CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Joe Biden

5 conclusiones del primer discurso de Joe Biden al Congreso

Por Kevin Liptak

(CNN) — El miércoles, cuando dio su primer discurso ante el Congreso, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, defendió ampliamente los nuevos y enormes programas que transformarían el papel del Gobierno en la vida de los estadounidenses, afirmando que nada menos que el futuro del país está en juego.

Un poco más de lo habitual, en la víspera de su centésimo día en el cargo, Biden pronunció su discurso en medio de las turbulentas crisis económicas y de salud que ha combatido durante su mandato.

Pero su mensaje fue más allá de simplemente librar al país del nuevo coronavirus o hacer que los estadounidenses volvieran al trabajo. En el relato de Biden, los resultados de esos esfuerzos podrían determinar si la democracia estadounidense sobrevive: una propuesta de vida o muerte que elevó sus pedidos de billones de dólares en nuevos gastos a una pregunta existencial para su audiencia de legisladores.

Su discurso estuvo cargado de simbolismo, desde su audiencia reducida hasta el histórico par de mujeres sentadas detrás de él. Fue un discurso que se estuvo gestando durante décadas para un presidente que ha esperado más que la mayoría para ser presentado con la conocida frase: «Señora presidenta de la Cámara de Representantes, el presidente de Estados Unidos».

Aquí hay cinco conclusiones del discurso de Biden:

Una larga espera terminó, y Biden quiere moverse rápido

Así aplaudieron a Biden al llegar ante el Congreso 5:28

Durante más de 40 años, y después de dos postulaciones presidenciales fallidas, Biden observó cómo el jefe de Seguridad y Protocolo de la Cámara de Representantes anunciaba a varios presidentes para discursos ante el Congreso. Se sentó obedientemente detrás del presidente Barack Obama durante ocho años, charlando con cada sucesor en la  presidencia de la Cámara desde el lugar reservado para el número dos.

publicidad

El miércoles, el  nombre que estaba en las luces de la marquesina era el de Biden, y eso fue un testimonio de un grado extraordinario de paciencia política con el que pocos políticos pueden rivalizar.

«Es bueno estar de regreso», declaró al abrir sus comentarios.

Sin embargo, el discurso de Biden -ahora que está en el cargo– reflejó una clara impaciencia por esperar mucho para que se apruebe su agenda. No se disculpó por aprobar un estímulo de US$ 1,9 billones sin el apoyo de los republicanos en las primeras semanas de su presidencia, insistió en que se necesitaba con urgencia. E instó a los legisladores a tomar rápidamente los próximos proyectos de ley, declarando que es un asunto de inminentes consecuencias nacionales.

«Estados Unidos está se está moviendo, moviendo hacia adelante. Y no podemos detenernos ahora», dijo Biden. «Estamos en un gran punto de inflexión en la historia. Tenemos que hacer más que reconstruir. Tenemos que reconstruir mejor».

«Me gustaría reunirme con aquellos que tienen ideas que son diferentes. Damos la bienvenida a las ideas», dijo más tarde, refiriéndose a su voluntad de trabajar con los republicanos. «Pero el resto del mundo no nos está esperando. Solo quiero ser claro: desde mi perspectiva, no hacer nada no es una opción».

Biden y sus asesores reconocen que su ventana para lograr cosas importantes es estrecha. De hecho, pidió al Congreso que aprobara la Ley de Justicia en la Policía de George Floyd antes del primer aniversario de la muerte de Floyd, el mes próximo. Biden pidió al Congreso que se una, señalando las discusiones en curso entre los demócratas y el senador republicano Tim Scott, el elegido republicano para responder al discurso de Biden.

La pandemia ha aumentado el deseo de los estadounidenses de recibir ayuda del Gobierno. Y como la mayoría de los presidentes, está disfrutando de una luna de miel después de la toma de posesión.

Pero en gran parte debido al esfuerzo de vacunación que Biden ha supervisado, la pandemia está menguando. Y cualquier número de problemas del verano (un aumento continuo de migrantes, disturbios en torno a la policía, altos precios de la gasolina) podrían hacer que su popularidad disminuya.

Y eso es antes de que comience en serio el ciclo de elecciones del Congreso, cuando los republicanos probablemente estarán aún menos dispuestos a cooperar. Los patrones históricos no son amables con los presidentes de primer mandato en sus primeras elecciones intermedias.

Biden, quien ha estado esperando décadas para dar el discurso que pronunció el miércoles, dejó en claro que no podía esperar mientras pasaba el momento.

Biden argumenta que un gobierno grande es un mejor gobierno

Biden: “Hace 100 días nuestra casa estaba incendiada” 4:07

Si hubo un argumento que animó el discurso de Biden –y toda su presidencia hasta la fecha– es que más Gobierno, cuando se trabaja bien, puede mejorar la vida de los estadounidenses. Es una propuesta simple que contradice una tendencia de décadas de ambos partidos hacia un Washington más pequeño y menos intervencionista.

«Tenemos que demostrar que la democracia aún funciona. Que nuestro Gobierno aún funciona y puede cumplirle a la gente», dijo Biden en su discurso, refiriéndose a elementos que, según dijo, demostraron el valor del Gobierno: la campaña de vacunación y las iniciativas de creación de empleo.

Es un grito distante de la declaración del presidente Bill Clinton en su estado de la unión de 1996 de que «la era del Gobierno grande ha terminado». Hablando desde el mismo podio 25 años después, Biden pareció argumentar exactamente lo contrario: que ahora es el momento de que el gran Gobierno regrese y, con ello, la oportunidad de demostrar que todavía está funcionando.

Haciendo referencia a inversiones científicas como el desarrollo de la vacuna contra el covid-19, Biden dijo: «Estas son las inversiones que hacemos juntos, como un solo país, y que solo el Gobierno está en condiciones de realizar».

El tema no es nuevo para Biden. Pero nunca antes se había destilado más claramente que cuando expuso sus logros legislativos hasta ahora y los planes que aún espera aprobar. En total, Biden está presionando por casi US$ 6 billones en nuevos gastos, incluido el plan de US$ 1,8 billones que propuso el miércoles para apuntalar la educación, el cuidado infantil y la licencia familiar pagada, una apuesta masiva sobre la capacidad del Gobierno para resolver los problemas más difíciles.

Biden tiene de su lado una crisis de salud generacional y su actual colapso económico que han alterado la visión de los estadounidenses sobre lo que su gobierno puede hacer por ellos. Pero también se ha beneficiado de los cambios de opinión sobre temas a largo plazo como el cambio climático y la reforma de la justicia penal, que requerirán la intervención del Gobierno para producir los tipos de resultados que más estadounidenses están pidiendo.

Las encuestas, incluida una encuesta de CNN realizada por SSRS, muestran que la mayoría de los estadounidenses aprueba el desempeño laboral de Biden en esta etapa de su presidencia. Pero también muestran cierto apetito por la visión expansiva del Gobierno de Biden. Una encuesta de NBC News encontró que el 55% de los estadounidenses dijo que el Gobierno «debería hacer más para resolver los problemas» en comparación con el 41% que dijo que está haciendo demasiado.

Es imposible ignorar el covid-19

Biden aboga por bajar costos de medicamentos 2:40

Había pocas dudas de que la pandemia de coronavirus ocuparía una parte importante del discurso de Biden. Es el desafío más grande que enfrenta y el problema que él y sus asesores creen que determinará el éxito o el fracaso de su presidencia.

Pero incluso si Biden no hubiera dicho nada sobre la pandemia, el paisaje del miércoles proporcionó un recordatorio constante de la crisis en curso. Atrás quedó la familiar multitud abarrotada de legisladores. No había invitados a los que saludar en el palco de la primera dama. Y las dos mujeres sentadas detrás de Biden llevaban mascarillas.

El contraste con los años pasados se sintió extraño. Los numerosos asientos vacíos provocaron que el estruendo habitual de los aplausos se pareciera más a los aplausos educados en un pequeño teatro, con murmullos y aplausos individuales de los legisladores que se podían escuchar durante las entradas tradicionales antes del discurso.

El mensaje de Biden fue de claro optimismo sobre la trayectoria de la pandemia, con la esperanza de proporcionar un impulso de alto perfil en el espíritu nacional después de un año de confinamiento y tragedia.

«Nuestro progreso en los últimos 100 días contra una de las peores pandemias de la historia es uno de los mayores logros logísticos que nuestro país haya visto», dijo.

Pero sus comentarios también dejaron al descubierto las preocupaciones persistentes dentro de la administración sobre los estadounidenses que no se apresuran a vacunarse. En el peor de los casos, los funcionarios de salud de la administración temen que el país no pueda lograr una inmunidad generalizada si suficientes personas deciden no vacunarse.

Queda por ver si las súplicas de Biden el miércoles marcaron alguna diferencia. Ha estado alentando a las poblaciones elegibles a vacunarse durante meses. E incluso él ha reconocido que es poco probable que los grupos aún vacilantes lo escuchen.

«Vayan a vacunarse», suplicó desde el podio. «Están disponibles ahora».

Simbolismo en exhibición

Biden apela a republicanos sobre violencia por armas 3:52

Los discursos al Congreso son más que solo el discurso. El que suele ser el discurso televisado más visto del año también está cargado de símbolos visuales, no más que este año.

Si el símbolo más evidente fue la sala alterada por la pandemia, el más histórico fue el cuadro detrás de Biden: por primera vez, dos mujeres estaban sentadas en los lugares reservados para vicepresidente y presidente de la Cámara.

«Señora presidenta. Señora vicepresidenta. Ningún presidente ha dicho esas palabras desde este podio, ningún presidente ha dicho esas palabras, y ya era hora», dijo Biden al comienzo de su discurso.

Más tarde, Biden le dio a Harris una nueva tarea: supervisar su propuesta de expansión de Internet de banda ancha.

Kamala Harris y Nancy Pelosi, ambas californianas del Área de la Bahía, no son desconocidas entre sí. Y no cabía duda de que ninguna de las dos había olvidado el peso histórico del momento.

«Tener a dos mujeres detrás de él mientras habla es motivo de mucha emoción», dijo Pelosi antes del discurso. «He estado recibiendo llamadas de… mundialmente, de que no pueden esperar por ver eso».

La cámara de la Cámara de Representantes, escasamente llena, también sirvió para ilustrar el recuerdo reciente del motín del 6 de enero, donde los aspirantes a insurrectos intentaron evitar que Biden se convirtiera en presidente. Las consecuencias del momento aún persisten a medida que la seguridad mejorada rodea el Capitolio.

En su discurso, Biden hizo referencia al evento.

«Mientras nos reunimos aquí esta noche, las imágenes de una turba violenta que asalta este Capitolio, profanando nuestra democracia, permanecen vívidas en nuestras mentes. Se pusieron en peligro vidas. Se perdieron vidas. Se convocó una valentía extraordinaria», dijo Biden. «La insurrección fue una crisis existencial, una prueba de si nuestra democracia podría sobrevivir. Y así fue».

Un caso para el mundo

El discurso de Biden sobre Afganistán ante el Congreso 2:15

El enfoque principal de Biden en sus primeros días, y su audiencia principal para el discurso del miércoles, son los estadounidenses.

Pero no ha ocultado que sus esfuerzos en casa también están destinados a señalar al mundo, y específicamente a China, que las percepciones del declive de Estados Unidos son erróneas.

El miércoles, China fue el subtexto consistente, y en algunos momentos no fue tan sutil, de su discurso. Nombró al presidente Xi Jinping tres veces; hablando fuera del guión sobre su homólogo chino, Biden dijo: «Él va sumamente en serio por convertirse en la nación más importante y con más consecuencias para el mundo».

Biden ha enmarcado toda su agenda como una batalla entre la democracia y la autocracia. Y cree que la aprobación de importantes leyes son señales para el mundo de que la democracia saldrá victoriosa.

«Los autócratas no ganarán el futuro», dijo Biden al concluir su discurso. «Estados Unidos lo hará».

La política exterior suele ser un tema secundario en cualquier estado de la unión: «Nunca hay tanta política exterior como el equipo de política exterior quisiera», dijo esta semana la secretaria de Prensa de Biden, Jen Psaki, y el miércoles no fue una excepción.

Hizo referencia a su decisión de retirar las tropas estadounidenses de Afganistán antes del 11 de septiembre, la competencia con China, los programas nucleares en Irán y Corea del Norte y las relaciones con Rusia.

Pero incluso si la seguridad nacional no estuviera en el centro del discurso, Biden probablemente argumentaría que estaba allí en una forma más existencial.

«En mis conversaciones con los líderes mundiales, y he hablado con más de 38, 40 de ellos hasta ahora, lo he dado a conocer, he hecho saber que Estados Unidos ha vuelto», dijo.

«¿Y saben qué dicen? El comentario que más escucho de ellos es que dicen: ‘Vemos que Estados Unidos ha vuelto, pero ¿por cuánto tiempo? ¿Pero por cuánto tiempo?'»

«Compatriotas», prosiguió Biden, «tenemos que demostrar no solo que hemos vuelto, sino que hemos vuelto para quedarnos».