CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
George Floyd

¿Por qué a Chauvin lo declararon culpable cuando a tantos otros agentes nunca los condenaron?

Por Eric Levenson

(CNN) — Cuando agentes de policía matan a una persona, rara vez se les acusa de un delito. Es aún más raro que un jurado condene a un agente por homicidio.

Entonces, ¿en qué se diferenció el caso de Derek Chauvin?

Desde el principio, la muerte de George Floyd el 25 de mayo de 2020 fue un caso único de homicidio policial en un mar de homicidios policiales perturbadores. Fue capturado en un video claro y cercano por los transeúntes y las cámaras corporales de los policías. Duró más de 9 minutos en lugar de unos pocos segundos. Funcionarios policiales de todo el país se unieron para denunciar sus acciones como excesivas. Y lo que hace que sea aún más perturbador son las expresiones faciales y el lenguaje corporal imperturbables de Chauvin en todo momento.

Hermano de George Floyd reacciona al veredicto de Chauvin 2:09

La combinación de estos factores hizo que personas de todo el mundo salieran a la calle en señal de protesta y frustración, y que abogados de renombre y expertos médicos se unieran a los fiscales de Minnesota en el caso.

Y en la sala, los fiscales destacaron repetidamente estos cuatro factores para convencer al jurado de que condenara a Chauvin por dos cargos de homicidio no intencional y uno de homicidio accidental. A continuación se explica cómo lo lograron.

El video del transeúnte

El caso contra Chauvin empieza y termina con el video de Darnella Frazier en el que se ve a Chauvin arrodillándose sobre el cuello y la espalda de Floyd mientras el hombre negro de 46 años suplicaba por su vida y llamaba a su «mamá».

publicidad

Darnella Frazier, la tercera empezando por la derecha, grabó el homidio de Floyd mientras permanecía cerca de su primo de 9 años.

La fiscalía llamó a 38 testigos en su caso contra Chauvin, pero el punto central de todo fue el video.

Se reprodujo para el jurado en su totalidad durante las declaraciones de apertura, y luego se reprodujo una y otra vez. La Fiscalía proyectó videos compuestos que combinaban las imágenes de Frazier con las de las cámaras corporales de la policía, y reprodujo fragmentos del video para los testigos, los expertos de la policía y los expertos médicos que guiaron a los miembros del jurado a través de él momento a momento.

El momento en que el poder de conmoción del video fue más evidente fue durante el testimonio de Charles McMillian. Este transeúnte de 61 años rompió a llorar mientras testificaba después de que se le reprodujera un fragmento del video.

Testigos dicen sentirse culpables por la muerte de Floyd 3:06

«Me siento impotente», dijo entre sollozos. «Yo tampoco tengo mamá. Lo entiendo».

Durante todo el juicio, el mensaje de la fiscalía fue conciso y centrado en el video: » Crean en lo que ven».

«Este caso es exactamente lo que pensaron cuando lo vieron por primera vez, cuando vieron ese video. Es exactamente eso. Pueden creer en sus ojos», dijo el abogado de la Fiscalía, Steve Schleicher, en los alegatos finales. «Es exactamente lo que usted creyó. Es exactamente lo que vio con sus ojos. Es exactamente lo que sabía, lo que sentía en sus entrañas. Es lo que ahora sabe en su corazón. Esto no fue un trabajo policial. Esto fue un homicidio».

Reacciona joven que grabó la muerte de Floyd a veredicto 0:44

Los 9 minutos y 29 segundos

La mayoría de los muertos a manos de la policía reciben disparos: decisiones en fracciones de segundo con consecuencias fatales. Los jurados han sido durante mucho tiempo cautelosos a la hora de cuestionar la rápida decisión de un agente de policía tomada en circunstancias difíciles.

Pero el arrodillamiento de Chauvin sobre el cuello de Floyd duró 9 minutos y 29 segundos en total, lo que el fiscal Jerry Blackwell calificó como los «tres números más importantes de este caso».

Fiscalía: George Floyd pidió ayuda con su último aliento 1:51

El fiscal desglosó el tiempo en que Chauvin se arrodilló en tres secciones: 4 minutos y 45 segundos cuando Floyd gritó que no podía respirar; 53 segundos cuando Floyd tuvo convulsiones anóxicas por falta de oxígeno; y 3 minutos y 51 segundos cuando Floyd no reaccionaba.

«Este caso no se trata de la toma de decisiones en una fracción de segundo», dijo Blackwell en las declaraciones iniciales.

Consciente del poder de esa cifra de 9:29, el abogado defensor, Eric Nelson, trató de desviar el foco de atención hacia otras pruebas y hacia las acciones previas de Floyd en las que se resistió a los intentos de la policía de meterlo en el coche patrulla.

«No es el análisis adecuado porque los 9 minutos y 29 segundos ignoran los 16 minutos y 59 segundos anteriores. Lo ignora por completo», dijo Nelson.

La expresión facial y corporal de Chauvin

Derek Chauvin

Esta imagen, considerada «Prueba 17», se mostró en el tribunal docenas de veces.

Los fiscales se apoyaron en las expresiones faciales y el lenguaje corporal de Chauvin, particularmente inquietantes, mientras estaba arrodillado sobre Floyd.

La Fiscalía mostró docenas de veces en el tribunal la «Prueba 17», una imagen fija de Chauvin sobre el cuello de Floyd tomada del video de Frazier. En la imagen, Chauvin tiene una mirada desinteresada, sus gafas de sol están encima de su cabeza y su mano descansa en el bolsillo. Parece totalmente despreocupado por la desesperación y la agonía que hay debajo de él.

«Han visto la foto, han visto el lenguaje corporal», dijo Schleicher en el alegato final. «Puedes aprender mucho sobre alguien mirando su lenguaje corporal».

La reacción de Derek Chauvin ante el veredicto 1:17

La defensa de Chauvin trató de contrarrestar este punto en el contrainterrogatorio del sargento de la policía de Minneapolis Ker Yang, coordinador de entrenamiento de intervención en crisis. Yang dijo que los agentes están entrenados para parecer seguros, mantener la calma y evitar la mirada o el contacto visual.

Sin embargo, la acusación volvió a la imagen una y otra vez. En los alegatos finales, mostraron a los miembros del jurado un primer plano de la cara de Chauvin, para luego alejar el zoom y mostrar la cara de dolor de Floyd clavada debajo de él. El contraste era claro.

«Esta no era la cara de miedo o preocupación o inquietud», dijo Blackwell sobre Chauvin.

El testimonio de la policía en su contra

Las acciones de Chauvin no solo enfurecieron al público, sino que suscitaron la condena de sus propias filas y condujeron a una impresionante perforación del llamado «muro azul» del silencio.

El Departamento de Policía de Minneapolis despidió a Chauvin y a los tres compañeros que ayudaron a sujetar a Floyd un día después de su muerte. Y en los tribunales, una serie de expertos en formación policial y supervisores testificaron en su contra. Entre ellos había varios que conocían a Chauvin personalmente.

En particular, el jefe Medaria Arradondo rechazó de plano las acciones de Chauvin y el uso de la fuerza por ser contrarios a la política del departamento.

«Una vez que ya no había resistencia y claramente cuando el Sr. Floyd ya no respondía e incluso estaba inmóvil, seguir aplicando ese nivel de fuerza a una persona que se encuentra boca abajo, esposada a la espalda… eso no es en modo alguno algo que forme parte de la política», dijo el jefe de policía al jurado. «No forma parte de nuestra formación, y desde luego no forma parte de nuestra ética ni de nuestros valores».

Black Lives Matter es un proceso histórico, especialista 1:38

Además, el supervisor inmediato de Chauvin criticó el uso de la fuerza por parte de este, y el principal detective de homicidios del departamento dijo que arrodillarse sobre Floyd era «totalmente innecesario.»

Durante la selección del jurado, los miembros del mismo expresaron en general cierto apoyo a la policía. Debido a estas críticas intrapoliciales, los fiscales pudieron decir al jurado que condenar a Chauvin era una forma de mostrar ese apoyo.

«No se trata de una acusación contra la policía. Es una acusación a favor de la policía», dijo Schleicher en los argumentos finales. «No hay nada peor para un buen policía que un mal policía».

Al final, incluso el mayor sindicato policial del país alabó el juicio como justo.

«Nuestro sistema de justicia ha funcionado como debe, con los fiscales y la defensa presentando sus pruebas al jurado, que luego deliberó y emitió un veredicto», dijo la Orden Fraternal de la Policía en un comunicado. «El juicio fue justo y se cumplió el debido proceso».