Un periodista británico herido en Siria logra salir clandestinamente del país

BEIRUT, Líbano (CNN) — El fotógrafo británico Paul Conroy, que quedó herido en un ataque que causó la muerte a otros dos periodistas la semana pasada en Siria, fue evacuado del país y ahora se encuentra a salvo en Líbano, dijo el activista Wissam Tarif este martes.

Pero la periodista francesa Edith Bouvier, también herida en el mismo ataque, y otros compañeros, se niegan a dejar la ciudad de Homs si no existen garantías del gobierno sirio de que sus fotografías y grabaciones no serán confiscadas, según el grupo opositor Comités Locales de Coordinación de Siria.

Avaaz, una red de activistas internacional, informó que Bouvier y dos periodistas están en el mismo hospital en el vecindario de Baba Amr, en Homs, donde fueron vistos la semana pasada.

Nada se sabe sobre los cuerpos de los periodistas Marie Colvin y Remi Ochlik, quienes murieron en Homs.

Activistas sirios “sufrieron y arriesgaron sus vidas” durante las seis noches que tardaron en sacar del país a Conroy a una casa de seguridad en Líbano, dijo Tarif, integrante de Avaaz.

Tres activistas murieron víctimas de bombardeos "mientras intentaban asistir a los periodistas en su salida de Baba Arm, y 10 murieron intentando llevar suministros al vecindario", informó Avaaz en un comunicado.

“Los activistas sirios querían ayudar a sus amigos que han sido tan valientes al contar la historia de la carnicería en Homs”, dijo Tarif.

La esposa de Conroy, Kate, dijo a CNN que se encuentra “muy contenta por la noticia”.

“No he hablado con él, pero he oído la buena noticia en la televisión”, agregó.

El director ejecutivo de Avaaz, Ricken Patel, dijo que “el mundo debe ahora de escuchar con cuidado las historias de horror que Paul contará, actuar para terminar esta matanza y llevar de forma urgente ayuda, socorro y protección a los sirios”.

Además, 40 personas fueron sacadas de Baba Amr, según Tarif.