La NASA logra captar las partes "invisibles" de la nebulosa Helix

(CNN) — Los astrónomos ahora tienen la vista más detallada de Helix, una de las nebulosas planetarias más cercanas a la Tierra

Las imágenes fueron capturadas por el telescopio VISTA, el más grande en el mundo, localizado en el Observatoirio Paranal en Chile. Usando rayos infrarrojos, los científicos han logrado iluminar la imagen para reflejarla en el espectro de radiación de la nebulosa. “Hasta ahora, es la mejor imagen de la Nebulosa Helix”, dijo Jeremy Walsh, científico del Observatorio de Europa del Sur en Alemania.

Contrario a su nombre, una nebulosa planetaria no incluye un planeta. Se forma de una estrella que envejece y aumenta de tamaño, lo que provoca que el gas que la rodea también crezca. La estrella se calienta e ilumina a la nebulosa, cuyo nombre se refiere al gas molecular y polvo de metal ionizado que la rodea.

La nebulosa Helix se ubica en la constelación de Acuario a unos 700 años luz de la Tierra. Es bastante grande, su anillo principal se recorrería en dos años luz, y el material disperso en unos cuatro años luz. La estrella en el centro evoluciona y se convertirá en una estrella enana blanca.

La imagen muestra a la nebulosa en el espectro de luz infrarroja, que es invisible a los ojos y susceptible al calor de la radiación. Los telescopios que únicamente capturan la luz visible no han logrado obtener una fotografía detalla de la nebulosa.

“Es un objetivo de gran tamaño para el telescopio VISTA debido a que tiene un gran campo, puede cubrir gran parte del área del cielo”, afirma Walsh.

El gas en la nebulosa está conformado principalmente de hidrógeno, 10% de helio y 1% de otros elementos, según Walsh.

Al contrario de las imágenes que sólo capturaban la luz visible de la nebulosa Helix, la nueva fotografía revela los nudos cometarios, formados de cadenas de oxigeno que pueden ser tan grandes como nuestro sistema solar. Estas cadenas de gas y polvo son resistentes la alta radiación que irradia la estrella en su fase final. Su forma es parecida a la de un cometa, aunque no lo es, y su origen es un misterio.

“¿Se forman al expandirse la estrella o ya se han formado en la nube de gas a través de la inestabilidad, como las nubes del cielo? Tal vez el proceso es similar. Sigue siendo un área activa en nuestra investigación”, afirma Walsh.