4 abril 2013
07:53 PM ET

La ciudad argentina de La Plata intenta reponerse de las inundaciones

(CNNMéxico) — Los residentes de la ciudad argentina de La Plata buscan rescatar lo poco que les quedó, dos días después de una devastadora tormenta que afectó la zona, dejando hasta ahora 54 muertos y 20 desaparecidos, además de miles de damnificados.

Las tareas de búsqueda y rescate aún no concluyen a 48 horas del fuerte temporal que en un espacio de ocho horas inundó la tarde del pasado martes la mayor parte de la ciudad de 900.000 habitantes.

Las tareas de búsqueda y rescate aún no concluyen a 48 horas del fuerte temporal que en un espacio de ocho horas inundó la tarde del pasado martes la mayor parte de la ciudad de 900.000 habitantes.

“Estamos haciendo un levantamiento final porque hay unas 20 personas que aún no han sido localizadas”, dijo a los medios locales el viceministro argentino de Seguridad, Sergio Beni.

Este jueves, unas 1.000 personas siguen en refugios temporales, según Scioli, la mitad de quienes se vieron forzados a dejar sus casas cuando las calles comenzaron a convertirse en ríos el pasado martes, arrastrando autos y dejando atrapadas a personas que tuvieron que subir a árboles para salvarse.

Más de 30.000 personas están sin electricidad.

El Papa Francisco expresó hoy su preocupación por los argentinos y pidió ayuda para los afectados por las inundaciones.

Los argentinos se movilizaron y comenzaron a abrirse centros de donaciones para ayudar a quienes perdieron sus pertenencias. La organización Red Solidaria a través de Facebook difundió la localización de 10 centros de acopio e instaló un camión frente a la Catedral Metropolitana en la capital, donde se reciben todo tipo de productos, como leche, agua, comida y ropa.

Otros lugares que abrieron sus puertas fueron la Federación Universitaria de Buenos Aires, el Club Defensores de Banfield, la Asociación Mutual Israelita Argentina y el Movimiento Evita, entre otras instituciones, escuelas y organizaciones, reportó la agencia Télam.

Este jueves, la ropa mojada, los colchones y los electrodomésticos dañados comenzaron a ser colocados en las calles a la espera de que sean retirados por las autoridades.

“Es algo que no se le desea a nadie”, dijo a CNN Verónica Quiroz, que perdió todas sus pertenencias en la inundación.

“Hemos perdido todo, por más que quisiéramos agarrar se nos iban de las manos, porque el agua se llevó todo, aquí estamos para volver a empezar otra vez”, dijo la mujer, una empleada doméstica, en medio del llanto.

Las autoridades sanitarias comenzarán en las próximas horas una campaña de vacunación contra la hepatitis en la zona afectada, donde unas 31.000 personas continúan sin energía eléctrica. También se programaron fumigaciones para evitar una epidemia de dengue.

La presidenta Cristina Fernández visitó el barrio de Mitre de la Ciudad de Buenos Aires, afectado por inundaciones el pasado lunes que dejaron ocho muertos, luego de visitar La Plata y decretar tres días de duelo nacional por los fallecidos.

"Vengo a ver qué les pasó con este desastre, no los voy a dejar solos", dijo Fernández a vecinos. Luego se trasladó a un lugar de atención para damnificados donde se distribuía comida y bebidas calientes.

El papa Francisco se dijo “profundamente apenado” por las pérdidas de vida, según un telegrama enviada en su nombre a Fernández por el secretario de Estado de la Santa Sede, Tarcisio Bertone.

Francisco ofreció “sufragios al señor por el eterno descanso de los fallecidos, al mismo tiempo que desea expresar su paternal cercanía espiritual a todos los damnificados y sus familiares”, afirma el telegrama.

El sistema que causó las lluvias, las peores en décadas, comenzó a debilitarse este jueves, según el Servicio Meteorológico Nacional. Para este jueves se esperaba en la zona cielo medio nublado con lluvias aisladas y vientos moderados, a diferencia de las alertas que predominaron entre el lunes y el miércoles pasado.

Temas:
Secciones: Argentina • Clima • Latinoamérica