CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia

Descubren un fósil "extremadamente raro" de un reptil volador gigante en una isla de Escocia

Por Katie Hunt

(CNN) -- Los reptiles alados conocidos como pterosaurios, criaturas del tamaño de un avión que surcaban los cielos cuando los dinosaurios caminaban por la Tierra, fueron los primeros animales vertebrados que desarrollaron el vuelo propulsado.

Un espectacular fósil tridimensional de un pterosaurio hasta ahora desconocido fue descubierto en la costa de la isla de Skye, frente a la costa occidental de Escocia.

pterosaurio Escocia

Los investigadores retiran el esqueleto inusualmente bien conservado de un pterosaurio desconocido hasta ahora, descubierto en la isla de Skye, frente a la costa occidental de Escocia.

Con una envergadura de más de 2,5 metros, es el mayor pterosaurio del Jurásico en ser descubierto y batió sus alas por última vez hace 170 millones de años. Sus dientes afilados, con los que habría devorado peces, aún conservan su esmalte brillante.

En el periodo Cretácico, inmediatamente antes del impacto del asteroide que acabó con los dinosaurios hace 66 millones de años, los pterosaurios como Quetzalcoatlus alcanzaban el tamaño de los aviones de combate, con una envergadura de 12 metros.

pterosaurio Escocia

Se muestra un primer plano de la garra del pterosaurio.

Sin embargo, este descubrimiento fósil confirma que los pterosaurios, a veces conocidos popularmente como pterodáctilos, ya eran muy grandes mucho antes en su historia evolutiva.

"Los pterosaurios conservados con tal calidad son extremadamente raros y suelen estar reservados a formaciones rocosas selectas de Brasil y China. Y, sin embargo, un enorme pterosaurio magníficamente conservado surgió de una plataforma marina en Escocia", dijo Natalia Jagielska, estudiante de doctorado de la Universidad de Edimburgo. Ella fue la autora principal de un artículo sobre el fósil que se publicó este martes en la revista académica Current Biology.

publicidad

El fósil fue descubierto durante una excursión en 2017, después de que una estudiante de doctorado de la Universidad de Edimburgo, Amelia Penny, divisara su mandíbula sobresaliendo de la roca en una zona de Skye conocida en gaélico como Rubha nam Brathairean, o Punta de los Hermanos.

El pterosaurio recibió el nombre gaélico de Dearc sgiathanach (pronunciado jark ski-an-ach), que se traduce como "reptil alado".

"Este es un fósil escocés excepcional. La conservación es asombrosa, muy superior a la de cualquier pterosaurio jamás hallado en Escocia y probablemente el mejor esqueleto británico encontrado desde los tiempos de Mary Anning a principios del siglo XIX", dijo Steve Brusatte, profesor y titular de la cátedra de Paleontología y Evolución de la Facultad de Geociencias de la Universidad de Edimburgo.

fósil

El fósil de pterosaurio es el más grande que se conoce del periodo Jurásico, dijo Steve Brusatte, profesor de paleontología y evolución de la Universidad de Edimburgo.

"Dearc es el mayor pterosaurio que conocemos del periodo Jurásico, y eso nos dice que los pterosaurios se hicieron más grandes mucho antes de lo que pensábamos, mucho antes del periodo Cretácico, cuando competían con las aves, y eso es enormemente significativo".

Mary Anning, una pionera desconocida de la paleontología, descubrió el Plesiosaurus de 3 metros de largo en Dorset, al sur de Inglaterra, en 1823. El increíble fósil, el primero de la especie que se encontró intacto con su cuello en forma de serpiente, asombró al mundo, poniendo en marcha una dinomanía que se apoderó de la Inglaterra victoriana y continúa hasta hoy.

pterosaurio Escocia

Una ilustración muestra al pterosaurio, que tenía una envergadura de más de 2,5 metros.

En esta zona de Skye se han hecho varios descubrimientos asombrosos en los últimos años, como las huellas de estegosaurio y otros dinosaurios. Los paleontólogos creen que en su día fue una laguna subtropical y el hogar de una próspera comunidad de dinosaurios.
Jagielska seguirá estudiando el esqueleto para comprender cómo vivía y volaba la antigua criatura.

"Para lograr el vuelo, los pterosaurios tenían huesos huecos con paredes óseas delgadas, lo que hace que sus restos sean increíblemente frágiles y no puedan (conservarse) durante millones de años", dijo.

"Y, sin embargo, nuestro esqueleto, 160 millones de años después de su muerte, permanece en un estado casi prístino, articulado y casi completo... como si hubiera estado vivo hace apenas unas semanas".