(CNN) - Comienza la segunda semana de protestas desatadas por una película en internet que se burla del profeta del Islam, Mahoma y surgen interrogantes de si el furor es aislado o es una señal de sentimiento antiestadounidense en el mundo musulmán.

Los manifestantes salieron a las calles en Afganistán, Indonesia, Pakistán, Yemen y Líbano este lunes, en respuesta a un llamado del líder del Hezbollah -considerada como una organización terrorista por Estados Unidos-. Miles de personas salieron a las calles de los suburbios del sur de Beirut y corearon "¡Muerte a Estados Unidos".

Las protestas del lunes no provocaron el mismo nivel de crisis internacional, ni pusieron en peligro las misiones diplomáticas de Estados Unidos. Sin embargo, el hecho de que las manifestaciones continúen y que se produzcan en más de 20 países, sugiere que el furor anti-estadounidense vinculado a la película no va a desaparecer.

Además, el tema es una pretexto política para los líderes islamistas como Hassan Nasrallah, el jefe del movimiento libanés Hezbollah, que instó a la gente a protestar el lunes contra la producción cinematrográfica.

En declaraciones a una multitud pacífica en Beirut, en la que algunos ondeaban la bandera amarilla de Hezbollah, Nasrallah pidió a los manifestantes y, de hecho, a todos los musulmanes en el mundo a promover leyes para tipificar como delito "insultar a las religiones monoteístas y a sus grandes profetas, desde Abraham hasta Moisés, Jesús y Mahoma".

"El mundo hasta ahora no puede comprender ... el grado de insulto que esta repugnante película ha causado al profeta Mahoma", agregó.

Más temprano en Afganistán, cientos de manifestantes atacaron agentes de policía a lo largo de un camino que conduce a la Embajada de EE.UU. en Kabul. En la vecina Pakistán, al menos una persona murió cuando los manifestantes se enfrentaron con la policía en una demostración anti-estadounidense en la región tribal a lo largo de la frontera afgana.

Y en Indonesia, los manifestantes lanzaron piedras y bolas contra la policía antimotines frente a la embajada de EE.UU. en Yakarta. Los agentes respondieron con gases lacrimógenos.

Estados Unidos dejó claro que no sancionó el corto de la producción cinematográfica privada realizada en el país a un bajo costo, con una duración de 14 minutos y que aparece en YouTube. El clip ha sido prohibido por YouTube en varios países y es una burla del profeta Mahoma al mostrarlo como un mujeriego, pederasta y asesino.

El Islam prohíbe cualquier imagen de Mahoma y ​​la blasfemia es un tabú entre muchos en el mundo musulmán. Los cortos de la película eran relativamente desconocido hasta el pasado martes, cuando los manifestantes atacaron la Embajada de EE.UU. en El Cairo y el Consulado de EE.UU. en Bengasi, Libia, en el que murió el embajador Chris Stevens y otros tres estadounidenses.

Una ola de protestas se ha desatado desde entonces desde Marruecos hasta Malasia, reforzando la seguridad en las misiones diplomáticas y exigiéndole a otros gobiernos a tomar medidas.