El algodón de tu camiseta pudo haberlo recolectado un niño esclavo
23 febrero 2013
06:28 AM ET

El algodón de tu camiseta pudo haberlo recolectado un niño esclavo

(CNN)-Cada otoño cientos de miles de estudiantes en Uzbekistán son sacados de sus clases y llevados al campo a recoger algodón por poco dinero o nada a cambio. En caso de que las familias se opongan, deben pagar una multa equivalente a dos salarios semanales. Grupos de derechos humanos aseguran que los estudiantes también corren el peligro de perder su sitio en el colegio.
"Uzbekistán tiene uno de los registros de violaciones de derechos humanos más atroces del mundo", dice Steve Swerdlow, del Centro de investigación de Asia para Human Rights Watch. "Su presidente, Islam Karimov, lleva 23 años en el poder y elimina cualquier oposición que se le haga".
Los empleados del gobierno y del sector privado también se ven obligados a unirse a la cosecha y cumplir con las cuotas a sabiendas de que si no lo hacen, podrían perder sus puestos de trabajo.

El trabajo forzoso en la industria del algodón de Uzbekistán es un legado de la era soviética. Sobrevive porque los funcionarios del gobierno de Uzbekistán se benefician directamente de la cosecha del algodón.

Los agricultores dicen que plantan el algodón y el gobierno se lo compra, a precios increíblemente bajos. Luego se venden en el mercado mundial. Y quizás la camiseta que llevas ha sido confeccionada con el algodón que recogió uno de esos niños.

"El trabajo infantil ha sido ampliamente utilizado en el marco del régimen soviético", explicó la defensora de los derechos de Uzbekistán Elena Urlaeva a CNN. "Ha sido en torno a los 20 años de independencia", asegura.

"A los niños y a sus padres se les ha enseñado que el algodón es el oro blanco y el orgullo nacional del país. Lo estudian en la escuela desde el primer grado. Y quienes no están de acuerdo han sido presentados como enemigos del Estado".

Urlaeva y otros miembros de la Alianza de Derechos Humanos de Uzbekistán han sido hostigados, detenidos y encarcelados. Human Rights Watch tuvo que cerrar sus oficinas. A la Organización Internacional del Trabajo se le negó el permiso para supervisar la cosecha del algodón.

Los estudiantes y los trabajadores obligados a cosechar algodón dicen que se prohíbe llevar teléfonos celulares o cámaras en los campos que podrían ser utilizados para documentar las condiciones de trabajo.

Hoy en día, más de 130 fabricantes de ropa se han comprometido a no incluir a sabiendas algodón uzbeco en su ropa u otros bienes. El compromiso es el resultado de años de esfuerzos de grupos como la Red de Abastecimiento Responsable que están trabajando para terminar con el trabajo forzoso.

La mayoría de las empresas están listas para inscribirse, ya que los consumidores reconocen que simpatizan con la causa. Es sólo un buen negocio.

"Esta es la era de la transparencia", dice Patricia Jurewicz, Directora de la Red de Abastecimiento Responsable. Ella cree que los consumidores eligen las marcas que se han comprometido a no tener trabajo forzado asociado con sus productos. Y esa presión está marcando la diferencia.

En 2012, Uzbekistán anunció que iba a poner fin al uso de mano de obra estudiante de primaria en edad escolar.
Activistas como Elena Urlaeva encontró una fuerte reducción de los muy jóvenes, pero el año pasado todavía se podían encontrar a estudiantes de Secundaria y Universitarios forzados a trabajar en los campos de algodón.

Hacer un seguimiento de si el gobierno está cumpliendo su promesa no es fácil. "Cuando los activistas de derechos humanos trataron de acercarse a los campos donde los niños estaban trabajando se dieron cuenta de que les custodiaba la milicia, fiscalía y los servicios especiales (refiriéndose al KGB)", dice Urlaeva.

Ella fue detenida en la región de Tashkent después de documentar menores de 11 a 18 años de edad que se utilizan en la cosecha del algodón.

La Embajada de Uzbekistán en Washington declinó una entrevista, pero dio a CNN una declaración escrita. "Las declaraciones sobre las detenciones, palizas y arrestos de aquellos que están involucrados en la cosecha de algodón no se corresponden con la realidad. El algodón uzbeko tiene una calidad superior y estas declaraciones pueden ser el resultado de los esfuerzos de nuestros competidores para crear ambiente insalubre y deshonrar a los productores de Uzbekistán".

La declaración dice que los agricultores uzbekos son pagados en su totalidad por su algodón, pero los defensores de derechos insisten en que es un precio fijado por el gobierno para asegurar un buen beneficio para sí mismo.

Los activistas insisiten: "Sin una sociedad civil abierta, sin agencias internacionales capaces de entrar y sin periodistas capaces de entrar", dijo Swerdlow de HRW, "va a ser muy difícil de verificar lo que el gobierno asegura que está haciendo para combatir el problema del trabajo infantil forzoso y el trabajo forzoso de los adultos".

A pesar de los obstáculos, los activistas se les anima que el número de marcas mundiales que se han comprometido a no "a sabiendas" utilizar algodón uzbeko se ha pasado de 60 hace un año a más de 130. Los activistas reconocen la lucha contra el trabajo forzoso está lejos de haber terminado.

Hay un gran esfuerzo para lograr que las empresas que firmaron el compromiso de auditar sus cadenas de suministro.
Los activistas tienen que mantener la presión sobre los países y las empresas.

Pero la mejor esperanza para un millón de estudiantes uzbekos pueden ser los consumidores informados que sostienen su punto de no comprar ropa de origen con el trabajo esclavo – no importa el costo.

Temas:
Secciones: Estados Unidos • Historias humanas • Mundo • Noticias