(CNN Español) - Cincuenta años después del histórico discurso de John F. Kennedy en la puerta de Brandemburgo, en Berlín, el presidente Barack Obama volvió al emblemático lugar de la capital alemana para anunciar una reducción de los arsenales nucleares y el armamento táctico.

La paz significa la seguridad del mundo "sin armas nucleares", dijo Obama.

Obama comenzó recordando que ya había estado en Berlín cuando era senador, en 2008. "Me alegra volver como presidente".

"Durante siglos esta puerta ha observado caídas de imperios y guerras que dejaron ver la profundidad de la crueldad humana, pero también hubo democracia. Fue aquí -en la puerta de Brandemburgo, símbolo de la Guerra Fría- donde los berlineses formaron una isla de democracia".

Obama recordó que fue el pueblo quien decidió echar abajo el muro de Berlín y aludió a los principios democráticos que comparten EE.UU y Alemania. "Podemos decir aquí en Berlín, en Europa, que nuestros valores han ganado".

El presidente advirtió que el mundo sigue enfrentado retos. "Los retos de hoy, las amenazas de hoy son diferentes, pero la lucha por la seguridad y la dignidad continúa".

"Nuestros mundos están entrelazados. Ya no afrontamos el miedo a una guerra nuclear, como entonces, pero seguimos luchando contra el terrorismo", prosiguió Obama. "Somos envidiados, pero mientras haya gente que pase hambre o esté desempleada, no hay prosperidad verdadera".

La consigna paz con justicia marcó la esencia de su discurso: "Debemos levantar la vista y tener en cuenta la necesidad de paz y justicia que nuestra generación anhela, dijo el presidente. "Debemos otorgar a todos las mismas oportunidades".

"Nuestro recurso más importante son las personas", dijo Obama, al defender la necesidad de ofrecer más oportunidades "ahora que salimos de una recesión. Nuestras economías deben trabajar para la gente, no sólo para los más ricos".

"Los sueños se tienen que renovar. Cuando abogamos por los derechos de los homosexuales, abogamos por nuestra libertad. Mientras existan muros en nuestro corazón que discriminen, será necesario un esfuerzo conjunto para echarlos abajo", agregó el mandatario estadounidense.

Al abordar la reducción de armas nucleares, Obama dijo que "aún queda mucho por hacer, podemos asegurar la seguridad de EE.UU. y de nuestros aliados reduciendo nuestro arsenal en, al menos, un tercio y quiero empezar a hablar de ese asunto con Rusia".

El presidente de EE.UU. dio su discurso en el mismo lugar en el que lo hizo Kennedy, pero en esta ocasión, al otro lado de la puerta, en el lado Este. JKF lo hizo en el Oeste.

Berlín "es un lugar al que los presidentes de Estados Unidos han ido a hablar, en esencia, del papel del mundo libre" y así lo hicieron "tanto Reagan como Kennedy", recordó el mandatario previo a su discurso.