CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Empleo

Estas personas quieren volver al trabajo pero no pueden, y temen perder los estímulos de US$ 300 a la semana

Por Tami Luhby

(CNN) — Una vez que se vacunó por completo en abril, Lindsey Bates quiso volver al trabajo. Una servidora de restaurantes con más de 20 años de experiencia, pensó que no tendría problemas para encontrar un puesto ya que los trabajadores de hospitalidad tienen una gran demanda y nunca antes había estado desempleada.

Ese no ha sido el caso. Aunque la residente de Orlando, Florida, ha solicitado al menos cinco trabajos todos los días en Indeed y Facebook Marketplace, aún no ha sido llamada para una entrevista.

Lindsey Bates, trabajadora

Lindsey Bates, residente de Florida, ha tenido problemas para encontrar un trabajo como servidora de restaurantes.

Ahora, se enfrenta a una crisis. Florida es uno de al menos 24 estados liderados por republicanos que recientemente anunciaron que finalizarán los beneficios de desempleo pandémico antes de tiempo, lo que significa que Bates perderá el impulso federal semanal de US$ 300 a los US$ 275 que recibe semanalmente en beneficios por desempleo a fines de junio.

Aunque el pago combinado es menos de dos tercios de lo que ganaba en su último trabajo, como servidora en IHOP, la mantenía a ella y a su hijo de 5 años a flote. Ella no sabe cómo va a pagar su alquiler de US$ 1.200 al mes sin la mejora federal de US$ 300, que el Congreso aprobó a fines de diciembre como parte de un acuerdo de estímulo.

«Supongo que tendré que aplicar a 10 puestos de trabajo. Tendré que duplicarlo», dijo Bates, de 40 años, quien está empezando a buscar puestos fuera del sector hospitalaro. «Tengo que conseguir un trabajo».

publicidad
Desgarrador dilema por proteger a su hija del covid-19 3:36

Bates se encuentra entre los aproximadamente 4,1 millones de personas que verán sus pagos federales de desempleo terminar en las próximas semanas, según una estimación de The Century Foundation. Al menos 19 estados también acabarán otros dos programas de beneficios de desempleo pandémico que proporcionan compensación para los trabajadores por cuenta propia, los trabajadores independientes, los contratistas independientes, ciertas personas afectadas por el coronavirus y aquellos que se han quedado sin sus beneficios estatales regulares.

El Congreso liderado por los demócratas extendió los tres programas hasta principios de septiembre como parte de su paquete de alivio de US$ 1,9 billones en marzo. Pero los gobernadores republicanos dicen que los beneficios mejorados están disuadiendo a las personas de regresar a la fuerza laboral, causando escasez de trabajadores a medida que la economía se reactiva.

Señalan a una multitud de anuncios disponibles del trabajo en sus estados para respaldar esas demandas. Pero la experiencia de personas como Bates es una señal de que hacer que la gente vuelva al trabajo no es tan sencillo, y que las medidas para cortar los beneficios dejarán a algunas personas en una situación desesperada.

Negocios luchan por encontrar empleados: ¿a qué se debe? 2:56

El cuidado infantil es un factor

Los beneficios ampliados pueden llevar a algunas personas a quedarse en casa, pero el impacto es mínimo a lo sumo, según varios estudios económicos. Los obstáculos para regresar al trabajo incluyen la falta de cuidado infantil, el miedo persistente a contraer el virus y un desajuste entre las habilidades que los empleadores quieren y los desempleados, dicen los economistas.

Asilee Barnes, una residente de Twinsburg, Ohio, que perderá su aumento de US$ 300 a fines de junio, quiere trabajar, pero no tiene a nadie que atienda a su hijo de 3 años.

Barnes tuvo que dejar su puesto como técnico en un fabricante de microelectrónica a principios de la pandemia después de que su niñera muriera por causa de coronavirus. Su situación es aún más complicada ahora que el año escolar ha terminado, lo que le obliga a encontrar también el cuidado de su hijo de 9 años y su hija de 6 años para poder aceptar un trabajo.

Estos son los signos más comunes de la depresión 28:43
Asilee Barnes, trabajadora.

Asilee Barnes no puede trabajar debido a problemas de cuidado infantil.

«Si el Covid no hubiera ocurrido, todavía estaría en el trabajo», dijo Barnes, de 33 años, quien no tiene familiares o amigos a los que recurrir en busca de ayuda y trata de obtener cuidado infantil subsidiado para que pueda ir a entrevistas y comenzar a trabajar. «Claro que hay trabajos, pero ¿qué significa eso para mí si no puedo llegar allí debido al cuidado infantil?»

Sin la mejora federal de US$ 300, Barnes solo recibirá US$ 189 a la semana, lo que le dificultará pagar la gasolina para su automóvil, y mucho menos cubrir las necesidades para ella y sus hijos.

Listados de trabajo pero sin entrevistas

Billy Litsey ha conducido tractocamiones durante casi tres décadas, una habilidad que ha estado en demanda a medida que la economía se reabre. El residente de Winter Springs, Florida, estuvo entregando café, donuts y otros artículos a más de una docena de tiendas Dunkin Donuts hasta que varias de ellas cerraron en octubre. Y a pesar de que ha estado respondiendo a correos electrónicos y textos pidiéndole que solicite puestos vacantes, dice que no se entera o no termina aterrizando ningún trabajo.

Litsey, quien no ha conducido camiones de larga distancia desde la década de 1990, llamó para un trabajo con Coca-Cola hace tres meses, pero se le informó que había 1.000 solicitantes para dos puestos. Ha aplicado a Target, gasolineras y otros lugares, pero le dijeron que está sobrecalificado. Y los trabajos temporales de camiones ofrecen solo US$ 14 por hora, lo que sería un gran recorte salarial para él.

Billy Litsey, trabajador

Billy Litsey está encontrando trabajos de conductor de camiones en el centro de Florida pero son «pocos y distantes entre sí».

El hombre de 46 años teme que lo pasen por alto debido a su edad o porque no ha conducido desde el otoño pasado. Luego tuvo que pedir dinero prestado a su madre para mantener a su esposa en situación de discapacidad y a dos de sus hijos, uno de los cuales también se encuentra con discapacidad, hasta que comenzó a recibir el impulso federal de US$ 300 a sus pagos estatales semanales de aproximadamente US$ 233 a principios de este año.

Empleos en abril fueron menores a los esperados 5:17

Con el final del suplemento federal que se avecina, está considerando regresar a Louisville, Kentucky, donde solía vivir y está más seguro de que podría obtener un trabajo de camiones mejor pagado. Pero es reacio a dejar a su familia debido a su salud, y no puede permitirse el lujo de mudarlos hasta que trabaje durante unos meses.

«Incluso con mi experiencia de 30 años conduciendo un semi, los trabajos aquí son pocos y distantes entre sí», dijo Litsey, sobre la situación en Florida. «Así que las personas como yo que sí quieren trabajar no pueden».

Los trabajos antiguos aún no han vuelto

Para otros estadounidenses sin trabajo, la reapertura de la economía significa que sus viejos empleos pueden regresar pronto. Pero sus beneficios por la pandemia pueden agotarse primero.

Jeff Good ha trabajado en varios roles gerenciales y de producción en la industria de conciertos de gira durante décadas. No quiere cambiar de carrera justo cuando más lugares comienzan a ser reservados, con la esperanza de que aterrice el trabajo en los próximos meses.

Consejos para manejar la ansiedad tras el confinamiento 1:06
Jeff Good, trabajador

Jeff Good espera conseguir trabajo pronto, pero teme que sus beneficios de desempleo pandémico se agotarán primero.

Un freelancer que nunca calificó para beneficios de desempleo en el pasado, Good recibe US$ 108 a la semana del programa de Asistencia por Desempleo Pandémico, que el Congreso creó en marzo de 2020 como parte de su expansión histórica del sistema de desempleo. Y recibe el impulso semanal de US$ 300.

Pero el residente de Nashville ya no recibirá ningún pago después del 3 de julio, cuando el estado termine todos los beneficios federales por la pandemia. Después de eso, dice que tendrá que depender de los ahorros hasta que pueda asegurar un concierto.

«El hecho de que nuestro gobernador cancele la distribución de los beneficios federales de desempleo extendidos dos meses antes de la fecha límite original de septiembre, básicamente, nos perjudica a mí y a muchos otros en nuestro negocio, durante el verano de todos los tiempos, cuando los bienes y servicios tienden a alcanzar su punto máximo de precio», dijo Good, de 48 años.