CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Celebridades

OPINIÓN | Por qué el príncipe Harry no puede dejar de compartir demasiado

Por Peggy Drexler

Nota del editor: la Dra. Peggy Drexler es psicóloga investigadora, productora de documentales y autora, incluidos dos libros sobre género y familia y el próximo "Mean", un libro sobre el mal comportamiento de las mujeres, que Simon & Schuster publicará en 2024. Su La última película, “King Coal”, se estrenará en el Festival de Cine de Sundance en 2023. Las opiniones expresadas en este artículo son suyas. 

(CNN) -- La telenovela que es el príncipe Harry contra la monarquía británica continuó esta semana con el revuelo en torno al próximo lanzamiento de sus memorias, "Spare". Se filtraron contenidos del libro y se publicaron extractos de sus próximas entrevistas con “60 Minutes” e ITV ofreció algunas anécdotas sorprendentes y aumentó la tensión ya aguda entre el duque de Sussex y su esposa, Meghan Markle, y la familia real. Dejando a un lado los detalles sensacionalistas, las revelaciones más notables incluyeron nuevos detalles sobre la relación de Harry con su hermano, el príncipe William, a quien aparentemente se refiere en el libro como su "archienemigo".

El interés público en la familia real está en su punto más alto — gracias tanto a los eventos del mundo real que incluyen la pérdida de la reina Isabel II, la inminente coronación del padre de Harry, el rey Carlos III, y la renuncia de la ex primera ministra Liz Truss, como a la enorme popularidad de series de ficción como “The Crown” — y Harry y Meghan ciertamente están capitalizando eso. Mientras tanto, la familia real, incluido William, ha permanecido en silencio.

Bien por ellos. Donde Harry pudo haber engendrado alguna vez cierta simpatía por haber soportado toda una vida siendo la "sombra" — el menor de los dos hermanos, ahora quinto en la línea de sucesión al trono (detrás de su sobrina de 7 años, la princesa Charlotte) — la empatía se está acabando. Harry y Meghan renunciaron a la familia real en medio de quejas de que preferían una vida privada como "personas normales", ya que no querían la atención de los medios que venía con ser miembros de la realeza, incluido ser carne de cañón de los tabloides. En un extracto de una próxima entrevista, Harry le dijo a ITV: “Quiero una familia. No una institución”.

Y, sin embargo, aquí están, total y voluntariamente creando esa carne de cañón ellos mismos.

Y carne de cañón es. Entre las acusaciones chismosas que Harry le lanza a su hermano en "Spare" hay detalles de un altercado físico entre los dos durante el cual William tiró a Harry al suelo y lo dejó arañado y magullado, y afirma que William y su esposa, Kate Middleton, fueron los los responsables de alentar el controvertido disfraz nazi de Harry en 2005. Las revelaciones en "Spare" también hablan sobre la relación de Meghan con Kate, incluida una afirmación de que Kate exigió que Meghan se disculpara por sugerir una vez que tenía "cerebro de bebé". El Palacio de Buckingham se ha negado repetidamente a comentar sobre el libro.

Penguin Random House worldwide

A través de estas revelaciones, lo que estamos viendo es un hermano menor desesperado por luchar contra toda una vida de sentirse inferior, pero haciéndolo de la manera más sucia posible. Y, bueno, incluso patético.

La competencia entre niños es común, y la rivalidad entre hermanos aún más, especialmente cuando son solo dos. Ciertamente, la mayoría no nace en familias con jerarquías establecidas que sirvan para recordarles su lugar exacto. Pero la discordia fraternal ha existido a lo largo del tiempo, inspirando innumerables obras de arte en todos los ámbitos (la mayoría de ellas tragedias). Harry no es especial: el suyo es uno de los dramas más comunes de la naturaleza humana.

El príncipe Harry y el príncipe William en 2014. (Crédito: Max Mumby/Indigo/Getty Images)

Tampoco es una víctima, ni libre de culpa. Si bien se ha hablado mucho desde que comenzó su unión sobre la influencia de Meghan en la deserción de Harry de la familia, ahora está claro que él, herido, fue a buscar lo que necesitaba: alguien que lo ayudara a separarse de su familia y, tal vez, alguien que lo apoyara y entendiera su enfado. Lo encontró en ella, una mujer cuya ambición impulsó su carrera como actriz y cuya propia vida familiar incluía relaciones polémicas con su media hermana y su padre; una mujer que no tenía miedo de expresarse, incluso ante la realeza.

Está claro que Harry y Meghan están, en algún nivel, tratando de tomar el control de la narrativa sobre ellos mismos después de la cobertura negativa de la prensa que trajo la misoginia y el racismo a una dinámica familiar ya tóxica. Pero los intentos de Harry ahora de sanar esas heridas al hacer públicos los asuntos familiares privados no son nobles y tampoco lo salvarán. De hecho, a través de las revelaciones de Harry, ahora uno puede sentir más empatía por William, un hombre que fue criado, desde su nacimiento, con un destino establecido y, a diferencia de Harry, con pocas opciones.

William será rey y Harry no. Pero se desconoce si eso es algo que William desea, o algo que cumplirá por puro deber patriótico y familiar. Eso es porque William está tomando el camino del silencio. ¿No es irónico que sepamos mucho más sobre Harry y Meghan, la pareja que renunció a la vida real porque deseaban permanecer en privado, que la pareja que optó por quedarse?

Si bien podemos, y debemos, tener cierto desdén por la forma en que Harry ha elegido abordar las circunstancias de su vida, también es posible tener algo de compasión por él y comprensión. Después de todo, no se creó enteramente a sí mismo. Y, protegido y súper privilegiado como lo fue durante gran parte de su educación, es probable que sea un hombre de 38 años bastante inmaduro.

Ahora, él está empujando contra la maquinaria que lo hizo de la única manera que conoce, y posiblemente lo haga porque es la única forma en que sabe cómo hacer su propio dinero y vivir de forma independiente. Se sintió explotado de niño y adulto joven; ahora, a su vez, se beneficia de su familia (y gana una enorme cantidad de dinero en el proceso).

Tal vez algún día escuchemos a Harry como Harry, un hombre verdaderamente independiente de la familia real de la que ha afirmado, una y otra vez, que quiere separarse desesperadamente. Hasta entonces, es probable que podamos esperar más de la misma negatividad, culpa, inmadurez y victimización, cualidades, de hecho, bastante impropias de un miembro de la realeza. Pero, pues, Harry ya no es uno.