La popularidad de Correa, el impulso hacia una probable reelección
17 febrero 2013
08:33 AM ET

La popularidad de Correa, el impulso hacia una probable reelección

Por Mariano Castillo y Andrés López, CNN

QUITO, Ecuador (CNN) – La ley ecuatoriana prohíbe que las firmas encuestadoras emitan información 10 días antes de la elección presidencial –que se llevará a cabo este domingo–, pero a menos de que algo extraordinario ocurra, se espera que el presidente Rafael Correa será reelegido.

Este mes, cuatro de las principales encuestadoras le dieron a Correa un margen más que cómodo sobre sus siete contendores.

Para evitar la realización de una segunda vuelta, el ganador de la elección debe obtener al menos 40 % de los votos y más de 10 puntos de diferencia con el segundo. Correa lograría ambas condiciones.

Desde el extranjero, el presidente izquierdista es con frecuencia considerado como un discípulo del presidente venezolano Hugo Chávez.

De hecho, el economista educado en Estados Unidos ha creado su propia “Revolución Ciudadana”, un programa económico con tendencia socialista que guarda algunas similitudes con lo que Chávez ha hecho en Venezuela.

Correa ha sido criticado por grupos de defensa de la libertad de prensa por la fuerte pelea de su gobierno contra medios de comunicación opositores. A la vez, Ecuador acoge a Julian Assange en su embajada en Londres, y Correa le ha ofrecido asilo.

No obstante, dentro del país, los programas sociales y económicos de Correa lo han hecho un presidente popular. Goza de una tasa de aprobación de casi 85 %, de acuerdo a una encuesta de diciembre de la firma Perfiles de Opiniones.

Los ecuatorianos elegirán al presidente y al vicepresidente, a 137 legisladores de la Asamblea Nacional y a cinco miembros del Parlamento Andino.

El más cercano rival de Correa es Guillermo Laso Mendoza, cuya plataforma de gobierno promete bajar los impuestos la privatización de las compañías estatales.

Lasso se quejó de que el corto periodo de campaña electoral en Ecuador –42 días– le dio una injusta ventaja al presidente.

“Ha sido una campaña desigual, pero hemos dado nuestro mayor esfuerzo para compartir nuestra propuesta llena de esperanza”, dijo Lasso en el cierre de su campaña.

En su último evento de campaña, Correa advirtió el regreso de lo que dijo eran líderes corruptos que se cuidan entre ellos a expensas del público.

Ecuador, el más pequeño de los países andinos, es conocido por su producción de petróleo y su turismo. Desde que Correa se convirtió en presidente, se ha aliado con otros países de la región para rechazar la influencia de Estados Unidos.

Correa asumió la presidencia en 2007 y bajo una nueva constitución aspiró de nuevo y ganó la presidencia en 2009. De ser reelegido, Correa estaría en el cargo hasta 2017.

La posibilidad de 10 años bajo el liderazgo de Correa es un contraste con el panorama político de Ecuador antes de que llegara a la presidencia. El país tuvo siete presidentes en un periodo de 10 años entre 1996 y 2006.

La administración de Correa ha estabilizado a Ecuador, pero mucho más debe hacerse, dijo el analista político Hernán Reyes.

“Estamos viviendo en un momento de transición”, dijo Reyes, agregando que seis años de presidencia de Correa no han sido suficientes para cambiar por completo del modelo económico neoliberal de sus predecesores.

“Creo que Correa ha sido exitoso en hacer que la economía se dinamice a través de la inversión estatal en obras públicas y proyectos sociales. Esto ha creado un incremento en las tasas de empleo. El desempleo y el subempleo han caído”.

Según el Banco Mundial, el porcentaje de la población que vive en la pobreza cayó del 36.1 % en 2007 al 28.6 % en 2011. La cobertura escolar es mayor que la del promedio en Latinoamérica y el PIB de la economía petrolera ha aumentado en 20.000 millones de dólares desde que Correa está en el cargo.

Otros expertos se muestran cautelosos sobre lo que dicen son tendencias autoritarias de Correa.

“Desafortunadamente, en este gobierno, a pesar de sus éxitos económicos y sociales, las instituciones se han debilitado y el ejecutivo controla todo”, dijo la analista política Ana María Correa.

El periodista Andrés López reportó desde Quito y Mariana Castillo de CNN lo hizo desde Atlanta.

Temas:
Secciones: Ecuador