CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Rusia

OPINIÓN | Putin, el emperador sin ropa

Por Douglas London

Nota del editor: Douglas London es el autor de "The Recruiter: Spying and the Lost Art of American Intelligence". Enseña estudios de inteligencia en la Escuela de Servicio Exterior de la Universidad de Georgetown y es académico no residente en el Middle East Institute. London sirvió en el Servicio Clandestino de la CIA durante más de 34 años, principalmente en el Medio Oriente, Asia Meridional y Central y África, incluidas tres asignaciones como jefe de estación. Síguelo en Twitter @DouglasLondon5. Las opiniones expresadas en este comentario son suyas. Ver más artículos de opinión en CNN.

(CNN) -- ¿Se ha vuelto loco Vladimir Putin? ¿De qué otra manera el presidente ruso podría haber colocado al mundo de manera tan imprudente en el precipicio de lo impensable con lo que, fuera del Kremlin, se ve como una guerra injustificada e imposible de ganar en Ucrania?

Sí, imposible de ganar, ya que incluso si las tropas rusas reemplazan al Gobierno democrático de Ucrania a punta de bayoneta con un títere ruso y ocupan el país, el Kremlin se enfrenta a una insurgencia sangrienta y aplastantes consecuencias económicas.

Putin aún podría darse cuenta de su mayor temor de un movimiento comunitario que lo deponga, y podría provenir de lo que él mismo ha puesto en marcha. Pero, como observador de Rusia desde hace mucho tiempo, dudo que Putin haya perdido la cabeza, sino que está tan mal informado que basa su cálculo en inteligencia que se parece poco a la realidad.

La advertencia expresada por muchos, incluido Gabriel García Márquez, de que "es más fácil comenzar una guerra que terminarla", no debería haber pasado desapercibida para Putin.

Es un estudiante de historia, por distorsionada que pueda ser su comprensión del pasado. Si es la percepción de Putin de las humillaciones de Rusia lo que lo está impulsando a reescribir la historia, esa motivación en realidad podría estar menos impulsada por el ego y más por su preocupación práctica sobre la amenaza existencial que cree que lo destruirá si no se controla.

Las intenciones de Putin

¿Cómo influye el estado de ánimo de Putin en sus decisiones? 3:50

Putin no podría mantener el poder, ni sus riquezas supuestamente mal habidas, en un Estado ruso genuinamente democrático. Mucho antes de dejar temporalmente la presidencia en 2008, traspasando el puesto al cuidador de facto y jefe titular Dmitry Medvedev, el líder ruso dejó claras sus intenciones.

En 2005, Putin declaró en su discurso anual sobre el estado de la unión ante el Parlamento que el colapso del imperio soviético "fue la mayor catástrofe geopolítica del siglo" y fue una "epidemia" que fomentó movimientos separatistas que "se extendieron a la propia Rusia". "

Sus comentarios de diciembre de 2021 sobre la desaparición de la Rusia histórica fueron el seguimiento natural de su declaración de marzo de 2018 a los periodistas de que revertiría el colapso de la Unión Soviética, si pudiera.

Putin, anteriormente de la KGB, es un agente de inteligencia capacitado. Está obsesionado con el control. Un agente de inteligencia se esfuerza por establecer poder sobre todos y todo, incluyendo las narrativas por las que son percibidos, para controlar las acciones subsiguientes de los demás.

Hay mucho teatro en esta industria, como se refleja en los fieros discursos de Putin y la representación pública de su virilidad, la subordinación absoluta de los más altos funcionarios de Rusia y el país alimentando una mística de poder militar abrumador.

La dirección teatral de Putin de poner en alerta a las fuerzas nucleares rusas estaba dirigida a audiencias nacionales: la suya y la de Occidente. Fue coreografiado para provocar una respuesta recíproca y apoyar su narrativa.

Rusia, sostiene, es víctima del ataque de un agresor, y golpear primero y con más fuerza es un acto preventivo y de autodefensa. Si fue diseñado para hacer retroceder una amenaza militar estadounidense creíble, no necesitaba haber hecho pública la orden.

Si las fuerzas rusas se pusieran en tal alerta, las agencias de inteligencia estadounidenses habrían detectado indicios de inmediato. Cuando Estados Unidos puso en alerta a sus propias fuerzas nucleares en respuesta a las acciones militares rusas durante la guerra árabe-israelí de 1973, la Casa Blanca de Nixon no hizo ningún anuncio público. Pero EE.UU. transmitió deliberadamente órdenes a través de su estructura militar y de seguridad abiertamente para que el liderazgo de Rusia captara rápidamente el mensaje.

La de Putin es una filosofía activista que busca no dejar nada al azar y toma la iniciativa para obligar a sus enemigos a reaccionar ante las circunstancias que pretende dictar. Pero todo eso depende de una buena inteligencia. Construyes un castillo de naipes cuando se construye un plan sin ser consciente de sus posibles fallas y vulnerabilidades.

No es lo que esperaba

Antiguo magnate ruso lanza una crítica a Putin 3:56

Si bien es demasiado pronto para juzgar cómo resultarán las cosas al final en Ucrania, hay poco debate de que la guerra de Putin no ha ido como él esperaba, o tan bien como le hubiera gustado.

Nadie puede leer la mente de Putin, pero la estrecha idea a la que podemos acceder pinta la imagen de un líder que ha creado una corte real de aduladores que no están dispuestos a dar noticias que no quiere entretener. Ha llenado los puestos clave del país con siloviki, poderosos políticos con antecedentes en los servicios de inteligencia de Rusia, en gran parte la antigua KGB.

Pero no hay honor entre los ladrones, o en este caso, los exespías en los que confía Putin, debido a la confianza en su capacidad para manipularlos y controlarlos. Se complacen en saquear los recursos del país e inflar sus billeteras con incentivos para asegurar la lealtad, en lugar de la confianza intrínseca.

La reciente reunión del consejo de seguridad nacional de Putin y posiblemente escenificada, probablemente escrita, grabada y tal vez editada tal como estaba, ofreció un vistazo revelador. Y las burocracias, que en última instancia son las agencias de inteligencia, seguridad y defensa de Putin, reflejan la dirección y el ejemplo de sus propios líderes.

Aparentemente paranoico sobre su propia seguridad, es evidente que el autoaislamiento y la actitud voluble de Putin han fomentado un grado de autocensura y sesgo entre aquellos de quienes depende para proporcionar una descripción precisa del mundo exterior.

En esta atmósfera, ¿qué tan transparentes sería el Ministro de Defensa, Sergei Shoigu, y el jefe del Estado Mayor del Ejército, Valery Gerasimov, con respecto a las capacidades logísticas y de combate de las fuerzas armadas? Si las pérdidas rusas son incluso una fracción de las que se muestran en los medios, aún estarían a un ritmo varias veces superior al que Estados Unidos sufrió durante 20 años en Afganistán, Iraq y Siria.

Poco se escucha públicamente del jefe de la Dirección Principal de Inteligencia (GRU) de Rusia, el almirante Igor Olegovich Kostyukov. Un destacado intransigente que aparentemente comparte la visión de Putin y cuya organización, específicamente la Unidad 29155, se ha relacionado con asesinatos, sabotajes y apoyo a insurgencias en el extranjero, podría ser escuchado incluso menos.

Si la estrategia de Rusia en los primeros días de la guerra reflejaba las evaluaciones del GRU que sugerían que el Ejército ruso arrasaría Ucrania con poca resistencia de su población prorrusa indiferente, si no simpatizante, la estrella de Kostyukov podría estar en declive.

Después de haber visto al director del Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia, Sergey Naryshkin, y a su homólogo del Servicio de Seguridad Federal, Alexander Bortnikov, encogerse de miedo y titubear ante la presencia de Putin en la televisión, creo que es poco probable que le hubieran advertido sobre la determinación de Ucrania de luchar y la respuesta económica potencialmente aplastante de las democracias liberales más poderosas del mundo.

Viendo a Putin

Hussein vs. Putin: ¿por qué EE.UU. actúa diferente? 1:09

Mientras el mundo observa sin aliento, las acciones de Putin están debilitando las suposiciones que durante mucho tiempo definieron la competencia entre las grandes potencias. "Destrucción mutua asegurada", por ejemplo, ya no podría ofrecer la barandilla confiable que alguna vez se pensó.

Putin respaldó públicamente una política rusa de disuasión nuclear que le permite usar armas atómicas en respuesta a un ataque convencional contra la infraestructura militar y gubernamental crítica de la nación. Y Belarús acaba de anunciar un referéndum que cambia su ley para permitir que el país albergue armas nucleares, un probable precursor del despliegue de Putin de misiles nucleares móviles de alcance intermedio más cerca de las fronteras de la OTAN.

A pesar de mi posible sesgo como veterano de 34 años del Servicio Clandestino de la CIA que persiguió durante mucho tiempo al objetivo ruso, una mejor comprensión de las aspiraciones e intenciones de Putin y la inteligencia sobre la que toma decisiones dependerá más de las personas que de nuestra alardeada destreza tecnológica.

Los satélites espía de alta resolución nos permiten contar las tropas rusas, ver sus formaciones y evaluar su armamento. Y los puestos de escucha controlan el volumen de la comunicación, y quizás incluso parte de su contenido.

Pero la tecnología no puede responder las preguntas más importantes para Ucrania. ¿Qué está pensando Vladimir Putin? ¿Cuál es su intención? ¿Su meta final? ¿Y cómo podemos ayudar al público a discernir la verdad de la desinformación sobre el terreno?

Según los reportes, parte de la información que Estados Unidos y sus aliados tenían sobre el pensamiento del Kremlin se perdió cuando un agente de la CIA con acceso a Putin estuvo en peligro por una filtración hace cinco años. La transigencia fue del expresidente Donald Trump, quien discutió información clasificada en una reunión en la oficina Oval de mayo de 2017 con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, y el entonces embajador de Rusia en EE.UU., Sergey Kislyak.

Al abordar tales brechas, el director de la CIA, William Burns, declaró su compromiso de realinear la agencia del contraterrorismo a la recopilación de inteligencia tradicional contra adversarios estratégicos. Sus prioridades declaradas han sido China, tecnología, Rusia y el fortalecimiento de la fuerza laboral de la agencia.

La CIA tiene mucho trabajo por delante para superar los últimos 20 años de inversión insuficiente en espionaje extranjero tradicional en un entorno mucho más difícil que el que jamás enfrentó James Bond, y nutrir agentes bien ubicados lleva tiempo. Sin embargo, a pesar de los sentimientos personales del expresidente Trump, espero que la CIA nunca haya dejado de trabajar en Rusia.

La relativa moderación inicial de Rusia en la protección contra las bajas civiles ciertamente se basó en las complicaciones que Putin esperaba evitar al gobernar Ucrania y reprimir una insurgencia después de tomar la capital y reemplazar su gobierno. Pero es probable que se desespere por restablecer el control y lograr la victoria militar.

Preocupado justificadamente por cómo jugará en casa la conflagración prolongada y las bajas rusas resultantes, Putin podría aplicar cada vez más las tácticas brutales vistas en la guerra de Siria al arrasar con centros urbanos y al empuñar armas termobáricas y bombas de racimo en objetivos indiscriminados.

Contrarrestar a Putin y sus siloviki requiere entenderlos con inteligencia desde adentro y con resistencia a un componente emocional que sugiere imprudencia por parte del líder ruso.

Es brutal, ilógico para nosotros y, por lo tanto, impredecible. Pero la inteligencia de EE.UU. logró anticipar su movimiento en Ucrania no juzgando a Putin como irracional, sino examinando su cálculo, por mal informado que haya estado, y su círculo de asesores, por incapaces que parezcan, en los que se apoya para tomar sus decisiones.

Es probable que Putin continúe intensificando su guerra en Ucrania, temiendo sobre todo que pueda perder el control de Rusia. Si realmente comprende que la guerra misma lo pone en riesgo es una pregunta de suma importancia.

Nota del editor: la expresión "el emperador sin ropa" o "el traje nuevo del emperador" se utiliza para describir una situación en la que las personas tienen miedo de criticar algo o a alguien o bien temen señalar una verdad obvia que va en contra de la opinión predominante.