El presidente sirio Bachar al Asad pide que se deje de apoyar a los "terroristas"
El presidente al Asad (izq) ha dicho que está dispuesto a cooperar con las instancias internacionales sin que se viole su soberanía.
22 octubre 2012
09:33 AM ET

El presidente sirio Bachar al Asad pide que se deje de apoyar a los "terroristas"

(CNN) — El acosado presidente sirio Bachar al Asad dijo el domingo al enviado de las Naciones Unidas y la Liga Árabe que los países deben dejar de apoyar, armar y dar protección a los "terroristas", como califica a los rebeldes opositores a su gobierno.

Lakhdar Brahimi estaba en Damasco para tratar de negociar un alto el fuego antes de la festividad musulmana de Eid al Adha, que comienza el viernes.

El presidente "insistió en que Siria apoya los esfuerzos del enviado de la ONU y está abierta a todos los esfuerzos sinceros que buscan encontrar una solución política a la crisis basada en el respeto a la soberanía siria y rechaza cualquier injerencia extranjera", reportó la estatal Agencia de Noticias Árabe Siria  (SANA).

Él "aclaró que cualquier iniciativa o proceso político debe ser esencialmente basado en el principio de detener el terrorismo y lo que se requiere en este sentido de los países involucrados en el apoyo, armado y alberga a los terroristas en Siria  para detener tales actos", dijo.

Por su parte, Brahimi dijo a los reporteros que no tenía otra agenda que le sirva al pueblo sirio.

"Voy a volver después del Eid. Si hubo calma durante el mismo, se construiría sobre ello, pero incluso si no la hubo trabajaríamos para obtenerla", dijo Brahimi, según SANA.

Tomando experiencias anteriores, las posibilidades de un alto el fuego entre las fuerzas del gobierno y los rebeldes sirios están contra de Brahimi.

El hombre que remplaza a Kofi Annan hizo numerosos viajes a Damasco y fue incapaz de detener la violencia.

Activistas de la oposición dicen que más de 30,000 personas han muerto desde que la crisis siria comenzó en marzo de 2011.

Aunque Brahimi y al Asad se reunieron, el domingo en todo el país al menos 135 personas murieron, entre ellos seis niños, de acuerdo con los Comités Locales de Coordinación (LCC) de Siria. Setenta de las muertes se registraron en Damasco y sus barrios.

El grupo de la oposición también reportó un "intenso intercambio de disparos" entre una patrulla en la frontera con Jordania y las fuerzas de seguridad sirias.

Un coche bomba en la capital siria mató a 13 personas e hirió a 29 el domingo, dijo SANA. El reporte culpó del ataque a terroristas.

Las fuerzas sirias "continuaron limpiando los barrios de Aleppo y su campo de terroristas", reportó SANA. Y un artefacto explosivo en un suburbio de Damasco herió algunos transeúntes, dijo, otra vez culpando a terroristas.


Secciones: Mundo • ONU • Siria