(CNN) — Personas varadas por inundaciones después de ignorar las órdenes de evacuación fueron rescatadas la mañana de este lunes mientras el huracán Sandy avanza sobre el Atlántico, frente a las costas de Estados Unidos.

Algunos esfuerzos de rescate continúan en Delaware, donde habitantes de algunas zonas recibieron la orden de evacuación durante el fin de semana.

Los funcionarios locales habían pedido a residentes obedecer las órdenes de evacuación, enfatizando que las autoridades podrían estar en peligro si trataban de salvarlos. Sin embargo, algunos no lo hicieron. El gobernador de Delaware, Jack Markell, dijo que la Guardia Nacional, además de bomberos y policías locales, realizaban tareas de rescate la mañana de este lunes.

Escenas similares se replicaron mientras Sandy golpea algunas de las regiones más pobladas del país: Cientos de miles de personas son forzadas a dejar sus hogares. Nueva York es un punto desierto. La capital del país también fue vaciada por trabajadores del gobierno. Miles de tropas de la Guardia Nacional fueron convocadas.

Este panorama se repitió la mañana del lunes desde Carolina del Norte hasta Maine, mientras los meteorólogos predicen que Sandy puede coincidir con un frente frío y ocasionar una “supertormenta” que generaría deslaves, tormentas de nieve y cortes masivos de corriente eléctrica.

“Podría ser malo”, dijo el almirante de la Guardia Costera de Estados Unidos, “o podría ser devastador”.

Sandy ya probó su capacidad destructiva, ocasionando al menos 67 muertes —51 de ellas en Haití—, durante su paso por el Caribe la semana pasada.

Durante días el gobierno y los funcionarios de manejo de emergencias habían pedido a los residentes estar preparados, tomar precauciones y atender las advertencias.

“La última vez que vimos algo como esto fue nunca”, dijo el domingo el gobernador de Connecticut, Dannel Malloy. “No sé cómo decir más claro que es la mayor amenaza a la vida humana que nuestro estado haya experimentado”.

El gobernador de Nueva Jersey lo puso en palabras más fuertes. “No sean estúpidos. Váyanse”, dijo.

El alcalde de Newark, Nueva Jersey, Cory Brooker, dijo a CNN que las advertencias de las autoridades no están penetrando lo suficiente entre la población.

“Mi mayor preocupación es que la gente no lo está tomando seriamente y no está adoptando las precauciones adecuadas. Aún tenemos algo de tiempo para preparar a la gente…. Anticipamos que después podría haber muchos días sin corriente”, dijo Brooker.

Se espera que 50 millones de personas, desde Virginia hasta Massachusetts, sientan los efectos de Sandy, cuyos vientos se esparcen a más de 280 kilómetros de su centro.

Durante la mañana del lunes, Sandy empezó a girar hacia Estados Unidos, después de haberse alejado un poco durante el domingo. Se pronostica que tocará tierra la noche del lunes o durante las primeras horas del martes en algún lugar entre Maryland y Pennsylvania con Nueva Jersey llevando la peor parte, según un mapa publicado por el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés).

Según el reporte del NHC emitido esta mañana, el huracán categoría 1 se encontraba 425 kilómetros al sureste de Atlantic City, Nueva Jersey, y 505 al sureste de Nueva York.

Preparados para lo peor

Para la mañana del lunes, Nueva York ya había suspendido servicios de autobuses y de tren. También había cerrado escuelas y ordenado el desalojo de 400,000 personas de sus hogares en el bajo Manhattan y otras zonas.

Algunos habitantes expresaron su deseo porque el impacto del meteoro sea igual de reducido que el de Irene, ocurrido el año pasado.

En la costa de New Jersey, Yvette Cafero colocó un mensaje en las protecciones de madera de su restaurante de hamburguesas: “Trátanos bien, Sandy”.

Se estima que solo el costo de los daños por viento se ubique entre 2,500 millones y 3,000 millones de dólares, según la Agencia Federal de Manejo de Emergencias.

El gobierno federal declaró estado de emergencia en varias localidades para ayudar a los estados a lidiar con Sandy y a la recuperación tras su paso.

Clases y transacciones, canceladas

Las autoridades cancelaron las clases este lunes para dos millones de estudiantes de escuelas públicas en distritos como Nueva York, Philadelphia, Boston y Baltimore.

Varias universidades y oficinas del gobierno federal en Washington y estados como Nueva Jersey también fueron cerradas de forma preventiva.

Los intercambios de acciones en Estados Unidos serán suspendidos este lunes y posiblemente el martes, según anuncios difundidos poco después de que se declaró estado de emergencia en Nueva York el domingo.

La última vez que la Bolsa de Valores de Nueva York cerró por un evento climático fue en 1985, durante el huracán Gloria. En 1969, una nevada también había puesto un alto a las operaciones.