y las familias que ganan al menos US$ 120.000 al año. El IRS ha enviado US$ 1.400 por persona este año, a un costo de US$ 274.000 millones hasta la fecha.

Algunos estados, como California y Maryland, han emitido sus propios pagos de estímulo a algunos residentes además del dinero federal.

Los desempleados: US$ 567.000 millones

Se ha pagado un total de US$ 567.000 millones en beneficios de desempleo a través de tres programas federales relacionados con la pandemia que mejoraron los pagos, ampliaron la elegibilidad y aumentaron la duración de los pagos.

Fueron autorizados por el Congreso en marzo de 2020 y se han renovado dos veces desde entonces.

Al comienzo de la pandemia, los desempleados recibieron un impulso federal de US$ 600 a la semana además de lo que recibieron del estado durante cuatro meses. Los legisladores renovaron el suplemento en diciembre, después de un descanso de meses, pero bajaron la cantidad a US$ 300 por semana. En total, Estados Unidos ha gastado US$375.000 millones de dólares en esos pagos adicionales hasta la fecha.

Si bien el beneficio de US$ 300 por semana permanece vigente hasta principios de septiembre, 23 estados liderados por el Partido Republicano, incluidos Florida, Texas, Carolina del Sur e Iowa, dejarán de recibir el dinero federal y finalizarán el programa antes de tiempo en un esfuerzo por alentar a las personas a volver al trabajo.

Una segunda medida federal, el programa de Asistencia por Desempleo Pandémico, ha costado hasta ahora US$ 109.000 millones. Hace que los trabajadores autónomos, los contratistas independientes y ciertas personas afectadas por la pandemia sean elegibles para recibir beneficios por desempleo.

El programa federal de Compensación por Desempleo de Emergencia Pandémica aumenta la duración de los pagos para aquellos en el sistema de desempleo estatal tradicional. Ha costado US$ 59.000 millones hasta ahora.

Ambos programas expiran a principios de septiembre, aunque 19 estados republicanos han anunciado que terminarán su participación en junio o julio.

Gasto en atención médica: US$ 331.000 millones

El Congreso ha invertido dinero en el sistema de atención médica de la nación desde que comenzó la pandemia, el año pasado, financiando el desarrollo de pruebas, tratamientos y vacunas, apoyando a los hospitales y gastando más en Medicaid.

La mayor parte de los fondos se dirige a hospitales y proveedores de atención médica, incluidos médicos, dentistas y hogares de ancianos, para ayudarlos a lidiar con el aumento de los gastos relacionados con el coronavirus y con la pérdida de ingresos debido a la cancelación o aplazamiento de procedimientos y visitas electivos. Hasta ahora, se han comprometido unos US$ 154.000 millones de los US$ 178.000 millones que el Congreso asignó al Fondo de Ayuda para Proveedores.

El Gobierno federal también se ha comprometido a aportar alrededor de US$ 90.000 millones en fondos para el desarrollo y la adquisición de tratamientos, vacunas y pruebas de diagnóstico de covid-19.

Adulto mayor teme no ser atendido en caso de una urgencia 4:06

Y ha comprometido casi US$ 34.00 millones para fondos adicionales de Medicaid para los estados, que deben mantener a las personas inscritas en el programa de seguro médico público y mantener la elegibilidad y los beneficios durante la pandemia, lo que aumenta sus gastos.

El Gobierno federal cubre la mayoría de los costos de Medicaid de los estados.

Sin embargo, todavía no se ha desembolsado toda esta financiación federal a los beneficiarios.

Ayuda estatal, municipal y local: US$ 254.000 millones

El Congreso ha enviado a los Gobiernos estatales y locales dos rondas de financiamiento para ayudarlos a lidiar con los gastos relacionados con el coronavirus. Parte del dinero también se puede utilizar para abordar las pérdidas de ingresos, evitar despidos adicionales de maestros, trabajadores de emergencia y otros empleados del sector público y apoyar a las familias, las pequeñas empresas y otras personas afectadas por la pandemia.

Casi todos los US$ 150.000 millones contenidos en la Ley CARES, de marzo de 2020, se han entregado a los Gobiernos estatales y locales, con solo US$ 1.000 millones restantes.

El Departamento del Tesoro distribuyó el primer tramo de dinero del Plan de Rescate Estadounidense –US$ 105.000 millones– a principios de este mes. Quedan por desembolsar otros US$ 245.000 millones de esos fondos.

Sin embargo, la pandemia ha tenido un impacto muy desigual en las finanzas de los Gobiernos estatales y locales. Algunos están experimentando grandes agujeros en los ingresos y otros disfrutan de excedentes.

Los Gobiernos estatales y locales también recibirán varios cientos de miles de millones de dólares en otras ayudas federales, principalmente para educación, Medicaid, tránsito, infraestructura y seguridad electoral. Se han comprometido unos US$ 278.000 millones de esa ayuda adicional, aunque todavía no se han desembolsado todos.

Escuelas y universidades K-12: US$ 231.000 millones

Los estados han recibido US$ 159.000 millones para enviar a escuelas públicas y privadas K-12. A los distritos se les permitió usar el dinero para ayudar a reabrir edificios para instrucción en persona. Los distritos gastaron una gran parte de los fondos en PPE, artículos de limpieza, tecnología y sistemas de gestión del aprendizaje que ayudaron a los estudiantes a aprender de la casa, los sueldos y los salarios.

Los legisladores han exigido que algunos de los fondos aprobados en el último paquete de ayuda se utilicen para abordar la pérdida de aprendizaje durante la pandemia ofreciendo clases de verano o ampliando la jornada escolar.

Pandemia provoca ausentismo escolar en minorías de EE.UU. 3:12

Ese paquete aprobado en marzo asciende a aproximadamente US$ 2.600 por alumno y casi duplica la cantidad enviada a las escuelas K-12 de los dos paquetes de ayuda anteriores. Pero no todas las escuelas reciben la misma cantidad.

La ley ordena a los estados que desembolsen el dinero como lo hace con los fondos del Título I, lo que significa que más dinero va a los distritos con un porcentaje más alto de familias de bajos ingresos.

Otros US$ 73.000 millones se han destinado a colegios y universidades. Se les permite usar los fondos para sufragar los costos relacionados con la pandemia, como la pérdida de ingresos o la nueva tecnología, pero deben usar la mitad de lo que reciben para otorgar subvenciones de ayuda financiera de emergencia a los estudiantes que lo necesiten.

Industria de las aerolíneas: US$ 73.000 millones

El Gobierno creó programas de subvenciones y préstamos para ayudar a las aerolíneas cuando los viajes se desplomaron al comienzo de la pandemia. Casi US$ 52.000 millones se han destinado a las aerolíneas en forma de subvenciones y préstamos para ayudarlas a retener y pagar a sus trabajadores.

Adicionalmente se prestaron US$ 21.000 millones a las aerolíneas con la condición de que no emitieran recortes salariales, no darían licencia a más del 10% de los empleados hasta septiembre de 2020 y restringieran la recompra de acciones y el pago de dividendos.

Aerolíneas rechazan pautas para vacunados contra covid 0:45

Inquilinos y propietarios de viviendas con dificultades: US$ 58.000 millones

Casi US$ 47.000 millones en dinero federal están pasando de los estados, ciudades y condados a manos de inquilinos que están atrasados ​​en sus pagos. Si bien las moratorias de desalojo federales y locales han ayudado a mantener a las personas en sus hogares durante la pandemia, el alquiler atrasado siguió acumulándose.

Aproximadamente 7 millones de estadounidenses estaban atrasados ​​en el pago de su alquiler en abril, según la administración Biden. Los inquilinos deben cumplir con un requisito de ingresos, demostrar que han perdido ingresos durante la pandemia y demostrar un riesgo de quedarse sin hogar para calificar para la ayuda.

Otros US$ 742 millones se han destinado a los estados y territorios para ayudarlos a ayudar a los propietarios que están atrasados ​​en los pagos de la hipoteca, los servicios públicos y los impuestos a la propiedad. El Congreso ha autorizado otros US$ 9.000 millones.

Las ciudades y los condados ya han recibido US$ 5.000 millones para ayudar a las personas en riesgo de quedarse sin hogar y las que huyen de la violencia doméstica. Existe flexibilidad sobre cómo utilizar los fondos, pero algunos podrían gastarse en la compra de hoteles, moteles y edificios de apartamentos en desuso para convertirlos en viviendas asequibles. El dinero se puede utilizar hasta 2030.

Otros US$ 5.000 millones están disponibles para aquellos en riesgo de quedarse sin hogar a través del programa de vales de vivienda de emergencia. Se estima que estarán disponibles 70.000 cupones que las familias que reúnan los requisitos pueden utilizar para pagar el alquiler y permanecer en sus hogares.

Cuidado infantil: US$ 56.000 millones

La pandemia tuvo un impacto devastador en los proveedores de cuidado infantil, que enfrentaron mayores costos y una disminución en la inscripción. Pero muchos padres necesitan que estén abiertos para poder regresar al trabajo.

Aproximadamente US$ 56.000 millones en fondos de subvenciones están llegando a los proveedores de cuidado infantil para que sigan funcionando. Pueden gastar el dinero en una variedad de usos, incluidos productos de limpieza, salarios del personal, pagos de alquiler e hipoteca, facturas de servicios públicos y asistencia financiera a las familias.

Asistencia nutricional: US$ 52.000 millones

La pandemia ha provocado un aumento en el hambre, lo que ha llevado al Gobierno federal a invertir dinero en asistencia nutricional.

Se han comprometido más de US$ 44.000 millones para impulsar los beneficios de cupones para alimentos. Los planes de rescate del Congreso aumentaron los pagos de las familias hasta la asignación máxima para el tamaño de su hogar y aumentaron el beneficio mensual en un 15%.

La administración Biden también emitió una guía en abril que proporcionará un impulso para los 25 millones de estadounidenses de bajos ingresos que se estima que no obtuvieron un aumento el año pasado porque ya estaban en el beneficio máximo para el tamaño de su familia.

La dieta vegana y el riesgo de no consumir suficientes proteínas 2:25

El aumento del 15% expirará a fines de septiembre.

El Congreso también creó un programa Pandemic-EBT, en marzo de 2020, para proporcionar a las familias fondos para reemplazar las comidas gratuitas o de precio reducido que sus hijos habrían recibido en la escuela.

Ese programa se ha extendido durante la pandemia, aunque no todos los estados han sido aprobados o han comenzado a distribuir dinero para el año escolar 2020-2021. Se han gastado poco más de US$ 7.000 millones en programas de asistencia nutricional infantil.

Además, se han comprometido unos US$ 605 millones para la compra y distribución de alimentos a los bancos de alimentos a través del Programa de Asistencia Alimentaria de Emergencia, conocido como TEFAP. El Congreso asignó un total de US$ 850 millones en fondos en paquetes de ayuda, en marzo de 2020.

Todavía no se ha distribuido toda la financiación para la ayuda nutricional.