Miles de sirios huyen a Turquía en 24 horas escapando de la violencia
9 noviembre 2012
10:03 AM ET

Miles de sirios huyen a Turquía en 24 horas escapando de la violencia

(CNN) — El caos y el terror reinaron cerca de las ciudades de la frontera siria, obligando a miles de personas a huir a Turquía en un período de 24 horas, algunos en la oscuridad de la noche en medio del violento fuego.

Más de 8.000 sirios han entrado en la vecina Turquía desde el jueves, dijo un funcionario de la cancillería turca este viernes bajo la condición de anonimato.

De los miles de refugiados, 71 resultaron heridos, dijo el funcionario. Dos murieron por sus heridas.

La mayoría de los sirios fueron enviados a un campamento turco en la ciudad de Akcakale.

Antes de que llegara este grupo, el gobierno turco había dicho que albergaba a más de 111.000 refugiados sirios.

Los enfrentamientos entre las tropas gubernamentales y los combatientes de la oposición siria se produjeron en el pueblo fronterizo de Ras Al Ain.

"Podemos oír los sonidos del combate. El pueblo es muy tranquilo hoy, no hay demasiadas tiendas abiertas", dijo el alcalde vecino Mehmet Saitavci de Ceylanpinar.

Hay escuelas cerradas en Ceylanpinar en medio de intensos combates.

"Aquí la gente tiene parientes en el otro lado y ellos se acercan a la frontera y los militares turcos los traen a Turquía", dijo el alcalde. "Se nos dijo que podemos tener a nuestros familiares y serán nuestros invitados durante unos días".

Turquía y Siria comparten una frontera de 822 kilómetros.

Mientras la violencia continúa sin cesar en las ciudades fronterizas, las batallas fueron sucediendo en otros lugares. Al menos 22 personas murieron este viernes cuando los bombardeos y los enfrentamientos violentos estallaron en varias ciudades, incluyendo Damasco.

El sangriento levantamiento contra el gobierno sirio se ha prolongado durante 20 meses y dejó más de 35.000 muertos.

El presidente Bachar al Asad se comprometió a "vivir y morir" en su país a pesar de la oferta de su "paso seguro" que le sugirió el primer ministro británico para ayudar a poner fin a la guerra.

"Cualquier cosa para conseguir que el hombre esté fuera del país y tener una transición segura en Siria", dijo el primer ministro, David Cameron a Al-Arabiya TV esta semana.

La declaración de Cameron refleja la frustración de la comunidad internacional por los esfuerzos fallidos para detener el derramamiento de sangre.

Al Asad desechó la oferta, comprometiéndose a "vivir y morir" en Siria.

"Yo no soy un títere, que se hizo por parte de Occidente para ir a Occidente o en cualquier otro país", dijo a TV Russia Today en una entrevista transmitida el jueves. "Yo soy sirio. Me hicieron en Siria y viviré y moriré en Siria".

Los rebeldes están luchando para formar un frente más unido mientras el sangriento levantamiento no muestra signos de desaceleración.

Gul Tuysuz y Alkhshali Hamdi contribuyeron a este informe.

Temas:
Secciones: Mundo • Siria • Turquía