Se cumplen 50 años del descubrimiento del quásar
17 marzo 2013
01:03 PM ET

Se cumplen 50 años del descubrimiento del quásar

Por Ben Brumfield, CNN

(CNN) — Impresionantes quásares que casi tienen el tamaño de nuestro sistema solar están esparcidas por todo el universo, cientos de miles de ellas. Los quásares son, al mismo tiempo, uno de los monstruos más feroces.

El astrónomo Maarten Schmidt fue el primero en descubrir uno y lo reveló al mundo hace 50 años, según un artículo de la revista Nature publicado este sábado.

Su descubrimiento fue una sensación en la década de 1960 e hizo su camino en la cultura pop. Era la época de los primeros vuelos espaciales tripulados. "Esto resonó", recuerda Schmidt. "Llamó mucho la atención".

En la popular serie de televisión Star Trek, la tripulación original de la nave estelar Enterprise, fue la encargada de inspeccionar de cerca el fenómeno recién descubierto.

La compañía Motorola creó una línea de televisores llamada Quásar. Una década más tarde Marvel Comics creó un superhéroe con el mismo nombre.

Monstruo mortal

Por suerte, ningún quásar está cercano a la Tierra, dijo Schmidt, quien hizo el descubrimiento en el Instituto de Tecnología de California en Pasadena.

Si fuera así, "estaríamos todos muertos". Sería cocinar la superficie de la Tierra con ráfagas masivas de radiación conocida como rayos gamma. Si estuviera lo suficientemente cerca, el quásar podría devorar nuestro planeta, el Sol, el sistema solar, en cuestión de meses, dijo Schmidt.

Los más grandes pueden comer un agujero en el centro de una galaxia. Entonces su vasta fuerza gravitatoria hace que el resto de la galaxia orbite alrededor.

Un hoyo negro supermasivo

Los quásares tienen en su centro un “supermasivo” hoyo negro, que contiene materia equivalente a unos 1,000 millones de soles. Un hoyo negro típico contiene aproximadamente hasta 10 soles.

El hoyo negro "supermasivo" absorbe y aplasta cualquier material que se le acerque, incluidas las estrellas y planetas enteros, dijo Schmidt. En el proceso, el material se hace infinitamente caliente y de una forma muy brillante, como un colorido disco.

Ese disco, llamado disco de acumulación, a menudo cubre un área casi del tamaño de nuestro sistema solar. Es lo que da un quásar su belleza luminosa. "Ese disco es más brillante que una galaxia entera", dijo Schmidt.

Los quásares también disparan rayos llamados "chorros" que recuerdan al fuego de un féiser, una de las armas de la nave Enterprise. Se componen de partículas subatómicas que se alejan del quásar casi a la velocidad de la luz.

No quisiéramos que nuestro planeta recibiera uno,  pues “sería realmente destructivo", dijo el astrónomo.

Durante décadas, los astrónomos confundieron los quásares con estrellas en nuestra propia galaxia, pero Schmidt tomó medidas que demostraban que son infinitamente distantes, a miles de millones de años luz.

Al ser visibles con un telescopio en la Tierra, descubrió que tenían que ser infinitamente brillantes también. "Se veían como una estrella, sin embargo, eran más luminosos que una galaxia entera".

Toda una vida de mirar las estrellas

Schmidt ha observado el cielo desde la infancia. "Yo era un niño en una escuela en Holanda durante la Segunda Guerra Mundial", dijo. Hubo apagones constantes, dejando ciudades en la penumbra de la noche. Las estrellas se mostraban con más intensidad que nunca.

Su tío tenía un telescopio y le mostró los cuerpos celestes de cerca. "Pronto yo mismo construí un telescopio pequeño y de alguna manera inicié desde allí", dijo Schmidt.

Y a los 84 años, él todavía mira a través de muchos miles de millones de años luz en el universo para encontrar quásares nuevos. Su gran distancia de nosotros es lo que los hace particularmente interesantes.

Debido a que están tan lejos, el tiempo en que sus imágenes atraviesan el universo a la velocidad de la luz y llegan a la vista de Schmidt, más tiempo ha pasado que la edad de la Tierra y el Sol.

A menudo, él está mirando algo que ocurrió 10 millones de años atrás en un universo que los científicos creen que tiene 13 millones de años. Los quásares le proporcionan una visión sobre la historia del universo.

Tanto tiempo ha pasado que los quásares ya ni siquiera existen. De hecho, han estado desapareciendo con facilidad, dijo.

"10 millones de años atrás había 100 veces más quásares en el universo que los que hay ahora", dijo Schmidt. Se muestra cómo el universo ha evolucionado masivamente.

Después de todo este tiempo, Schmidt todavía tiene la fascinación de un niño por el cielo. "Ciertamente gusto de ir al desierto y solo ver el cielo desde un lugar oscuro", dijo. "Es una alegría para mí".

Pero también deja el telescopio en casa y mira hacia el cielo infinito, a simple vista. Y a menudo ve algo que nunca había notado antes.


Secciones: Ciencia y Espacio