George Floyd

George Floyd

¿Qué es el movimiento extremista Boogaloo y por qué algunos de sus miembros armados participaron en las protestas por George Floyd?

(CNN) — Benjamin Ryan Teeter estaba en su casa en Hampstead, Carolina del Norte, cuando llegó el llamado a la acción. Fue una alerta desde el corazón de las furiosas protestas en Minneapolis, publicado en un foro en línea por un miembro del movimiento Boogaloo, un grupo de extremistas antigubernamentales fuertemente armados.

La «alerta» la dio un hombre que tuvo un encuentro con la policía de Minneapolis mientras estaba en la primera línea de las protestas contra la brutalidad policial iniciadas por la muerte de George Floyd.

«Le tiraron gas lacrimógeno en la cara», dijo Teeter, y «envió un aviso nacional a nuestra red».

Benjamin Ryan Teeter (al frente) durante una protesta contra la orden de confinamiento en Raleigh, Carolina del Norte, el mes pasado.

Después de que Teeter, conocido como ‘Ryan’, dijo haber visto la publicación en línea, él y un puñado de amigos de Boogaloo que estaban en el área se movilizaron.

Tomaron sus armas, en su mayoría rifles de asalto, subieron a sus vehículos e hicieron el viaje de 18 horas a Minneapolis.

Los Boogaloo son una encarnación emergente del extremismo que parece desafiar una categorización fácil. Son otro factor de confusión en el esfuerzo de los funcionarios locales, estatales y federales para descifrar las simpatías políticas de los agitadores que se presentan a las manifestaciones en su mayoría pacíficas de George Floyd que han destruido propiedades, saqueado o, en el caso de los Boogaloo que bajaron a Minneapolis, caminaron por las calles con rifles de asalto.

Los miembros de Boogaloo parecen tener puntos de vista ideológicos en conflicto, algunos se identifican como anarquistas y otros rechazan los títulos formales. Algunas facciones del grupo son supremacistas blancos, mientras que otros rechazan esa postura. Pero tienen al menos dos cosas en común: una afinidad por llevar armas de fuego en público y el grito de guerra «boogaloo», que comúnmente se ve como un código para otra guerra civil en Estados Unidos.

Megan Squire, profesora de ciencias de la computación en la Universidad de Elon en Carolina del Norte que monitorea el extremismo en línea, dijo que el movimiento comenzó en oscuras plataformas en línea.

«Ahora está creciendo en las plataformas principales, y en este momento de protesta está comenzando a pasar de lo virtual a lo presencial», dijo. «Se parece al movimiento de milicias que lo precedió, que ha sido bien documentado como una fuerza para promover la violencia».

MIRA: Policía de Miami-Dade confirma infiltrados en las manifestaciones por George Floyd

Teeter, en una entrevista con CNN, dijo que se identifica como anarquista. Su misión en Minneapolis, dijo, era proteger a los manifestantes del abuso policial y de los supremacistas blancos, a quienes deplora.

«Si las personas van a comenzar una fuerza mortal contra nosotros, debemos estar dispuestos y ser capaces de iniciar una fuerza mortal de vuelta», dijo Teeter, de 22 años.

A pesar de la presencia de Teeter y, según dijo, de una docena de sus compatriotas, los funcionarios federales, estatales y locales han presentado poca evidencia hasta el momento para sugerir que hay una organización y movilización generalizada por parte de cualquier grupo ideológico. Una revisión de CNN de los antecedentes de los arrestados durante los primeros tres días de protestas en Minneapolis no reveló ningún vínculo obvio con organizaciones conocidas.

Algunos policías dijeron que sospechan que gran parte de los disturbios y saqueos no fueron perpetrados por extremistas ideológicos, sino por grupos más pequeños de oportunistas criminales que buscan obtener ganancias robando mercancías.

«Estos son delincuentes comunes. No son manifestantes», dijo un alto funcionario de la Policía de Los Ángeles. En Los Ángeles, dijo, bandas errantes de ladrones circulaban en automóviles y se comunicaban por teléfono celular, identificando negocios para saquear.

Aún así, hay algunos informes documentados de individuos afiliados a grupos de izquierda y derecha del espectro extremista que se mezclan en medio de los menos organizados.

En Nevada, los fiscales federales acusaron esta semana a tres hombres que supuestamente se identificaron con el movimiento Boogaloo por poseer un explosivo «cóctel molotov» y conspirar para «causar destrucción durante las protestas en Las Vegas», según un comunicado de prensa de la oficina del Secretario de Justicia de Estados Unidos.

Stephen T. «Kiwi» Parshall, Andrew Lynam y William L. Loomis, todos con experiencia militar, asistieron a una protesta el 29 de mayo en honor a George Floyd en Las Vegas, según la denuncia penal. Parshall supuestamente trató de alentar la violencia «diciéndoles a los manifestantes que las protestas pacíficas no logran nada», dice la denuncia. Los tres hombres fueron arrestados en su camino a una segunda manifestación relacionada con Floyd al día siguiente, supuestamente armados con un cóctel molotov, según los registros.

Miembros armados de Boogaloo también han aparecido en las protestas de George Floyd en Minneapolis, Salt Lake City, Dallas, Atlanta y otros lugares, según The Washington Post.

Conocidos por lucir camisas hawaianas y llegar a las protestas públicas fuertemente armados, el movimiento descentralizado Boogaloo, a veces denominado «Boogaloo Bois», a menudo se asocia con la extrema derecha.

Pero está lejos de ser un grupo cohesionado, dijo JJ MacNab, miembro de la Universidad George Washington que estudia el extremismo antigubernamental.

«Si bien hay focos de supremacistas blancos de Boogaloo, los grupos más jóvenes y más grandes generalmente no lo son», dijo en un reciente hilo de Twitter. «Si bien hay Boogaloos que apoyan a la policía, los grupos más jóvenes y más grandes los detestan. Si bien hay Boogaloos que quieren desacreditar las protestas por el asesinato de un hombre negro, hay Boogaloos más jóvenes que están indignados por el asesinato y quieren unirse a la protestas».

MacNab agregó que tales divisiones internas no siempre se desarrollan según la edad.

«Comparten jerga, atuendos, amor por las armas de fuego y un deseo de usar la violencia para ganar poder, pero en realidad no comparten un objetivo común una vez que se alcance el poder», dijo.

LEE: Supremacistas blancos se hacen pasar por antifa en internet y llaman a la violencia

Se cree que el origen del nombre se remonta a una secuela de los ochenta sobre breakdance llamada «Breakin ‘2: Electric Boogaloo». El término «boogaloo» en los últimos años se ha convertido en una referencia en línea para los disturbios sociales y el deseo de una segunda guerra civil.

«El meme boogaloo» es una «broma para algunos», pero «para otros, actúa como un meme violento que circula instrucciones para una insurgencia viral violenta», dice un documento publicado en febrero por el Network Contagion Research Institute, un grupo de investigadores independientes que monitorean la desinformación y el discurso de odio, en asociación con la Universidad de Rutgers.

«Denominada ‘boogaloo’, esta ideología se autoorganiza en las comunidades de redes sociales, cuenta con decenas de miles de usuarios, exhibe una división compleja del trabajo», dice el informe, y «desarrolla canales bien desarrollados para innovar y distribuir propaganda violenta».

Hay signos de que los partidarios se han aventurado a salir de las salas de chat hacia el mundo real, especialmente en varias manifestaciones de reapertura durante el confinamiento por covid-19. En abril, un devoto de Boogaloo fue arrestado en Texas por supuestamente intentar encontrar y matar a agentes de policía mientras filmaba en Facebook Live, según el Southern Poverty Law Center.

El movimiento parece haber ganado una considerable tracción en los últimos meses.

El Proyecto de Transparencia Tecnológica de un grupo de vigilancia sin fines de lucro llamado Campaign for Accountability publicó un informe esta primavera que concluye que más del 60% de los 125 grupos identificables de Boogaloo en Facebook han surgido desde enero, y cobraron impulso después del inicio de los bloqueos por covid-19.

Hablar con Teeter, quien también asistió recientemente a protestas denunciando los cierres por covid-19, es tener una idea de cuán profundamente revuelta puede ser la ideología de Boogaloo.

«Soy miembro de la comunidad LGBT», dijo Teeter, quien se describe a sí mismo como un anarquista de izquierda que no vota, «la gente piensa que soy parte de un grupo nazi; no lo soy».

Pero, agregó, «no creo que la gente deba verse obligada a hornear el pastel», refiriéndose a un caso de la Corte Suprema de Estados Unidos que surgió de que el dueño cristiano de una panadería en Colorado se negó a preparar un pastel de bodas para una pareja homosexual.

En Minneapolis, dijo Teeter, él y otros miembros de su grupo estaban de centinelas con armas de fuego fuera de las tiendas familiares, pero en solidaridad con la comunidad negra en oposición a la brutalidad policial.

«Tenemos mucho cuidado para asegurarnos de que las personas se dan cuenta de que estamos de su lado. Estamos aquí para defenderlos… Una vez que las personas se dan cuenta de que estamos de su lado y estamos aquí para protegerlos, todos han estado –casi todo el mundo– han estado muy felices de tenernos aquí».

Teeter dijo que fue educado en casa, pero no completó la universidad a pesar de que le ofrecieron becas.

«Siempre he podido autoeducarme», dijo. «Tenemos internet. Puedes aprender todo lo que quieras, aprender gratis».

Ha tenido algunos roces con la ley. Dijo en un reciente podcast que ha estado en la cárcel «ocho o nueve» veces, aunque sugirió que al menos algunos de esos incidentes involucraron acciones relacionadas con su activismo.

Un administrador del tribunal penal del condado de New Hanover en Carolina del Norte le dijo a CNN que Teeter tiene un cargo pendiente desde enero de 2019 por disparar un arma de fuego en los límites de la ciudad. Teeter le dijo a CNN que se produjo un disparo accidental mientras limpiaba el arma.

Sus publicaciones en redes sociales parecen ser consistentes con sus persuasiones políticas idiosincrásicas: fotos de sí mismo con un chaleco antibalas o participando en las protestas de reapertura, y memes lamentando la brutalidad policial, celebrando a los hombres negros con armas, ridiculizando tanto al presidente Trump como al candidato presidencial demócrata Joe Biden, y glorificando el movimiento Boogaloo y la noción de «conflicto civil venidero».

Los expertos en extremismo dicen que otras milicias están comenzando a adoptar el apodo Boogaloo.

Un informe sobre la «esfera de la milicia» publicado el martes por el Network Contagion Research Institute dijo que milicias como Oath Keepers y Three Percenters «ahora comparten el mismo meme boogaloo tanto en el mundo virtual como en el real».

Squire dijo que parece haber una división generacional en el movimiento Boogaloo, con el subconjunto más joven inmerso en la cultura de los memes en línea y el grupo mayor buscando un cambio de marca.

MIRA: Facebook cierra grupo de extrema derecha que planeaba llevar armas a las protestas

«Es como una versión actualizada y más joven», dijo. «Y eso es atractivo para los chicos que están en el grupo de edad de los memes, muy en línea. Pero también es atractivo para estos chicos mayores, que están un poco obsoletos».

Squire, quien rastrea la conversación en línea de grupos como Boogaloo, alertó a CNN sobre el viaje de Teeter a Minneapolis. Ella dijo que él es emblemático del subconjunto más joven. Pero de acuerdo con los datos de las redes sociales que monitorea, Squire dijo que Teeter se destaca por haber tomado la iniciativa de conducir hasta Minneapolis.

«Hemos visto menos casos así, de conducir por todo el país, porque las protestas han estallado en más lugares», dijo. «Y estos tipos que tienen dudas acerca de si ir o no, pueden quedarse donde están y protestar de forma local».

Teeter, por el contrario, es proactivo, dijo Squire.

«Él está comprometido», dijo ella. «Es un vanguardista».

En las calles de Minneapolis, Teeter dijo que su grupo no siempre estuvo «equipado» con armas desenfundadas. Durante el día, cuando las protestas han sido más pacíficas, dijo Teeter, él y sus compañeros se han mezclado con la multitud, lanzando consignas.

Él dijo que a menudo sacan sus armas más tarde en el día y en la noche, «una vez que las cosas comienzan a ponerse oscuras».

Scott Bronstein, Scott Glover y Collette Richards de CNN contribuyeron a este informe.