Fiscales dan a conocer nuevos detalles sobre el ataque en Colorado
7 enero 2013
09:45 AM ET

Fiscales dan a conocer nuevos detalles sobre el ataque en Colorado

(CNN) — Una docena de personas entraron a una sala de cine de Colorado una noche de julio esperando disfrutar de la función de medianoche de la película Batman, El Caballero de la Noche Asciende. Pero no volvieron a salir.

Sus muertes y las heridas causadas a decenas más ocurrieron luego de que un hombre vestido con ropa táctica disparó con un rifle AR-15, una pistola de 12 tiros y una pistola calibre .40, a los asistentes en la sala de cine en Aurora, en Colorado.

Este lunes, muchos más detalles espeluznantes de lo ocurrido serán presentados en una corte de Colorado, en una audiencia preliminar para el sospechoso del tiroteo, James Holmes.

Holmes, ahora de 25 años, enfrenta 142 cargos, incluyendo asesinato, intento de asesinato y delitos con armas, con respecto al ataque del pasado 20 de julio.

Luego de la masacre, se conocieron algunos detalles de parte de la policía. Uno fue que Holmes se pintó el cabello de rojo y dijo a la policía que él era El Guasón, uno de los archienemigos de Batman, de acuerdo con una fuente federal con conocimiento detallado de la investigación.

Pero mucha información ha permanecido como secreta, especialmente luego de que el juez de distrito del condado de Arapahoe, William Sylvester, emitió una orden para evitar que los abogados de la defensa, los fiscales y las agencias policiales divulgaran cierta información a los medios de comunicación.

Eso podría cambiar en la audiencia de esta semana, que se espera dure varios días.

Se espera que los fiscales llamen a muchos testigos y den a conocer su evidencia en el caso. Los abogados de Holmes, en tanto, argumentarán que el presunto atacante no tenía la habilidad para tomar decisiones de forma adecuada con respecto a su representación legal debido a problemas mentales o por alguna otra razón.

Luego de que concluya la audiencia, el juez Sylvester determinará si hay evidencia suficiente para que Holmes enfrente un juicio.

Aun cuando funcionarios y medios han informado sobre Holmes, no se han explicado los motivos que lo llevaron a cometer el ataque.

Él era un estudiante de doctorado del programa de neurociencia en el campus médico de Anschutz, en la Universidad de Colorado, hasta que se retiró de la institución un mes antes de ser arrestado a las afueras del cine tras el ataque. Holmes fue paciente de una psiquiatra de la Universidad de Colorado, de acuerdo con documentos presentados ante la corte por sus abogados.

Las autoridades luego descubrieron que su apartamento en Aurora tenía trampas para la policía, que consistían en más de 30 granadas caseras y varios litros de gasolina, según un funcionario de seguridad que vio un video del interior. Las autoridades detonaron de manera intencional dos explosivos para entrar al apartamento de una recámara, en un tercer piso.

Lo que causó que pusiera las trampas en su apartamento y que luego disparara contra extraños no está claro. Holmes, académicamente era un excelente alumno cuando estuvo en la Universidad de California, en Riverside, de acuerdo con el rector Timothy P. White.

Su único encuentro con la ley en Colorado al parecer fue un citatorio en 2011 por manejar a exceso de velocidad.

El horror que supuestamente causó Holmes dentro de la sala de cine ha sido documentado de mejor forma, gracias a testimonios de sobrevivientes y a fuentes de seguridad.

Luego de que comenzó la película, el sospechoso utilizó una salida de emergencia, la cual dejó abierta, juntó armas y regresó por la misma puerta, desde donde lanzó una bomba antes de comenzar a disparar.

En medio de gritos, los espectadores se apresuraron a escapar del atacante, que disparó al azar mientras subía las escaleras del cine, según testigos.

Era una escena “directa de una película de horror”, dijo Chris Ramos, que estaba dentro de la sala. “Él estaba literalmente disparando contra todos, como si estuviera de caza”, dijo Ramos.

Holmes se entregó sin resistencia siete minutos después de las primeras llamadas de emergencias hechas por los espectadores en pánico que reportaban el tiroteo, de acuerdo con el jefe de la policía de Aurora, Dan Oates.

En tanto, los hospitales locales se vieron rebasados por la cantidad de víctimas, incluyendo una de solo cuatro meses de edad. Poco después, 12 familias escucharon las horribles noticias de que sus seres queridos habían muerto.

“Este es un acto de maldad”, dijo a CNN el gobernador de Colorado, John Hickenlooper.

soundoff (3 comentarios)