Israel defiende nuevos asentamientos en Palestina pese a las críticas mundiales
Los asentamientos israelíes son considerados ampliamente ilegales bajo la ley internacional
4 diciembre 2012
09:57 AM ET

Israel defiende nuevos asentamientos en Palestina pese a las críticas mundiales

LONDRES (CNN) — Los aliados tradicionales de Israel lo han colmado de críticas esta semana sobre los planes para construir nuevos asentamientos en territorio palestino, pero el Estado israelí reviró este martes diciendo que no se doblaba ante la presión internacional.

Las acciones de Israel son en respuesta a la exitosa oferta de la semana pasada de las Naciones Unidas a los palestinos para ser un Estado observador no miembro, dijo un alto funcionario de la oficina del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu. En un comunicado, el funcionario reclamó que el "movimiento es de un solo lado" y dijo que "Israel no está sentado con las manos atadas".

"Israel seguirá su posición en sus intereses esenciales, incluso enfrentará la presión internacional, y no habrá ningún cambio en la decisión que se tomó", dijo el funcionario, que pidió no ser nombrado.

Australia se unió el martes al regaño diplomático, siguiendo a los cinco países europeos y Estados Unidos, que el lunes expresaron su preocupación por la decisión de Israel de construir 3.000 nuevas casas.

El canciller Bob Carr habló con el embajador israelí y el martes llamó al Ministerio de Relaciones Exteriores y Comercio sobre la decisión de Israel por las nuevas construcciones en el este de Jerusalén y en la Ribera Occidental del Jordán, según un comunicado publicado en la página web del ministerio.

Los funcionarios del ministerio de Australia expresaron su "grave preocupación" al embajador Yuval Rotem, porque Israel pretende "descongelar la planeación de la zona conocida como E1 y retener los ingresos de los impuestos de la Autoridad Palestina", dijo Carr, quien se encontraba en Papúa, Nueva Guinea.

El gobierno de Canberra se une a las cinco naciones europeas, Gran Bretaña, Dinamarca, Francia, España y Suecia, que convocaron a los embajadores de Israel de sus respectivos países por la misma preocupación.

La Casa Blanca también el lunes expresó su oposición a las actividades de asentamientos, pero no convocó al embajador de Israel.

La ubicación de la construcción en la zona de Ma'ale Adumim podría bloquear la formación de un Estado palestino contiguo, ha advertido la administración de Barack Obama.

Los asentamientos israelíes son considerados ampliamente ilegales bajo la ley internacional; Israel insiste en que no lo son.

Un equipo israelí acompañado por militares y fuerzas de seguridad derribó el martes una mezquita en la aldea de Farqqa en la región de Hebrón en Cisjordania, de acuerdo con el jefe del consejo de la aldea.

Un portavoz del gobierno israelí dijo que el edificio no era una mezquita, sino "un edificio que fue utilizado para rezar". Un tribunal decidió que el edificio era ilegal y no tiene relación con los últimos acontecimientos políticos, dijo Guy Inbar.

"Estoy muy decepcionado con estas decisiones israelíes", dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Australia, Bob Carr, durante su viaje en el extranjero. Añadió que las negociaciones de paz serían más difíciles.

El gobierno también ha comunicado sus preocupaciones directamente a Jerusalén, dijo. "Australia se opone a toda actividad de asentamientos".

El Ministerio Británico de Relaciones Exteriores el lunes llamó al movimiento israelí “deplorable” y dijo que pone en peligro la solución del conflicto de los estados israelí-palestino. Los Ministerios de Relaciones Exteriores de Francia, España y Dinamarca hicieron declaraciones similares pidiendo a las autoridades israelíes revertir su decisión.

El ministro británico para el Medio Oriente, Alistair Burt, dijo que se reunió el lunes con el embajador israelí Daniel Taub, pidiéndole que su gobierno reconsidere su decisión y ponga atención a las llamadas "para evitar reaccionar a la resolución de la Asamblea General de la ONU de una manera que debilite la Autoridad Palestina o regresar a las conversaciones ", dijo Burt en un comunicado.

En declaraciones a los reporteros el lunes, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que Estados Unidos se opone a las actividades de asentamiento y la construcción de viviendas.

"Instamos a los líderes israelíes a reconsiderar estas decisiones unilaterales y actuar con moderación, ya que estas acciones son contraproducentes y será más difícil reanudar las negociaciones directas para lograr una solución de los dos estados", dijo.

Antes de la visita de Netanyahu a Berlín, la canciller alemana, Angela Merkel, añadió su voz al creciente coro, diciendo que su gobierno está "preocupado" por los planes de asentamientos de Israel en la Ribera Occidental del Jordán, dijo la portavoz de la canciller.

Netanyahu no ha reconocido públicamente la aprobación de la nueva construcción. Pero, un alto funcionario del gobierno dijo que el primer ministro firmó la construcción de "3.000 casas" en el este de Jerusalén y autorizó la planificación y zonificación para la futura construcción en la ciudad de Maale Adumim.

También hubo un informe de que los colonos se habían trasladado el lunes a un edificio en un barrio palestino de Jerusalén.

"Parece como si el gobierno mostrara su deseo de establecer tantos asentamientos como sea posible para evitar una solución en los dos estados," dijo el director de Paz Ahora, Hagit Ofran.

El gabinete israelí, en una votación unánime el domingo, rechazó la decisión de la Asamblea General de la ONU sobre la situación los palestinos, diciendo que no cambia nada y no va a servir como base para las negociaciones.

Mike Schwartz, Kareem Khadder y Alexander Fenton contribuyeron con este reporte.


Secciones: Israel • Mundo • Palestina