CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Chile

Visitar Marte en la Tierra: este es el lugar que más se parece al planeta rojo (y está en Latinoamérica)

Por Mark Johanson

(CNN) — Imágenes etéreas del rover de Marte Perseverance han encendido internet desde que el último robot de alta tecnología de la NASA aterrizó en el planeta rojo el 18 de febrero.

Las fotos, publicadas en el sitio web de la NASA, representan un paisaje seco de suelo naranja-marrón sin vida con colinas escarpadas y rocosas que serpentean por el horizonte.

Aunque decididamente de otro mundo, también hay algo sorprendentemente familiar en ellos. Quizás eso se deba a que las imágenes se parecen mucho a un lugar aquí en la Tierra, un desierto remoto en Chile al que la propia NASA ha dedicado tiempo y dinero a explorar.

«Se puede discutir si los Valles Secos en la Antártida o la parte centro-norte de Atacama es el lugar más seco de la Tierra, pero algunas partes de Atacama solo reciben lluvias cada 20 o incluso 100 años», dice Brian Glass, investigador principal del Atacama Rover Astrobiology Drilling Studies (ARADS; 2016-2019), que utilizó el desierto de Atacama para probar herramientas y técnicas para futuras misiones a Marte.

Debido a que Atacama es un lugar tan muerto y desolado, la NASA ha llegado a verlo como el análogo perfecto a Marte en la Tierra, probando rovers aquí regularmente desde 1997. Los últimos han usado prototipos de instrumentos para tratar de detectar vida, «porque si no podemos hacerlo en uno de los lugares más muertos de la Tierra, no tenemos por qué llevarlo a Marte», explica Glass.

Marte Atacama Chile

El equipo ARADS de la NASA trabaja con su prototipo de rover de Marte en el desierto de Atacama en Chile en 2018. (NASA / CampoAlto / Victor Robles)

Atacama es una delgada franja de desierto de 1.600 kms en la mitad norte de Chile entre el Océano Pacífico, al oeste, y los Andes, al este. Glass dice que para comprender cuán sin vida están ciertas partes, puedes pensar en términos de señal orgánica (o sea, vida) en el ruido de fondo.

publicidad

«La señal, incluso en Mojave y partes remotas del continente de EE.UU., sigue siendo bastante fuerte», dice. «Todavía se ven arbustos, cactus, microorganismos, escorpiones, insectos; todavía hay un ecosistema».

Por el contrario, en el hiperárido Atacama, «uno podría literalmente caerse, cortarse el brazo con una piedra y no preocuparse por contraer una infección porque no hay patógenos locales», dijo.

¿Cómo es visitar un lugar que la NASA compara con Marte en la Tierra?

Como Marte, Atacama tiene una topografía extrema con vastas salinas y volcanes altísimos, incluido el activo más alto de la tierra. También tiene algunos de los cielos más oscuros de nuestro planeta y las instalaciones astronómicas más grandes.

Con Chile vacunando a su población más rápido que en cualquier otro lugar de las Américas (incluido Estados Unidos), el Atacama de otro mundo probablemente será uno de los primeros lugares de la región en dar la bienvenida a visitantes internacionales. Entonces, si esas dramáticas imágenes de Perseverance han despertado un nuevo interés en Marte, lo mejor que puedes hacer está a un vuelo terrestre de distancia.

MIRA: Lo que debes saber sobre las nuevas restricciones por el coronavirus en Chile

Marte Atacama Chile

La NASA ha llegado a ver partes del desolado desierto de Atacama como el análogo perfecto a Marte en la Tierra. (Mark Johanson)

¿El lugar más seco de la tierra?

Cuando los científicos llaman a Atacama el lugar no polar más seco de la tierra, son lugares como Yungay de los que están hablando. Este remoto páramo, a unos 88 kms de la ciudad de Antofagasta, es donde la NASA realiza gran parte de su investigación.

«Yungay está en un valle largo con colinas erosionadas por el viento a ambos lados», dice Glass. «Es muy marrón y muy estéril; no hay señales de nada vivo».

Hay, irónicamente, una escultura de 10 metros de altura de una mano abriéndose camino a través del desierto cercano. Conocida como Mano del Desierto, fue colocada cerca de Yungay en 1992 por el artista chileno Mario Irarrázabal, mucho antes de que se hablara de esta área como un lugar donde la NASA algún día buscaría señales de vida escondidas debajo de la superficie.

Aunque durante mucho tiempo se pensó que Yungay era el lugar más seco de Atacama, investigaciones recientes indican que el título podría pertenecer a María Elena Sur, que se encuentra cerca de un pueblo minero de salitre a unos 270 kms más al norte.

Ninguno de los dos lugares tiene instalaciones o atracciones turísticas, pero son puntos clave para apreciar el vacío de Atacama y sus paralelos con Marte, particularmente porque los Valles Secos de McMurdo de la Antártida (que muchos científicos creen que son aún más secos) son excepcionalmente duros para llegar.

Marte Atacama Chile

El Tatio es una especie de mini Yellowstone con 80 géiseres borboteando. (Shutterstock)

LEE: El helicóptero Ingenuity de la NASA sobrevive a su primera noche helada en Marte

Volcanes y géiseres

Marte es el hogar del volcán más alto de nuestro sistema solar, Olympus Mons, mientras que Atacama alberga el volcán activo más alto de la tierra, Ojos del Salado.

Esta montaña musculosa de color marrón grisáceo se eleva 6.893 metros sobre el nivel del mar y es el segundo pico más alto del hemisferio occidental después del Aconcagua en Argentina.

Sin embargo, los superlativos no se detienen ahí; se cree que su lago de cráter permanente es el cuerpo de agua más alto del mundo.

«La apariencia de este impresionante volcán en un área rodeada de otros volcanes altos a más de 6.000 metros te hace sentir como si fueras muy pequeño», dice Ercio Mettifogo, quien dirige el operador local de turismo de aventura Puna de Atacama.

Ojos del Salado no es un ascenso muy técnico, aunque la altitud extrema, los vientos fuertes (hasta 120 kmh) y las temperaturas bajo cero (por debajo de -29 grados Celsius) ciertamente lo convierten en un desafío. La mayoría de las escaladas de cumbres se realizan entre noviembre y abril en expediciones de entre 8 días para expertos y 12 días para montañistas aficionados.

El Altiplano de Atacama a menudo se compara con la meseta tibetana, y la región cercana a Ojos del Salado alberga unas 17 montañas por encima de los 6.000 metros, dice Mettifogo, lo que la convierte en un centro para los viajes de aventura.

Más al norte, cerca de la ciudad turística de San Pedro de Atacama, se encuentra otra maravilla geotérmica de Atacama: El Tatio, un mini-Yellowstone con 80 géiseres borboteando e incluso más fumarolas gaseosas.

Respaldado por un panorama de volcanes cubiertos de nieve, El Tatio es el campo de géiseres más grande del hemisferio sur y el más alto de la Tierra a 4.319 metros sobre el nivel del mar.

Marte Atacama Chile

El Parque Nacional Nevado Tres Cruces es el hogar de flamencos. (Mark Johanson)

Salares y flamencos

Gran parte de Atacama puede estar tan muerto como Marte, pero el desierto estalla de color alrededor de sus espectaculares salares, cuyas aguas saladas albergan una amplia variedad de vida, incluidos los flamencos.

Está el raro flamenco andino, que tiene patas amarillas y alas con puntas negras, y el flamenco de James, un poco más pequeño, que tiene patas rojo ladrillo y pico amarillo brillante. También está el flamenco más rosado de todos: el flamenco chileno, que, a pesar de su nombre, es el más común en Sudamérica, que se encuentra desde Argentina hasta Ecuador.

Estas esponjosas aves rosadas se ven más fácilmente en parques altoandinos como la Reserva Nacional Los Flamencos, cerca de San Pedro, y el Parque Nacional Nevado Tres Cruces, cerca de la ciudad de Copiapó.

«Las salinas también son famosas por sus lagunas multicolores», dice Gabriel Rojas de Turismo Atacamensis, quien lleva a los visitantes a nadar en la etérea laguna turquesa del Salar de Pedernales, al norte del Parque Nacional Nevado Tres Cruces. Pedernales también tiene piscinas rojo sangre, azul marino y verde esmeralda, todas conectadas en una ruta de senderismo de 3 kms que Rojas construyó con su hermano.

Algunos científicos creen que, si vamos a encontrar signos de vida en Marte, será en sus históricos estanques de sal, que se formaron en lugares como el cráter Gale y se dice que son notablemente similares a los que se encuentran en el Altiplano de Sudamérica.

Marte Atacama Chile

La laguna turquesa del Salar de Pedernales está justo al norte del Parque Nacional Nevado Tres Cruces. (Mark Johanson)

LEE: Viajar a Brasil durante el covid-19: lo que debes saber antes de ir

Los cielos más claros del mundo

El desierto de Atacama no es solo un sitio de prueba de la NASA para futuras misiones a Marte; también es el mismo lugar desde el que se realizan algunas de las observaciones planetarias más avanzadas aquí en la Tierra.

El norte de Chile alberga alrededor del 70% de la infraestructura mundial para la astronomía terrestre. Los proyectos más grandes de la década de 2020, incluidos el Telescopio Gigante de Magallanes y el Telescopio Extremadamente Grande, se levantarán sobre colinas áridas aquí en los próximos años.

«Cuando llega la noche, el silencio y la oscuridad producidos por la ausencia de las grandes ciudades –y su ruido y contaminación lumínica– se vuelven como una escalera al cielo que te hace sentir casi como si pudieras tocar el cosmos con tus manos», dice Cristóbal Vergara, fundador de Turismo Tembeta, que realiza recorridos de observación de estrellas desde la ciudad de La Serena.

El Valle de Elqui, en el extremo sur del desierto de Atacama, se ha convertido en un centro importante no solo para los científicos, sino también para los aficionados a la observación de estrellas.

«La cadena montañosa costera retiene la mayor parte de la neblina proveniente del Pacífico, lo que permite poca cobertura de nubes y cielos despejados casi constantes aquí», dice Vergara sobre las condiciones, y señala que simplemente puedes recostarte en el suelo lleno de cuarzo con una manta una vez que se pone el sol.

Para algo más profesional, hay casi una docena de observatorios cerca del centro turístico de Vicuña abiertos a los astro-turistas que esperan ver de cerca el cielo de Jackson Pollock. Varias de las instalaciones basadas en la investigación, incluidas Gemini South, Cerro Tololo, La Silla y Las Campanas, también abren los fines de semana para visitas guiadas.

El Valle de Elqui fue nombrado el primer Santuario Internacional de Cielo Oscuro del mundo en 2015. Esa designación llevó a un auge en los alojamientos con techos transparentes para que puedas dormir cómodamente bajo un prado de estrellas.

LEE: Viajar a Costa Rica durante el covid-19: lo que debes saber antes de ir

Vergara dice que la mejor parte de observar las estrellas aquí es que estás «en el mismo lugar donde ocurren cada día grandes exploraciones, avances en tecnología y nuevos descubrimientos astronómicos que pueden ayudar al futuro de la humanidad».

Puede que Atacama no sea tan frío, áspero o extraño como Marte, pero es lo más cercano que tenemos al planeta rojo en la Tierra. Visitarlo es experimentar la alucinante sensación de lo que sería viajar fuera de este mundo.

Mark Johanson es un periodista independiente radicado en Santiago, Chile. Sus escritos han aparecido en Lonely Planet, Men’s Journal, GQ, Newsweek y The Guardian, entre otros. Puedes seguirlo en sus redes sociales @MarkontheMap.