14 septiembre 2012
09:22 AM ET

El papa Benedicto XVI visita Líbano en medio de la crisis en Medio Oriente

(CNN) — El papa Benedicto XVI llegó a Beirut, Líbano, este viernes, mientras las protestas antiestadounidenses y la violencia se esparcen a causa de una película considerada antiislámica en el mundo árabe.

La policía mató a una persona en Trípoli, Líbano, este viernes, luego de que un grupo de hombres armados tomaron por asalto un restaurante en medio de protestas en la ciudad, informaron fuerzas de seguridad libanesas a CNN.

“He venido a Líbano como un peregrino de paz, un amigo de Dios y un amigo del hombre”, dijo Benedicto en un discurso público dado este viernes por la tarde en el aeropuerto de Beirut, donde fue recibido por el presidente del país, Michel Sleiman.

“Viendo más allá de su país, también vengo simbólicamente a todos los países del Medio Oriente como un peregrino de paz, un amigo de Dios y un amigo de todos los habitantes de estos países de la región, cualquiera que sean sus orígenes o creencias”, dijo Benedicto al inicio de su viaje de tres días.

Cerca de 40 hombres armados fueron vistos entre 3.000 manifestantes en Trípoli, este viernes, según funcionarios del Líbano.

La ira antiestadounidense esparcida a causa de una película que insulta al profeta Mahoma se esparció entre los musulmanes de al menos media docena de países, mientras Estados Unidos intensifica la seguridad en sus instalaciones diplomáticas en los países árabes.

Consciente de las protestas del viernes —el día sagrado para los musulmanes— Estados Unidos reforzó la seguridad en sus embajadas y consulados.

Las protestas comenzaron este martes cuando se dio a conocer a través de internet un video de 14 minutos en el que el profeta Mahoma aparece representado como un mujeriego, violador de niños y asesino despiadado. Los disturbios en el consulado de Bengasi, Libia, provocaron la muerte de cuatro estadounidenses, entre ellos el embajador Chris Stevens.

Funcionarios de Estados Unidos sospechan que un grupo de simpatizantes de al Qaeda usó las protestas para encubrir un complejo y bien coordinado ataque contra el consulado.

En Líbano, Benedicto elogió al pueblo de ese país por mostrarse como un modelo de cómo los creyentes de varias religiones pueden coexistir de forma pacífica, y lo llamó un “equilibrio” que es “extremadamente delicado”.

Temas:
Secciones: Líbano • Mundo