24 diciembre 2012
02:52 PM ET

Sigue la alerta roja en Chile por la erupción del Copahue

(CNN-Buenos Aires) Argentina y Chile se encuentran en alerta desde que el sábado por la mañana el volcán Copahue, ubicado en la frontera entre ambos países, comenzó un proceso de erupción. Si bien en las últimas horas mermó la expulsión de cenizas todavía se mantienen las alertas de modo preventivo. En la mañana del lunes la columna de cenizas, que había alcanzado el kilómetro de altura, bajó hasta los 200 metros lo que es un síntoma de que bajó la actividad del volcán.

El Copahue, que se encuentra en las regiones del Biobío en Chile y en el noroeste de Neuquén en Argentina, comenzó a lanzar cenizas, gases y humo negro a más de 1,5 km de altura por lo cual rápidamente se dispuso un plan de emergencia en ambas márgenes de la cordillera de los Andes.

El último episodio eruptivo del Copahue data de 1992. Sin embargo, el temor inicial era que se repitiera la situación de la erupción del volcán chileno Puyehue, que el ano pasado afecto gravemente a la Patagonia argentina con un nube de cenizas que superó los 10 km de altura y se extendió hasta Uruguay, Paraguay y Brasil.

También el año pasado el volcán Hudson sembró la alarma en el país.

Por eso, el domingo Chile decidió declarar el alerta roja para la comuna de Alto Biobío, aunque desde la Oficina Nacional de Emergencias del Ministerio del Interior aclararon que no era necesario evacuar preventivamente poblaciones aledañas por esta situación.

La alerta roja implica un refuerzo del monitoreo técnico del comportamiento del volcán y tener listo al personal de rescate, además del equipo que se ha dispuesto para una posible evacuación, que incluye camiones, buses y equipos del Ejército. Esta alerta "roja" declarada por las autoridades chilenas, influyó para que en Argentina el nivel de alerta pasara de "amarillo" a "naranja", también como medida preventiva, y se comenzó a montar un operativo para poner en marcha en caso de tener que efectuar una evacuación de emergencia.

Sin embargo, la actividad del volcán Copahue comenzó a mermar, lo que produce cierto alivio en las localidades vecinas. En la mañana del lunes la columna de cenizas descendió de 1,5 km a 200 metros, una señal que la presión interna ha disminuido dentro del volcán, afirmaron especialistas chilenos.

Oscar Mansegosa, intendente de Caviahue, la localidad argentina más cercana al volcán, consideró "remota" la posibilidad de evacuar a las personas de la región y aseguró que "las actividades institucionales y turísticas son normales".

Aunque el volcán Copahue parece estar calmándose y no hay evacuados ni servicios interrumpidos, los equipos de emergencia de Argentina y Chile decidieron mantenerse en alerta de modo preventivo porque todavía no pueden descartar por completo que la actividad evolucione hacia una erupción mayor.

El país también vivió un terremoto ayer en la Costa de más de 6 grados de magnitud aunque no hubo que lamentar graves daños.