Como parte de la promoción de una película, en el pasado me han ofrecido traer al estudio a personas disfrazadas de algún protagonista animal para tenerlo de fondo mientras hablamos del respectivo estreno.

La verdad no soy amigo de prestarme para esas "monerías", pero todo cambió cuando conocí a Crystal.

Crystal es una mona de la especie capuchino a quien descubrí como una de las estrellas de la nueva película "The Hangover – Segunda Parte" y la cual el estudio de cine había incluido en sus planes de promoción ante la prensa.

Varios de mis colegas se tomaron la respectiva foto con la simpática mona de 17 años pero mi idea era ir más allá de registrar el momento con una fotografía.

Leyendo descubrí que había toda una controversia sobre el entrenamiento que Crystal había recibido específicamente para “The Hangover II”. Para su papel, la mona se transforma en un ingenioso traficante de drogas (tienen que ver la cinta para entenderlo) y además es mostrada como una fumadora empedernida.

Enseñarle a fumar a un animal representaba todo un abuso y para despejar los rumores sobre cualquier explotación, invité entonces a Crystal y a su entrenador, Tom Gunderson, para comprobar que el animal no había sido maltratado durante el rodaje.

Para tranquilidad de todos los amantes y defensores de los animales, Crystal no se fumó ni un solo cigarillo y fue la magia de los efectos por computador lo que permitió a la mona aparecer como una fumadora en la pantalla grande.

Por nuestros estudios han pasado muchos personajes fascinantes, brillantes y también famosos, pero les puedo asegurar que ninguno ha generado la curiosidad y alegría que despertó Crystal entre mis compañeros.

Al finalizar nuestro programa, el estudio fue invadido por colegas de CNN que querían una foto con Crystal, y yo, que la tuve sobre mi hombro, buscando "cosas" en mi cabello (es uno de sus pasatiempos favoritos), me quedé con la convicción de que monerías de este tipo, ¡sí las repito!