Miles de estudiantes vuelven a protestar contra la reforma educativa en Colombia
Los estudiantes universitarios llevan 45 días de paro en protesta contra la denominada ley 30.

Por Fernando Ramos

Bogotá (CNN) –
A pesar de que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo que está dispuesto a retirar del Congreso la iniciativa para la reforma educativa, al menos 5 mil estudiantes llegaron desde varias ciudades hasta la Plaza de Bolivar en el centro de Bogotá para manifestarse contra la legislación.

Los alumnos universitarios llevan 45 días de paro en protesta por una reforma a la educación que, dicen, busca privatizar lo que consideran es un derecho.

“Estamos protestando es porque el gobierno quiere hacer una reforma que no nos conviene, la reforma a la ley 30. Quiere que nosotros paguemos por la educación y no tengamos una educación de calidad, por eso es la protesta y por eso son las marchas”, dijo a CNN Javier Martínez, uno de los estudiantes que participó de la protesta.

“Quien cuenta con el capital o los buenos recursos para pagar una universidad se siente seguro de que no le va a pasar nada. Pero al contrario, tanto universidades públicas como privadas se van a ver afectadas por esta reforma”, afirma Sthepanie Zamudio, una joven de una universidad privada.

Según el gobierno, la reforma busca nuevos recursos para ampliar los cupos en la educación universitaria, promover la investigación y garantizar el acceso a créditos con bajas tasas de interés.

Los estudiantes dicen que no levantarán el paro hasta que el gobierno no retire del Congreso el proyecto.

Santos reiteró este jueves a los estudiantes su ofrecimiento de concertar los cambios en el sistema educativo.

“Tienen la palabra del presidente de la república y los colombianos tienen mi palabra y todos ustedes son testigos de este compromiso: ustedes convocaron este paro para que se retirara la reforma, ya respondimos positivamente a sus solicitudes y vamos a retirar la reforma si levantan el paro y ojalá todos vuelvan a sus clases”, sostuvo el primer mandatario.

Un pulso que, según algunos analistas, aún no tiene ni vencedores ni vencidos.

“Eso colocó literalmente al gobierno contra la pared y en una tendencia mundial en la que se están generando empatías de movilización social el gobierno prefirió bajarle el tono a las movilizaciones estudiantiles que vienen creciendo”, sostuvo el politólogo Alberto Cienfuegos al ser consultado por CNN.

Por su parte Iván Cepéda, representante a la cámara por el partido de izquierda Polo Democrático, afirmó que “el gobierno tiene que entender que este es un mensaje que, como en otros países del mundo es muy claro: la educación debe ser respetada como un derecho”.

Según el gobierno, por cada día de paro el Estado pierde aproximadamente unos 6 millones de dólares.

Representantes de estudiantes de 32 universidades públicas se reunirán este sábado para decidir si siguen o no con la protesta.