(CNNMéxico) — El miedo intenta seducir a los diferentes actores de las elecciones presidenciales de Venezuela, según los analistas, que lo definen como un fenómeno "silencioso, pero influyente".

"La gente siempre tiene miedo de la reacción que tomen ambas partes", dice Sarah Silva, empleada doméstica. "Algunos ciudadanos dicen que sienten temor a la confrontación violenta, por ello, toman sus precauciones. Uno no sabe qué puede pasar", resume.

Los más temerosos son los empleados públicos y beneficiados de las misiones sociales, el proyecto del que presume el presidente y candidato, Hugo Chávez. Tiene miedo de perder su empleo o beneficios. Aunque varios ya han superado esa barrera.

José Octavio Delgado, publicista, considera que es momento de parar el miedo. "Miedo daría que este gobierno se quedara ahí no sé cuántos años más. Es es el único miedo que debe dar. Miedo a no votar".
Su postura es similar a la de Orlando Montilla, ejecutivo, que dice que el voto es secreto y siente que hay mucha gente desinformada, que pueden temer a las represalias. "Pero realmente considero que eso no va a suceder", resume.
Algunos analistas sostienen que el miedo en esta contienda es clave, con una oposición con más apoyo que nunca. "El miedo es el protagonista emocional de esta contienda. El ejercicio del poder ha sido muy fuerte, ha tomado acciones muy duras. El chavismo tiene miedo a perder el poder y la oposición tiene miedo a no alcanzar el poder. Inclusive en el electorado hay miedo", dice
Roberto Vries, analista de imagen y poder.
El candidato a una tercera reelección advirtió a sus seguidores que podría generarse una guerra civil en caso de una victoria de su contrincante, Henrique Capriles, que sería el fin de los programas de ayuda social.
En algunos grupos sociales, existe el temor de que, ante una victoria de la oposición, los resultados no serían respetados. Capriles insta al electorado a que no se sienta intimidado por los mensajes del gobierno y apela a las Fuerzas Armadas del país, "comprometidas con la democracia y la Constitución".
En procesos electorales anteriores, la oposición presenció el desarrollo de la jornada en el 65% de las mesas electorales mediante coordinadores y testigos de mesa. En esta ocasión, esperan alcanzar el 100%.
Con información de Osmary Hernández