Una pastelería en Pensilvania ha decidido vender un pastelito sin igual. Se trata de un "cupcake" que viene acompañado de un anillo con un diamante que vale 55.000 dólares. Que mejor ocasión para comprar este postre para un ser querido que el Día de San Valentín.