¿Hasta qué punto se sacrificarán los españoles para salir de la crisis?

Por Claudia Rebaza, CNN

(Madrid) - "No se han dado cuenta de las consecuencias que tendrán las últimas medidas anunciadas", dice Carmela quien prefiere no revelar su apellido. Ella es funcionaria pública y se unió a una de las jornadas de protesta en las calles de Madrid recientemente.

El gobierno aprobó oficialmente la última serie de medidas de consolidación fiscal, entre ellas: el aumento en el impuesto general a las ventas del 18% al 21%, la reducción de los beneficios a los desempleados y la reducción de sueldos para los funcionarios públicos.

Luego de aprobar las medidas, la primera Vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, admitió con voz emotiva que "los españoles vivimos uno de los momentos más traumáticos, dramáticos y difíciles de nuestra historia reciente. Una crisis que se ha convertido en un drama diario para millones de españoles".

El Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro también presente se excusó subrayando que estas medidas responden al plan planteado por la Unión Europea: "Si no reducimos el déficit público, al ritmo que estamos comprometidos a hacerlo lo que tendremos es la prolongación de esta crisis económica, la prolongación incluso de la recesion económica" dijo.

El rey Juan Carlos, quien presidio el último Consejo de Ministros, mostró su apoyo a las decisiones del gobierno y pidió a la población espíritu de sacrificio para salir de la crisis.

Pero pese a los llamados del gobierno y del propio rey, la gente en las calles no parece estar dispuesta a más sacrificios.

Laura Martínez, enfermera, dice que gana ya entre 5 mil y 6mil dólares menos al año sin contar los últimos recortes. Además, tiene que trabajar horas extra y en nuevos departamentos sin entrenamiento alguno debido a la falta de personal: "Ya nos han pedido bastante, pero ya no podemos más, nos quitan el dinero, nos están haciendo sobrecarga de trabajo".

Su colega, Carla Merchán, confirma lo que nos dice Laura y agrega: "En mi hospital han cerrado salas y nos hacen trabajar extra en distintas áreas sin tener la experiencia adecuada". Algo muy riesgoso cuando se trata de seres humanos agrega. La falta de equipos y medicinas ya se siente "todavía no estamos contando las gasas que usamos, pero como vamos pronto llegaremos a eso".

Tanto Laura como Carla han perdido toda esperanza en el gobierno y aseguran que no dejarán las calles hasta que el presidente de gobierno, Mariano Rajoy renuncie: "Tenemos la sensación de que se están riendo en nuestra cara. Cuando vez que a ti te quitan el dinero pero a ellos no vez que no hay solución", agrega Carla.

Más tarde encontramos a Cristina Alvaro, una joven que trabaja en hotelería. Ella también muestra su molestia y determinación frente a la crisis: "Hay que salir a las calles hasta que esta gente se vaya". Para ella, el partido conservador ha ido en contra de todas sus promesas traicionando al electorado y al país.

Cuando se le preguntó sobre el pedido de sacrificio hecho por el rey dice: "¿Hasta cuando sacrificios? Hasta que se vaya el gobierno".

Momentos más que difíciles para los españoles, pero ellos no saben hasta cuándo podrán soportar los recortes y parecen estar determinados a no dejar las calles hasta que el gobierno cambie.